Selección de prensa internacional

Nuevo enfoque de Obama

El nuevo Gobierno de Obama despliega activamente sus actividades diplomáticas en todo el mundo. En estas dos visitas la nueva estrategia diplomática de Obama ha salido a la luz en lo fundamental.

0
0 votos
26-04-2009
Publicidad
El Diario del Pueblo de Pekí­n vuelve a hacer un balance, más completo, de la nueva diplomacia de EEUU con Obama tras la finalización de su doble viaje a Europa e Iberoamérica. La conclusión final es que los cambios en la polí­tica exterior del Gobierno de Obama están sobre todo en la táctica, en las formas y en la manera de manejar de los asuntos. Pero sin embargo, los objetivos generales de la estrategia diplomática de EEUU, asegurar el hegemonismo y los intereses norteamericanos en el mundo, ni han variado ni pueden cambiarse.
 Nuevo enfoque de Obama
El Diario del Pueblo de Pekí­n vuelve a hacer un balance, más completo, de la nueva diplomacia de EEUU con Obama tras la finalización de su doble viaje a Europa e Iberoamérica. La conclusión final es que los cambios en la polí­tica exterior del Gobierno de Obama están sobre todo en la táctica, en las formas y en la manera de manejar de los asuntos. Pero sin embargo, los objetivos generales de la estrategia diplomática de EEUU, asegurar el hegemonismo y los intereses norteamericanos en el mundo, ni han variado ni pueden cambiarse.

El resumen del balance que hace el Diario del Pueblo se sintetiza en varios puntos. En primer lugar, la potenciación de las relaciones de socios con sus aliados históricos. Lo que incluye que, para poder ganar el apoyo incondicional a su liderazgo, Obama debe atender a los intereses y las preocupaciones de estos aliados.
 
En segundo lugar, tratar especialmente la mejora de relaciones con las grandes potencias mundiales como Rusia o China, activando los canales de diálogo, negociación y cooperación estratégica.
 
En tercer lugar, tratar de mejorar la muy dañada imagen que ha dejado Bush como herencia en los países islámicos. A continuación, intentar abrir el diálogo con lo que hasta ahora la diplomacia norteamericana ha considerado “países hostiles”, un amplio abanico que va desde irán hasta Cuba. De conjunto, lo que aparece en esta nueva etapa es la aplicación de una “diplomacia flexible” basada en el “espíritu de socios”. Multilateralismo frente al unilateralismo de Bush, rebajando el papel del recurso a la fuerza en la política exterior, y dando prioridad a la diplomacia para sustituir la confrontación por el diálogo. Todo ello, sin embargo, insiste el Diario del Pueblo –quien ya la semana pasada publicó un artículo sobre los objetivos últimos de la “diplomacia sutil” de Obama en la misma dirección– con el objetivo último de reparar la dañada imagen en las relaciones exteriores de EEUU, a fin de reestablecer el liderazgo de EEUU en todo el mundo, asegurar su posición hegemónica y defender sus intereses estratégicos de dominio mundial.
 
 
 
 
China. Diario del Pueblo
NUEVO ENFOQUE DE LA DIPLOMACIA NORTEAMERICANA
 
En los últimos tres meses y días, después de asumir el poder, el nuevo Gobierno de Obama despliega activamente sus actividades diplomáticas en todo el mundo. En abril, Obama ha visitado sucesivamente Europa y América Latina. Trata de reparar, a través de su “diplomacia flexible”, las dañadas relaciones exteriores e imágenes morales de EEUU. En estas dos visitas la nueva estrategia diplomática de Obama ha salido a la luz en lo fundamental. Puede resumirse en estos puntos:

Potenciar las relaciones de socios con sus aliados tradicionales. Obama sabe que para ganar el apoyo sin reserva de sus aliados a su liderazgo, EEUU debe atender las preocupaciones de sus aliados.

Conferir importancia al mejoramiento de las relaciones con las potencias como Rusia y China. Después de su entrevista con el presidente ruso Dmitry Medvedev, Obama anunció que los dos países pondrán mano a la obra para iniciar negociaciones “sobre la reducción y la limitación de las armas ofensivas y estratégicas”, y se proponen llegar a un acuerdo sobre el particular dentro del presente año. Para evitar la agudización de contradicciones, Obama dejó a un lado el problema de la ampliación continua de la OTAN hacia el Este. Y manifestó flexibilidad en materia del despliegue del sistema antimisil en Europa Oriental. En las relaciones entre China y EEUU, manifestó una disposición rara vez vista para llegar a una transición serena. Después de la reunión entre los jefes de Estado de China y EEUU en Londres, los dos países han llegado a un acuerdo para establecer “relaciones de cooperación activa, constructiva e integral”, y elevar el nivel del diálogo estratégico.

Dedicarse a mejorar su deteriorada imagen en los países islámicos.

Está dispuesto a dialogar con “países adversos”. Obama manifestó que siempre que Irán afloje su puño EEUU le tenderá la mano para un efusivo apretón. Antes de la Cumbre de las Américas, Obama anunció anular las limitaciones sobre los norteamericanos de origen cubano para hacer visitas y remesas a sus familiares. En la misma cumbre celebrada en abril, reconoció que la actual política norteamericana para con Cuba ha fracasado, y manifestó su disposición a “impulsar las relaciones entre EEUU y Cuba hacia una nueva dirección”.

A diferencia de la “diplomacia inflexible” de unilateralismo del anterior gobierno, la Administración de Obama aplica una “diplomacia flexible” basada en “espíritu de socios”. En Europa Obama destacó el “espíritu de socios”, y en América Latina exhortó construir “relaciones de socios de igualdad”. En la Cumbre de las Américas manifestó que en todo el período de su mandato, buscará establecer con los países latinoamericanos relaciones de socios de igual a igual.

A juzgar por las posturas diplomáticas manifestadas hasta ahora por el Gobierno de Obama, los dirigentes norteamericanos están desechando el unilateralismo del gobierno anterior. Ha pasado a destacar cooperación con otros países y las organizaciones internacionales, y respetar las leyes internacionales. Diluye la importancia de las ideologías, y confiere mayor énfasis en la cooperación pragmática. Obama manifestó que rebajará el papel de los recursos militares en su política exterior, dará prioridad a la diplomacia para sustituir la confrontación por diálogo.

Desde luego, la reforma de la política exterior del Gobierno de Obama está principalmente en las tácticas, en el estilo y en el manejo de los asuntos. Y los objetivos generales de la estrategia diplomática de EEUU no han variado y no pueden cambiarse. Estos son asegurar el hegemonismo y los intereses norteamericanos en el mundo. El gobierno anterior dependía de las sanciones y fuerzas militares, y el gobierno de Obana, en “las fuerzas ejemplares, no ejemplos de las fuerzas, para ejercer el liderazgo en el mundo”. Nada más. Con su “diplomacia flexible”, el Gobierno de Obama trata de reparar las dañadas imágenes y las relaciones exteriores de EEUU, esforzándose por ocupar la altura moral para alcanzar el objetivo principal de reestablecer el liderazgo de EEUU en todo el mundo
DIARIO DEL PUEBLO. 24-4-2009
 
 
 
 
 
 
EEUU. The New York Times
LOS RESULTADOS DE LA PRUEBA DE TENSIÓN
 
los bancos más grandes de la nación recibieron los resultados de las pruebas de tensión del gobierno el viernes. El resto de nosotros conocerá la noticia la próxima semana. Para la administración Obama, las pruebas podrían ser un gran éxito, en caso de que proporcionen datos claros sobre los que basar una estrategia de rescate bancario. O podrían ser uno de sus peores fracasos, sobre todo si no se consideran creíbles. Lo que alimentaría la ya profunda ansiedad financiera y haría aún más difícil para el presidente Obama el manejo de la crisis económica.

Las pruebas están diseñadas para medir el capital de cada banco, y su capacidad para soportar distintos escenarios de estrés económico. Los reguladores han publicado información acerca de cómo se realizaron las pruebas, pero no aparece lo suficientemente detallada como para que analistas independientes verifiquen sus resultados.

Si son creíbles, las pruebas de tensión, finalmente, proporcionarán la información que el gobierno necesita para enfrentar con fuerza el lío bancario; suponiendo que la Casa Blanca también tiene la voluntad de hacer lo que es necesario.

Los bancos que demuestren estar bien capitalizados, básicamente, puede valerse por sí mismos. Eso no significa que deban ser totalmente liberados del yugo del gobierno. La salud del banco, cuando exista, se debe en gran medida a cientos de miles de millones de dólares de los contribuyentes y la asistencia federal de garantías. Las normas y el seguimiento que vienen haciéndose - incluyendo restricciones sobre los sueldos de los ejecutivos y la supervisión del inspector general del rescate- deben ser aflojadas gradualmente a medida que el apoyo del gobierno se retira.

Los bancos que están enfermos son un problema más difícil. Cuando las pruebas de tensión se anunciaron en febrero, el llamado plan de bancos débiles daba seis meses al capital privado para levantarlos. Si no podía, el gobierno se lo proporcionaría, admitiendo a cambio una gran parte en la participación de la propiedad.

Si los déficit de capital son graves, sin embargo, es casi seguro que el capital privado no acudirá de forma inminente. El gobierno debe actuar con rapidez para tapar los agujeros. Lo que significa pedir a un enojado Congreso –y a un público enfadado- para obtener más dinero. La administración Obama no está deseosos de hacerlo. Pero tendrá una mejor oportunidad si los resultados de las pruebas de estrés y sus consecuencias son plenamente reveladas y explicadas.

La administración debe utilizar el dinero para recapitalizar los bancos. Y debe tomar el control temporal en caso de que esa inversión resulte en una participación mayoritaria.

Los ejecutivos de los bancos actuales serían despedidos, los accionistas serían eliminados y los tenedores de bonos tendrían un recorte. Pero esa es la mejor manera de asegurar que se reestructuran las finanzas de los bancos con rapidez y eficacia, y la inversión de los contribuyentes está protegida.

La administración de Obama hasta el momento ha rechazado ese camino. En lugar de ello, se propone proporcionar los subsidios del gobierno a los inversionistas privados para que compren los activos de los bancos. En el mejor de los casos, eso sería una trayectoria indirecta a la recapitalización , en el peor de los casos, otra tentativa costosa y en última instancia inadecuada de intento de rescate.

La administración necesita embarcarse en un plan de rescate que sea integral y no fragmentaria, que favorezca a los contribuyentes más que a los inversores, y que apunte a una pronta y transparente solución. Si las pruebas han sido rigurosas, la Casa Blanca tiene ya la información que necesita. Ahora la pregunta es cómo la va a usar.
THE NEW YORK TIMES. 26-4-2009
 
 
 
 
 
 
Alemania. Deutsche Welle
LA CRISIS PODRÍA ORIGINAR DISTURBIOS SOCIALES
 
La crisis financiera ha golpeado a la mayor economía europea con toda la fuerza. Los institutos líderes en investigación económica pronostican este año una contracción de la actividad económica de un 6 por ciento, lo que ha hecho sonar todas las campanas de alarma.
 
Políticos y líderes sindicales advierten sobre posibles disturbios sociales, parecidos a los recientes sucesos en Francia, donde últimamente los secuestros de empresarios por parte de trabajadores desesperados han acaparado los titulares de la prensa.
 
“Si el Gobierno alemán no hace algo podrían estallar disturbios sociales en Alemania”, advierte el líder de la poderosa confederación de sindicatos alemanes, DGB, Michael Sommer.
 
Gesine Schwan, candidata del Partido Socialdemócrata alemán a la presidencia también expresó temores. “Me puedo imaginar que dentro de dos o tres meses, el enojo de la población aumentará considerablemente”, dijo.
 
Norbert Walter, economista en jefe del Deutsche Bank, el primer banco del ranking alemán, espera que la economía alemana toque fondo a mediados del 2009. Walter advirtió hace tiempo sobre una contracción en el crecimiento económico alemán de un 5 por ciento, lo que le cosechó numerosas críticas.
 
Las previsiones publicadas por renombrados Institutos de Investigación económica superaron las previsiones de Walter. Según las previsiones adelantadas el miércoles, la mayor economía europea enfrenta la recesión más profunda desde 1949. Los expertos pronostican que el producto interior bruto (PIB) de Alemania sufrirá una contracción del 6,0 por ciento este año y del 0,5 por ciento en 2010.
 
Semejante retroceso tendrá también sus efectos sobre el mercado laboral y los presupuestos públicos. A lo largo del 2009 Alemania perderá más de un millón de puestos de trabajo y el desempleo alcanzará en otoño los 4,7 millones de personas. A finales de 2010, la cifra podría ser de casi cinco millones.
 
En entrevista con la Deutsche Welle, Walter exhortó al gobierno a no adoptar medidas proteccionistas. “Sería una política equivocada el destinar recursos al salvamento de empresas y adoptar medidas proteccionistas. Si un país como Alemania, que depende fuertemente de las exportaciones, actúa de manera proteccionista y pone un mal ejemplo al intentar salvar puestos de trabajo a toda costa, entonces existe el peligro de que otros países hagan lo mismo. Y si otros hacen lo mismo, la más afectada será Alemania y su economía de exportación”, señaló.
 
El experto reconoce que la paz social está en peligro, un importante valor para la estabilidad en Europa. Adicionalmente, de producirse reacciones equivocadas, la situación podría escalar en una sucesiva quiebra de empresas.
 
Las previsiones económicas de primavera han desatado una nueva discusión sobre el papel del Estado ante la recesión. Uno de los economistas autores de las previsiones, Kai Carstensen, del Instituto de Investigación Económica de Munich, aconseja al Gobierno alemán no asumir todos los “valores basura” de los bancos sin tener un respaldo detrás.
 
“Aunque el Gobierno alemán respondió rápido lanzando un paquete de rescate, los problemas en el sector bancario no han sido eliminados. Persiste el riesgo de que se produzca una crisis crediticia”, indica el experto.
 
Desde todos los ámbitos se escuchan voces que urgen a una solución al problema bancario para evitar la temida crisis crediticia, lo que será posible sólo presionando a los bancos. “Si se resuelve la crisis bancaria, entonces la política monetaria tendría sus efectos permitiendo que fluyan nuevamente los créditos de manera normal. Lo que tendría también un efecto positivo en la generación de empleos”, dice Carstensen.
 
Al generarse incertidumbre en cuanto al empleo, la población tiende a ahorrar para los tiempos difíciles. Pero la falta de consumo provoca un peligroso círculo vicioso, pues afecta negativamente a todos los sectores de la producción que a su vez tienen que seguir recortando personal engrosando con ello el ejército de desempleados. En ese caso lo peor podría estar aún por venir.
DEUTSCHE WELLE. 23-4-2009
 
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad