Correa vence en la primera vuelta

Correa, un proyecto antihegemonista

El mandatario ecuatoriano se comprometió a no defraudar a la Revolución Ciudadana y manifestó su agradecimiento con los ecuatorianos.

0
0 votos
27-04-2009
Publicidad
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se comprometió este domingo a no defraudar a la Revolución Ciudadana y manifestó su agradecimiento con los ecuatorianos luego de los primeros resultados a boca de urna donde resulta victorioso con el 56 por ciento. Siendo el primer presidente que resulta electo en el paí­s sudamericano en la primera vuelta electoral, adjudicó esa victoria a "los más pobres y los más débiles, por ellos estamos aquí­ para que la patria sea de todos y de todas, nunca los vamos a defraudar", precisó, ahora reelecto según boca de urna.
 "Hemos hecho historia en un paí­s en que desde 1996 al 2006 ningún presidente habí­a terminado su periodo, y hoy se gana en primera vuelta", aclaró Correa, al tiempo que le agradeció, incluso, a "quienes no han votado por nosotros, a la derecha".(EFE)
"Hemos hecho historia en un paí­s en que desde 1996 al 2006 ningún presidente habí­a terminado su periodo, y hoy se gana en primera vuelta", aclaró Correa, al tiempo que le agradeció, incluso, a "quienes no han votado por nosotros, a la derecha".(EFE)
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se comprometió este domingo a no defraudar a la Revolución Ciudadana y manifestó su agradecimiento con los ecuatorianos luego de los primeros resultados a boca de urna donde resulta victorioso con el 56 por ciento. Siendo el primer presidente que resulta electo en el paí­s sudamericano en la primera vuelta electoral, adjudicó esa victoria a "los más pobres y los más débiles, por ellos estamos aquí­ para que la patria sea de todos y de todas, nunca los vamos a defraudar", precisó, ahora reelecto según boca de urna.
Antes de que fuesen revelados estos resultados, el mandatario ecuatoriano se comprometió a no defraudar a la Revolución Ciudadana y manifestó su agradecimiento con los ecuatorianos, en un discurso pronunciado durante un mitin en la ciudad de Guayaquil (Suroeste).

Además, adjudicó esa victoria a "los más pobres y los más débiles, por ellos estamos aquí­ para que la patria sea de todos y de todas, nunca los vamos a defraudar", precisó.

"Hemos hecho historia en un paí­s en que desde 1996 al 2006 ningún presidente habí­a terminado su periodo, y hoy se gana en primera vuelta", aclaró Correa, al tiempo que le agradeció, incluso, a "quienes no han votado por nosotros, a la derecha".

Con esta victoria, Rafael Correa proseguirá con la proyecto antihegemonista, independiente y de transformación social, que ha gestionado desde hace dos años, para "darle la educación, la salud que siempre les negaron, para que nunca más caigan en las trampas de los mentirosos de siempre"afirmo.

"Hoy damos un paso histórico en esta Revolución Ciudadana, damos palabras de agradecimiento a los ecuatorianos y a esos 3 millones de hermanos migrantes que se reparten por todo el planeta. Con ellos mi compromiso de que alguna vez, cuando vuelvan aquí­" se encuentren con un paí­s que ha "decidido ser libre".

El vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, en compañí­a de Correa, precisó que con las labores del Gobierno, "allí­ donde habí­an muertos, ahora hay salud; donde habí­a olvido, hay puertos; donde habí­a cráteres, ahora hay carreteras; donde no habí­a un poco de apoyo, están los créditos a plazos convenientes y a intereses bajos", relató.

Más temprano, sondeos de la encuestadora Cedatos, Correa obtení­a el 55,2 por ciento de los votos, con lo que es ratificado en la Magistratura de Ecuador, mientras que el ex presidente de ese paí­s, Lucio Gutiérrez un 27,7 por ciento de los sufragios.

De igual manera, antes del cierre oficial de las urnas, un sondeo a pie de urna que difundió la television Teleamazonas, dio a Correa un 56 por ciento de los votos, lo que también le otorgó la reelección en primera vuelta, mientras que el ex presidente Lucio Gutiérrez queda con el 29 por ciento según la encuesta.

Para éste proceso electoral estaban llamados a votar 10 millones 529 mil 765 electores y por primera vez ejercieron el derecho al voto, aunque de forma facultativa, policí­as y militares, presos que no hayan sido condenados, extranjeros residentes en el paí­s por más de cinco años y adolescentes entre 16 y 18 años.

También estaban facultados a votar, si lo deseaban, personas con discapacidad y más de 180 mil migrantes ecuatorianos en el exterior que se inscribieron en el padrón electoral.

La victoria fortalece su polí­tica de oposición al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, a la presencia de militares estadounidense en la base de Manta, al libre mercado y el desmedido aperturismo, propuestos en cambio por sus adversarios en esta contienda electoral.

Correa destacó que la ciudadaní­a apostó en las urnas por la implementación de un modelo económico solidario, caracterizado por la supremací­a del ser humano sobre el capital y la regulación del mercado, reflejado en la flamante Carta Magna.

Se comprometió por ello a continuar en ese camino, para acabar con la creciente desigualdad existente entre ricos y pobres, generar el desarrollo de la denominada economí­a popular, y ofrecer salud y educación gratuitas.

El triunfo de Correa despejará todas las ví­as para emprender las reformas que plantea en su constitución, aunque su aplicación debe afrontar la oposición de viejos aliados de la izquierda, que se oponen a algunos aspectos de su propuesta. Grupos de indí­genas y ambientalistas forman parte de esta oposición al interior del movimiento oficialista, al rechazar las polí­ticas mineras a gran escala por temor a que éstas puedan afectar la ecologí­a y beneficiar sólo a las grandes trasnacionales.

Correa ha descartado esas amenazas al señalar que la minerí­a, además de la extracción de crudo, puede ser una puerta para lograr el desarrollo y llevar adelante una "revolución pací­fica" en el paí­s. El gobernante, quien también se declara bolivariano, asegura que la integración es una salida que tiene la región para romper con la dependencia económica de los organismos multilaterales de crédito y de Estados Unidos.

Para Correa, la Unión de Naciones Suramericanas (Uunasur), en construcción, debe dar paso a la creación del Banco del Sur y de un Fondo de Reservas regional. Tampoco descarta ir a una integración monetaria, que parte de una unidad de cuenta común como paso previo a la creación del "Sucre", nombre de la antigua moneda ecuatoriana que desapareció en 2000, cuando el gobierno de Ecuador adoptó el dólar.

Se consolida asimismo la tendencia de izquierda a favor de la integración latinoamericana, la ampliación y diversificación de las relaciones socio-económicas con las naciones del sur. Con esta victoria continúa fortaleciéndose el frente antihegemonista latinoamericano. Un frente que busca liberarse de tantas décadas de intervencionismo del imperialismo y su doctrina Monroe.

La Doctrina Monroe, considerada como la piedra angular de la polí­tica estadounidense hacia América Latina desde la década de 1820, ha transformado EEUU de una potencia regional a una superpotencia mundial, mientras América Latina se ha convertido en el patio trasero de EEUU y campo base para mantener su dominio en el mundo.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad