Alerta mundial por la gripe porcina

Máxima atención, máxima información

Esta es la lí­nea que propone la OMS para abordar la reciente alerta de la gripe porcina en México y EEUU. Podrí­amos estar en el preludio de la temida y esperada pandemia.

0
0 votos
27-04-2009
Publicidad
Sin embargo, ¿cuáles son las principales preguntas que hay que responderse para evitar la intoxicación informativa, tanto la que busca crear una alarma exagerada como la que busca interesadamente ocultar la verdad?
 Efe
Efe
Sin embargo, ¿cuáles son las principales preguntas que hay que responderse para evitar la intoxicación informativa, tanto la que busca crear una alarma exagerada como la que busca interesadamente ocultar la verdad?
    Obviamente no hay que confundir la alerta con la histeria, como aconsejan algunas editoriales, pero tampoco la histeria con la lógica desconfianza que la población tenemos con respecto a la intoxicación informativa a la que nos tienen acostumbrados “las autoridades” ante los grandes problemas de salud pública. Y esto no es una característica sólo del pueblo mejicano.

    La OMS ha lanzado una justificada llamada a la vigilancia mundial. A día de hoy, la cepa H1N1 de gripe porcina se ha identificado en Méjico, EEUU y Canadá. Mientras diferentes estados de emergencia han sido declarados en estos países, otros como Brasil, Francia, Israel, Escocia o Nueva Zelanda investigan casos sospechosos importados por viajeros. A medida que se vaya confirmando la propagación y la autoría del H1N1 se irán incrementando el nivel de alerta y las correspondientes medidas sanitarias.

    Sin embargo, la espera de dichas confirmaciones no quita fijar algunos interrogantes que ya aparecen.

    En el epicentro, Méjico, se están investigando más de 1600 casos de gripe severa sospechosos, a los que hay que sumar los 103 fallecidos hasta el momento. Sin embargo, llama la atención que de momento sólo 22 casos de gripe porcina han sido confirmados. Sólo unas pocas de las muestras de secreciones faríngeas que se han enviado a laboratorios estadounidenses o canadienses han dado positivo para la gripe porcina H1N1, por lo que es posible que muchos de los casos se deban a otro tipo de enfermedad gripal. Esto es lo primero que hay que aclarar. ¿Hablamos de un virus o de varios?

    Por otro lado, ¿por qué el mismo virus parece estar actuando de forma tan diferente en Méjico y en los EEUU (20 casos confirmados) o Canadá (6 casos). En un sitio se han declarado 120 muertes, muchas de ellas entre adultos jóvenes y sanos, en los otros dos ninguno.  En un sitio hay un número alto de casos severos, en los otros son relativamente leves todos ellos. Por tanto, ¿por qué estas diferencias? ¿De qué depende que aparezca o no la enfermedad severa? 

     Aunque Méjico es el epicentro, donde se están haciendo los grandes movimientos es en el vecino EEUU. Mientras el presidente Calderón trata de calmar a la población con la capacidad de administrar 1 millón de dosis de anti-virales (para una población de 100 millones), en EEUU, a estas horas, ya se están movilizando hasta 3 millones de dosis de las 50 que forman las reservas estratégicas civiles, y otros 7 millones de origen militar.

    Al compás del ascenso del nivel de emergencia mundial suben las cotizaciones en bolsa de las grandes farmacéuticas. Tanto las que, como Roche, fabricantes del Tamiflú, ya hicieron una buena caja con la amenaza de gripe aviar proveniente del lejano oriente,  como las que ahora se suman a intentar obtener la esperada vacuna para una nueva cepa que aparece oportunamente en el país vecino. Una de las grandes que han anunciado que va a pujar por conseguir una vacuna contra la nueva variante de gripe porcina es Baxter. Asegura que dispone de la capacidad tecnológica para fabricar la vacuna en 13 semanas, la mitad del tiempo hasta ahora necesario.

    El mercado es inmenso. Si la población de riesgo de la gripe común son las personas con la inmunidad baja (niños y ancianos), para esta nueva cepa, toda la población es susceptible puesto que no hay una inmunidad natural ya que, aunque el virus pertenezca a un serotipo conocido en cuanto a las moléculas que sirven para clasificarlo (H1N1), contiene una combinación nueva y desconocida de virus porcinos, aviares y humanos que hay que descifrar para elaborar la vacuna.

   No sería descabellado que la OMS cogiera, junto al control sanitario, el control de los beneficios de la producción de estos compuestos antivíricos, para  ponerlos al servicio de hacer frente a lo que puede ser la anunciada pandemia de gripe. .

* Recordemos que Baxter fue llevada a juicio en nuestro país y en los tribunales norteamericanos por el asesinato de enfermos renales, algunos de ellos españoles,  a causa de unos filtros de diálisis que fueron mantenidos en el mercado a conciencia de que eran defectuosos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad