La frase del dí­a

"La construcción tiene que volver a ser el motor de la economí­a"

¡Más ladrillo! es el equivalente al ¡más madera! de los Hermanos Marx mientras los vagones de madera acaban en el fuego de la caldera.

0
0 votos
28-04-2009
Publicidad
Todo lo que han dicho sobre el final del modelo del ladrillo y la necesidad de un nuevo modelo de crecimiento económico se lo ha cargado la ministra de Vivienda de Zapatero.
La intervención de la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ante los empresarios de la Confederación Española de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO) arroja claridad sobre la política económica del gobierno y sus propuestas para salir de la crisis. Según Corredor, la “construcción tiene que mantener el peso que le corresponde en el PIB… y volver a ser el motor de la economía”. Aunque eso sí, incorporándose a la “economía verde por la que apuesta el gobierno”.
Podría parecer que la ministra de Vivienda no “se entera”, la realidad es que lo único que ha hecho es poner de manifiesto que el gobierno del que forma parte no tiene ningún proyecto para cambiar el modelo productivo y lo que es más grave, que el eje principal de su política contra la crisis son los “planes de rescate” para los principales responsables de la crisis que padecemos: el sistema financiero y la “oligarquía del ladrillo”.
Dinero para la banca. Y dinero para las constructoras. Como ha dicho Beatriz Corredor: buena prueba de la apuesta del gobierno por la recuperación de las constructoras es “la aprobación de las últimas medidas destinadas a cubrir las deudas de los ayuntamientos” o  “la rehabilitación de 110 millones de euros para tareas de rehabilitación en ámbitos urbanos”.
Corredor ha destapado la auténtica cara de un gobierno que ni tiene, ni quiere, ni sabe poner en marcha un plan para cambiar el modelo de crecimiento. Gritar a estas alturas ¡Más ladrillo! es el equivalente al ¡más madera! de los Hermanos Marx mientras los vagones de madera acaban en el fuego de la caldera.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad