El PP pide al PSdeG que rompa con el BNG

Romper con la polí­tica de Quintana

Y hay que unir todas las fuerzas posibles para enfrentar una situación cada vez más dura. No es cuestión de etiquetas ni de siglas. Es cuestión de posiciones polí­ticas. Del BNG también hay que unirlas

0
0 votos
27-04-2009
Publicidad
Alfonso Rueda, secretario general del PP, ha pedido a Manuel Vázquez, el recién elegido dirigente de los socialistas gallegos, del PSdeG, que demuestre su intención de gobernar sin el Bloque Nacionalista Galego (BNG), y le ha pedido que rompa todas las coaliciones con los nacionalistas que mantiene en los ayuntamientos, destacando los que tienen la particularidad de que el PP fue la lista más votada. Es correcto dar pasos consecuentes en romper los pactos, tanto en el poder autonómico como en el local con los representantes de la lí­nea polí­tica del BNG representada por Anxó Quintana, y dominante hasta las recientes elecciones autonómicas gallegas. Alfonso Rueda, secretario general del PP, ha pedido a Manuel Vázquez, el recién elegido dirigente de los socialistas gallegos, del PSdeG, que demuestre su intención de gobernar sin el Bloque Nacionalista Galego (BNG), y le ha pedido que rompa todas las coaliciones con los nacionalistas que mantiene en los ayuntamientos, destacando los que tienen la particularidad de que el PP fue la lista más votada. Es correcto dar pasos consecuentes en romper los pactos, tanto en el poder autonómico como en el local con los representantes de la lí­nea polí­tica del BNG representada por Anxó Quintana, y dominante hasta las recientes elecciones autonómicas gallegas.
Pero parece que Alfonso Rueda sólo quiere es que desalojen los cargos para que el PP los ocupe. No le interesa sobre qué políticas están basados los acuerdos. Está bien que se rompa con la política conciliadora del anterior líder socialista hacia Quintana. Pero dentro del BNG existen posiciones políticas de defensa de los intereses de los ciudadanos de a pie ante la crisis económica que también golpea a Galicia. Y hay que unir todas las fuerzas posibles para enfrentar una situación cada vez más dura. No es cuestión de etiquetas ni de siglas. Es cuestión de posiciones políticas.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad