España genera en sólo un año la mitad de los parados de Europa

El caso excepcional español

La crisis es mundial pero no afecta a todos los paí­ses por igual. En Europa somos los que más contribuimos al paro con diferencia. Es el dato más relevante del informe trimestral de la UE sobre paro.

0
0 votos
29-04-2009
Publicidad
En Europa en un año (entre febrero del 2008 y 2009) se generaron tres millones de parados, la mitad de ellos en España. Cuando se conozcan los datos de marzo de toda la UE, se confirmara con toda seguridad que nuestro paí­s -solito- ha generado más de la mitad del paro europeo (1,8 millones de personas entre marzo de 2008 y marzo de 2009) Por tanto, en cuanto a gravedad de la crisis España es la "excepcionalidad" europea. En Europa en un año (entre febrero del 2008 y 2009) se generaron tres millones de parados, la mitad de ellos en España. Cuando se conozcan los datos de marzo de toda la UE, se confirmara con toda seguridad que nuestro paí­s -solito- ha generado más de la mitad del paro europeo (1,8 millones de personas entre marzo de 2008 y marzo de 2009) Por tanto, en cuanto a gravedad de la crisis España es la "excepcionalidad" europea.
España, ocupa el primer puesto de la UE en paro global (17,3%);  en desempleo juvenil (32%) y en la tasa de empleo temporal involuntario (26%).

Así como se creó empleo (la economía española llegó a crear hasta el 40% del empleo de la zona euro) ahora se destruye a un ritmo vertiginoso.

¿A qué se debe?

A pesar de que el gobierno se empeñe en decir que la crisis es global y externa. La excepcionalidad del caso español hace pensar lo contrario.

La crisis se agudiza en nuestro país por dos factores intrínsecos, no externos, y con responsables, no por el “curso natural” del mercado.

Por una parte, nos pasa factura el modelo económico español basado en la hipertrofia de la construcción y el contrato basura.

Por otra, las medidas contra la crisis tomadas por nuestros gobernantes hunden a las familias y pequeñas empresas favoreciendo a las entidades bancarias.
No hay ningún misterio en las razones de la excepcionalidad del caso español.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad