Gripe porcina

España: primer caso que no viene de Méjico

En España, donde hemos pasado de 2 a 10 casos confirmados en un dí­a, se ha confirmado también que, por primera vez, una persona infectada por el H1N1 no habí­a visitado Méjico.

0
0 votos
30-04-2009
Publicidad
En España el virus ha empezado a propagarse fuera del ámbito de los casos sospechosos o confirmados tras haber vuelto de un viaje a Méjico. Esto no habí­a ocurrido antes en ningún paí­s fuera de Méjico.
 España: primer caso que no viene de Méjico
En España el virus ha empezado a propagarse fuera del ámbito de los casos sospechosos o confirmados tras haber vuelto de un viaje a Méjico. Esto no habí­a ocurrido antes en ningún paí­s fuera de Méjico.
    Se trata de un hombre de 30 años en Barcelona. España en concreto tiene ahora mismo 70 casos sospechosos (ver mapa).  Este tipo de gripe sigue siendo leve en nuestro país y, a día de ayer, no hay otra medida de control en los aeropuertos que rellenar un formulario para poder localizar posteriormente a los viajeros si se declara la enfermedad en uno de ellos.

    Aparte de los 10 casos confirmados en España, la OMS tiene registrados otros 131en nueve países. Los últimos, Alemania (3) y Austria (1). Todos ellos tienen que ver con viajes a Méjico.

    La progresión de los casos en Europa está vinculada al nivel de tránsito de sus ciudadanos a Méjico. Nueve países (Alemania, Grecia, República Checa, Dinamarca, Irlanda, Italia y Polonia), aparte de España y Reino Unido que tienen casos confirmados, y 13 de la Europa del Este cuentan con casos sospechosos pendientes de confirmación.

     Por ejemplo, el ministerio de Sanidad del estado federado alemán de Baviera confirmó el primer caso de gripe porcina en Alemania. Se espera que los casos aumenten en este país ya que hay 9.000 alemanes de viaje turístico en Méjico.
     La ascensión en el nivel de alerta de pandemia, las diferentes fases van marcando el nivel de transmisibilidad del virus. En la revisión de 2009 de las descripciones de las fases, la OMS ha mantenido la estructuración en seis fases para facilitar la incorporación de nuevas recomendaciones y enfoques a los planes nacionales de preparación y respuesta existentes. Se han revisado la estructuración y la descripción de las fases de pandemia para facilitar su comprensión, aumentar su precisión y basarlas en fenómenos observables. Las fases 1 a 3 se corresponden con la preparación, en la que se incluyen las actividades de desarrollo de la capacidad y planificación de la respuesta, mientras que las fases 4 a 6 señalan claramente la necesidad de medidas de respuesta y mitigación. Además se han elaborado mejor los periodos posteriores a la primera ola pandémica para facilitar las actividades de recuperación pospandémica.
En la actualidad nos encontramos en la fase 5 de alerta de pandemia.
 
En la naturaleza, los virus gripales circulan continuamente entre los animales, sobre todo entre las aves. Aunque en teoría esos virus podrían convertirse en virus pandémicos, en la fase 1 no hay entre los animales virus circulantes que hayan causado infecciones humanas.
La fase 2 se caracteriza por la circulación entre los animales domésticos o salvajes de un virus gripal animal que ha causado infecciones humanas, por lo que se considera una posible amenaza de pandemia.
La fase 3 se caracteriza por la existencia de un virus gripal animal o un virus reagrupado humano-animal que ha causado casos esporádicos o pequeños conglomerados de casos humanos, pero no ha ocasionado una transmisión de persona a persona suficiente para mantener brotes a nivel comunitario. La transmisión limitada de persona a persona puede producirse en algunas circunstancias como, por ejemplo, cuando hay un contacto íntimo entre una persona infectada y un cuidador que carezca de protección. Sin embargo, la transmisión limitada en estas circunstancias restringidas no indica que el virus haya adquirido el nivel de transmisibilidad de persona a persona necesario para causar una pandemia.
La fase 4 se caracteriza por la transmisión comprobada de persona a persona de un virus animal o un virus reagrupado humano-animal capaz de causar "brotes a nivel comunitario". La capacidad de causar brotes sostenidos en una comunidad señala un importante aumento del riesgo de pandemia. Todo país que sospeche o haya comprobado un evento de este tipo debe consultar urgentemente con la OMS a fin de que se pueda realizar una evaluación conjunta de la situación y el país afectado pueda decidir si se justifica la puesta en marcha de una operación de contención rápida de la pandemia. La fase 4 señala un importante aumento del riesgo de pandemia, pero no significa necesariamente que se vaya a producir una pandemia.
La fase 5 se caracteriza por la propagación del virus de persona a persona al menos en dos países de una región de la OMS. Aunque la mayoría de los países no estarán afectados en esta fase, la declaración de la fase 5 es un indicio claro de la inminencia de una pandemia y de que queda poco tiempo para organizar, comunicar y poner en práctica las medidas de mitigación planificadas.
La fase 6, es decir la fase pandémica, se caracteriza por los criterios que definen la fase 5, acompañados de la aparición de brotes comunitarios en al menos un tercer país de una región distinta. La declaración de esta fase indica que está en marcha una pandemia mundial.
En el periodo posterior al de máxima actividad, la intensidad de la pandemia en la mayoría de los países con una vigilancia adecuada habrá disminuido por debajo de la observada en el momento álgido. En este periodo, la pandemia parece remitir; sin embargo, no pueden descartarse nuevas oleadas, y los países han de estar preparados para una segunda ola.
Las pandemias anteriores se han caracterizado por oleadas de actividad repartidas durante varios meses. Cuando el número de casos disminuye, se requiere una gran habilidad comunicadora para compaginar esa información con la advertencia de que puede producirse otro ataque. Las olas pandémicas pueden sucederse a intervalos de meses, y cualquier señal de "relajación" puede resultar prematura.
En el periodo pospandémico, los casos de gripe habrán vuelto a ser comparables a los habituales de la gripe estacional. Cabe pensar que el virus pandémico se comportará como un virus estacional de tipo A. En esta fase es importante mantener la vigilancia y actualizar en consecuencia la preparación para una pandemia y los planes de respuesta. Puede requerirse una fase intensiva de recuperación y evaluación.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad