El gobierno permite a las televisiones autonómicas eludir la reducción de la publicidad

El peaje a las castas regionales

Las burguesí­as locales tienen en las televisiones públicas un auténtico brazo armado informativo. Que nos cuesta, por cierto, una millonada a todos

0
0 votos
27-04-2009
Publicidad
La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, tranquilizó a los directores generales de las televisiones autonómicas, agrupadas en la Forta, apenas unos días después de que Zapatero anunciara que el Gobierno acometerá en breve una drástica reducción de la publicidad en la televisión pública.
De la Vega les aseguró que, aunque el Ejecutivo modificará la financiación de TVE, no entrará en la de las cadenas autonómicas, ya que la competencia es de los gobiernos regionales.
La reducción de la publicidad en las televisiones públicas es una exigencia de los monopolios de la información. Todo con la esperanza de que el aumento del pastel publicitario les alcance y sirva para atenuar el impacto en sus balances de la notable caída de la publicidad, que según los datos que manejan las privadas se situará en el 15% en el conjunto de 2009. Sólo en abril, la caída de ingresos por este concepto alcanzaba el 40%.
Pero Zapatero ha respetado los intereses de las burguesías locales, que tienen en las televisiones públicas un auténtico brazo armado informativo. Que nos cuesta, por cierto, una millonada a todos. Un informe encargado por la asociación a Deloitte revelaba este mismo año que las cadenas autonómicas cuestan de media un total de 119 euros al año a los hogares, el doble que la televisión estatal.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad