El paro y la crisis son reales para los vascos

La realidad golpea las conciencias

La herencia de Ibarretxe ha dejado que la crisis penetre con fuerza en el tejido productivo, industrial y clásico, del Paí­s Vasco, y que es la base de su fortaleza económica, su músculo industrial.

0
0 votos
28-04-2009
Publicidad
En la última encuesta que el Gobierno vasco ha dado a conocer sólo hay espacio para una preocupación: la crisis económica y el paro. La preocupación que tiene la ciudadaní­a vasca por la situación del mercado de trabajo, el paro, las condiciones laborales y los problemas económicos en general. Y lo que no es sólo preocupación, o toma de conciencia, sino realidad. Uno de cada tres encuestados llega a afirmar que pasa dificultades para llegar a fin de mes. La repetida propaganda de Ibarretxe de que en el Paí­s Vasco se viví­a mejor y no llegarí­a la crisis como a las demás partes de España se ha roto. La realidad la ha roto. En la última encuesta que el Gobierno vasco ha dado a conocer sólo hay espacio para una preocupación: la crisis económica y el paro. La preocupación que tiene la ciudadaní­a vasca por la situación del mercado de trabajo, el paro, las condiciones laborales y los problemas económicos en general. Y lo que no es sólo preocupación, o toma de conciencia, sino realidad. Uno de cada tres encuestados llega a afirmar que pasa dificultades para llegar a fin de mes. La repetida propaganda de Ibarretxe de que en el Paí­s Vasco se viví­a mejor y no llegarí­a la crisis como a las demás partes de España se ha roto. La realidad la ha roto.
De hecho, la ciudadanía cree que conseguir empleo para todos y hacer frente a la crisis económica deben ser las prioridades del futuro lehendakari. Aunque todavía está algo narcotizada por la propaganda de que la situación de la comunidad autónoma es mejor que la del resto de España. Es necesario para enfrentar la crisis que se tome conciencia de la herencia de Ibarretxe. Que ha mantenido un alto nivel de gasto público aprovechándose de los ingresos extras en la financiación autonómica y ha dejado que la crisis penetre con fuerza en el tejido productivo industrial clásico del País Vasco y que es la base de su fortaleza económica. Ha dejado que la crisis golpee el músculo industrial vasco. Ahora ha golpeado las conciencias.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad