Israel planea cercar Jerusalén Este y dividir Cisjordania en dos

La polí­tica de los hechos consumados

La polí­tica de los hechos consumados es un denominador común a los gobiernos sionistas, y la destrucción de viviendas palestinas en Jerusalén Oriental es una constante

0
0 votos
28-04-2009
Publicidad
El ministerio del Interior israelí­ planea varios proyectos de expansión de asentamientos y colonias que supondrí­an el cerco total de Jerusalén Oriental y la división de Cisjordania en dos mitades, al cerrarse el estrecho corredor que une al norte y al sur de este territorio ocupado. Se trata de una agresión a Cisjordania que puede tener consecuencias irreversibles para un eventual proceso de paz y para la estabilidad de la zona. El ministerio del Interior israelí­ planea varios proyectos de expansión de asentamientos y colonias que supondrí­an el cerco total de Jerusalén Oriental y la división de Cisjordania en dos mitades, al cerrarse el estrecho corredor que une al norte y al sur de este territorio ocupado. Se trata de una agresión a Cisjordania que puede tener consecuencias irreversibles para un eventual proceso de paz y para la estabilidad de la zona.
La organización pacifista israelí Paz Ahora ha revelado la existencia de mapas diseñados por expertos del Ministerio del Interior, con el objetivo de ampliar el asentamiento judío de Maale Adumim en 1200 hectáreas, lo que dejaría dentro de sus límites a la colonia de Kedar. Esta expansión cortaría Cisjordania en dos, además de suponer el derribo de de 88 casas en el barrio palestino de Silwan, en Jerusalén oriental, con el consabido argumento de su construcción sin permiso. Además que el proyecto de expansión de esta colonia implicaría desplazar la línea fronteriza –y con ella el infame muro de separación de Cisjordania- aún más hacia el interior de los territorios palestinos ocupados.
 
Además de este proyecto, el diario Haaretz reveló que Israel empezó a construir hace dos meses entre 62 y 66 viviendas para colonos judíos cerca del asentamiento de Talpiot Este, en una zona al sur de Jerusalén, el barrio de Arab al-Sawahra. Esta construcción cerraría el cerco a los barrios palestinos de Jerusalén Oriental, dejándolos aislados por tierra del resto de Cisjordania.
 
La oficina del primer ministro Netanyahu no ha querido hacer declaraciones, pero Paz Ahora no tiene ninguna duda sobre las intenciones del Ministro del Interior, el líder del ultraortodoxo partido Shas, Eli Yishai, cuya defensa pública y vehemente de la expansión de las colonias no es un secreto para nadie. Pero la política de los hechos consumados es un denominador común a los gobiernos sionistas, y la destrucción de viviendas palestinas en Jerusalén Oriental es una constante. El Primer Ministro saliente, Ehud Olmert, cuyo partido Kadima se presentaba a las elecciones con la consigna de defender un “proceso de paz”, fue el que aprobó el proyecto de levantar las viviendas amuralladas en el corazón Arab al-Sawahra. Primero como alcalde de Jerusalén y luego impulsándolo como primer ministro hace dos meses, poco antes de dejar el cargo a Netanyahu.
 
Se trata de una violación flagrante de los tratados de Annápolis y de la Hoja de Ruta, firmados por el propio Olmert y Mahmud Abbas bajo auspicios de Bush. “Israel está destruyendo toda posibilidad de un futuro acuerdo”, dice la diputada palestina Hanan Ashrawi. “Todo esto refleja una carrera desenfrenada hacia la expansión de los asentamientos para completar el aislamiento y sitio de Jerusalén”, añade.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad