España impulsará una cumbre sobre Oriente Próximo

Otoño es mucho tiempo…

La lejaní­a de la fecha no permite hacer predicción ninguna de cual será el escenario que haya entonces. La aceleración del `tempo polí­tico´ es frenética, y más aún con el actual gobierno de Tel Aviv

0
0 votos
27-04-2009
Publicidad
Para el otoño faltan aún al menos seis meses, pero el gobierno Zapatero -al que se le viene encima una de las peores crisis del panorama europeo occidental- ya está preparando una conferencia sobre Oriente Próximo en Egipto, para cuando España ocupe la presidencia semestral de la UE. Para el otoño faltan aún al menos seis meses, pero el gobierno Zapatero -al que se le viene encima una de las peores crisis del panorama europeo occidental- ya está preparando una conferencia sobre Oriente Próximo en Egipto, para cuando España ocupe la presidencia semestral de la UE.
El gobierno egipcio de Hosni Mubarak tiene ciertamente capacidad de influencia en el entorno. Su vinculación con Washington y su alianza con las burguesías árabes del golfo le permiten mantiene unas relaciones frías aunque correctas con Tel Aviv.  Durante la brutal ofensiva contra Gaza mantuvo cerrado el paso de Rafah, pero ha acogido las conversaciones de reconciliación palestinas y sus propuestas de alto el fuego fueron avaladas como propias por el gobierno Obama –recién ascendido- y la UE.
 
Otra cosa es hablar de la influencia diplomática real de España.  El alto perfil que dejó el gobierno de Suárez –que llegó a recibir a Arafat con honores de jefe de Estado cuando era aún un proscrito internacional- todavía permitió a Felipe González celebrar la exitosa Conferencia de Madrid de octubre de 1991, que sentó las bases de los acuerdos de Oslo y el Proceso de Paz entre Rabin y Arafat. Pero la independencia económica, política y militar de España, metida con tratados draconianos en la OTAN y en la UE  por González, ya estaba emasculada. Y por eso en Oriente Medio ya saben que Moratinos es un emisario de la Casa Blanca o del Eliseo, o un poco de cada cosa.
 
A la conferencia no es previsible que acuda Israel, aunque es potestad –como la Moncloa ha reconocido- de Mubarak como anfitrión intentar invitarlo o no. Pero en cualquier caso, la lejanía de la fecha no permite hacer predicción ninguna de cual será el escenario que haya entonces. La aceleración del `tempo político´ es tal -y más aún con el actual gobierno de Tel Aviv- que en seis meses Oriente Medio puede estar en llamas de nuevo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad