Televisión

Una serie para desatar la locura

"Perdidos" se ha convertido en el fenómeno mediático de la década, afianzándose como una serie que ha dado la vuelta al propio concepto de ficción televisiva.

0
0 votos
27-04-2009
Publicidad
El que suscribe confiesa que fue uno de los primeros escépticos cuando se anunció a bombo y platillo el estreno del episodio piloto más caro de la historia -costó 10 millones de dólares, más que la mayorí­a de pelí­culas españolas-. Cinco años después es necesario rendirse a la evidencia. "Perdidos" es una producción que se apoya en una genial trama sin precedentes, diabólicamente concebida para enganchar, con innumerables giros inesperados y una factura técnica exquisita. Todo esto ha generado legiones de fans -entre los que se encuentran numerosas celebridades y nombres del mundo de la cultura-, y sobre todo un fenómeno a través de Internet que la convierte en pionera de la nueva forma de seguir la televisión en nuestro siglo.
 Una serie para desatar la locura
El que suscribe confiesa que fue uno de los primeros escépticos cuando se anunció a bombo y platillo el estreno del episodio piloto más caro de la historia -costó 10 millones de dólares, más que la mayorí­a de pelí­culas españolas-. Cinco años después es necesario rendirse a la evidencia. "Perdidos" es una producción que se apoya en una genial trama sin precedentes, diabólicamente concebida para enganchar, con innumerables giros inesperados y una factura técnica exquisita. Todo esto ha generado legiones de fans -entre los que se encuentran numerosas celebridades y nombres del mundo de la cultura-, y sobre todo un fenómeno a través de Internet que la convierte en pionera de la nueva forma de seguir la televisión en nuestro siglo.
Un avión se estrella en una isla perdida en el Pacífico. Después del catastrófico accidente, un reducido grupo de supervivientes se prepara para adaptarse a una isla que al principio parece desierta. Nada más lejos de la realidad, un sinfín de acontecimientos inesperados y fenómenos paranormales les aguardan, y todo hace pensar que no son los únicos habitantes. Esta es la trama con la que se inicia la interminable sucesión de capítulos, lógicamente aderezada con las inevitables rencillas personales que aparecen entre los supervivientes, y los constantes flashbacks que nos revelan sus turbios pasados.
 
Uno de los secretos de su éxito es lo celosamente guardada que se mantiene la trama. Su creador, J. J. Abrams –que se ha convertido en toda una personalidad en el mundo de la cración audiovisual-, y los guionistas han conseguido que no se filtre detalle. El propio proceso de creación es también un misterioso secreto, algo realmente extraño hoy en día, ya que los “making of” y reportajes sobre el rodaje y el equipo de producción son uno de los más efectivos recursos para la promoción.
 
Precisamente este misterio que envuelve todo lo relacionado con la serie es lo que ha avivado el interés de sus seguidores, incapaces de esperar cada nuevo capítulo, que se lanzan a especular a través de Internet, y a devorar cualquier cosa que tenga relación con la serie. El éxito ha provocado una reacción en cascada y ya es la serie más descargada de la historia de Internet, algo que lejos de perjudicar su audiencia, le ha servido para multiplicar su popularidad. Perdidos ha mostrado al receloso mundo de las productoras, que La Red no es una enemiga a combatir, sino una aliada capaz de generar efectivas campañas de publicidad completamente gratuitas.
 
Quizá este éxito descontrolado y exageradamente rentable es lo que pueda hacer peligrar, en última instancia, la calidad de la serie. La razón es obvia, si una serie cuya trama tiene una duración limitada arrasa, van a hacer todo lo posible para que la gallina de los huevos de oro no muera nunca. Algo que puede funcionar en una comedia de situación, pero que difícilmente tiene justificación en una trama de misterio que tiene que ser obligatoriamente cerrada. Así pues, la quinta temporada ha empezado a recibir duras críticas por parte de muchos de sus seguidores norteamericanos, y antes de que la catástrofe sea mayor, su creador ya ha anunciado que en breve filmarán el desenlace y darán por finalizada la serie para siempre.
 
Para los no iniciados, pueden empezar desde cero gracias a Cuatro, que ayer emitió los primeros capítulos; aunque siempre tendrán la posibilidad de encontrarla con gran facilidad en la red.  
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad