Enseñanza. Asturias

Intento de cubrir el mapa individual

Un ejemplo de cómo el plan de evaluación del gobierno asturiano no sirve a los profesores para ser mejores docentes, sino para enloquecerles burocráticamente.

0
0 votos
28-04-2009
Publicidad
Este escrito ridiculizando el mapa individual, aunque data de noviembre pasado, refleja bien el espí­ritu impositor esquizofrénico del Gobierno de Principado de Asturias. Por Gerardo Domenech (Presidente de CSIF enseñanza Asturias) Este escrito ridiculizando el mapa individual, aunque data de noviembre pasado, refleja bien el espí­ritu impositor esquizofrénico del Gobierno de Principado de Asturias. Por Gerardo Domenech (Presidente de CSIF enseñanza Asturias)
Me levanto una mañana y me imagino que soy un funcionario docente decidido a ser leal a la Administración pase lo que pase (evitando el verbo “pensar” que según Administraciones Públicas en sus instrucciones de cómo enunciar objetivos es “inactivo”).
Como tal, cojo el documento “MAPA DE PUESTO DE TRABAJO DOCENTES”. Por cierto, mal puntuado. Faltan como mínimo “:” antes de docentes. Echo un vistazo general, a ver si me hago una idea global de lo que se espera de mí, pero debe de ser que el café estaba flojo. No veo hacia dónde me lleva esto. Arranco pues con el Anexo 1 y para no andar escogiendo tomo la primera función/tarea.

D100 /1106/ La programación y la enseñanza de las áreas, materias y módulos que tengan encomendados.

Ahora viene lo bueno. Valoración de funciones.
- Frecuencia (de 1 a 7). ¿A qué se referirá la función? ¿A la programación? Vale. Como la hago una vez al año, en la escala pondré “1”. ¿O se referirá a la enseñanza del día a día? En este caso, lo hago cada hora. O sea, que pongo un “7”.
- Duración. Pues como antes, la programación tardo varios días en hacerla (un “7”) y la clase entre media hora y una hora (un “3”)
- Consecuencias de ejecución inadecuada. Programación mal hecha. Vía reclamación puede aprobar un alumno que no hizo nada por culpa de un defecto de forma. Consecuencias desastrosas (un “7”). Pero un mal día de clase, no pasa gran cosa (un “2”).
Dificultad. Programación. Digamos dificultad por encima de la media (un “5”). Clase a 2º ESO. Muy fácil. (Un “1”).
Conclusión. Siendo absolutamente leal a la Administración, puedo poner para esta tarea casi cualquier cosa en cada casilla. Y así con el resto ¿Qué sentido tiene esto? ¿Cómo puede servir esto para algo? ¿Nos hemos vuelto todos locos? Al menos “ellos”, sí.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad