Selección de prensa internacional

Obama incomoda a la CIA

El presidente Obama prometió a los oficiales de la CIA que no serán procesados por la realización de órdenes legí­timas, pero la gente en primera lí­nea de fuego no lo cree

0
0 votos
25-04-2009
Publicidad
Que las crí­ticas le iban a llover por la actitud "amistosa" mostrada en la Cumbre de las Américas ante quienes los halcones consideran algunos de los "mayores enemigos de América", (Chávez, Ortega,...) era algo que se daba por descontado. Pero lo que no estaba en el guión es la división y la batalla polí­tica abierta por la decisión de Obama de sacar a la luz los informes reservados que atestiguan la utilización de la tortura por la CIA.
 Obama incomoda a la CIA
Que las crí­ticas le iban a llover por la actitud "amistosa" mostrada en la Cumbre de las Américas ante quienes los halcones consideran algunos de los "mayores enemigos de América", (Chávez, Ortega,...) era algo que se daba por descontado. Pero lo que no estaba en el guión es la división y la batalla polí­tica abierta por la decisión de Obama de sacar a la luz los informes reservados que atestiguan la utilización de la tortura por la CIA.

Según escribe en el Washington Post uno de sus columnistas más destacados, David Ignatius, la decisión de Obama ha caído en la agencia “como un coche bomba en el camino”. De nada han servido los argumentos de Obama en el sentido de que no se juzgará a ningún agente que cumpliera órdenes, pues una vez abierta la caja de los truenos, la efectiva independencia de poderes que existe, pese a todo, en EEUU hace imprevisible el rumbo judicial que pueda tomar el asunto.
 
Y mucho más cuando en el seno del propio partido demócrata existen poderosos sectores –representados por la presidenta del congreso y el fiscal de Nueva York– que sí consideran necesario, además de establecer las responsabilidades políticas, aplicar las responsabilidades penales que se deriven de la flagrante actividad anticonstitucional de la tortura. Las implicaciones del asunto no son menores. Pues, como afirma el columnista del Post, los más veteranos y experimentados funcionarios de la agencia de inteligencia norteamericana han empezado a trabajar al ralentí, esperando a ver en qué concluye todo esto y procurando mantenerse lo más alejados posibles de cualquier programa de lucha contra el terrorismo, considerado ahora como “una actividad de riesgo” en el seno de la Central.
 
La conclusión que el Washington Post saca es que las revelaciones prometidas por Obama serán “costosas para la moral y la eficacia de la CIA”. Uno de los argumentos que, en el pasado, fueron más eficaces para desprestigiar y quitar popularidad a un presidente, cuyo ejemplo más extremo es el de Jimmy Carter.
 
En Egipto, en el Daily News volvemos a encontrarnos con un término del que hablábamos ya en esta misma sección días atrás comentando la información de un diario coreano: el “Consenso de Beijing”, término usado por oposición al “Consenso de Washington” utilizado por EEUU desde la década de los 90 para que su capital financiero y monopolista penetrara más profundamente en las economías del Tercer Mundo.
 
 
 
 
 
EEUU. The Washington Post
TIEMPO DE RALENTIZACIÓN EN LANGLEY
David Ignatius

En la Agencia Central de Inteligencia, es conocido como "rodando lento." Eso es lo que hacen a veces los funcionarios de la agencia en las misiones políticamente sensibles. A veces fingen hacer las cosas, cruzan los cables de ida y vuelta, sacan otros trabajos fuera de la zona de peligro, cubren sus espaldas.

Es triste decirlo, pero el tiempo rueda lento en Langley después de la publicación de las notas de interrogatorio que, en palabras de un veterano funcionario, "cayó la agencia como un coche bomba en el camino". El presidente Obama prometió a los oficiales de la CIA que no serán procesados por la realización de órdenes legítimas, pero la gente en primera línea de fuego no lo cree. Piensan que las notas han abierto una nueva temporada de investigación y castigo.

La lección para los oficiales más jóvenes es evidente: mantenga la cabeza agachada. Evite las tareas que conllevan riesgo político. Manténgase alejado de un programa de lucha contra el terrorismo que se ha convertido en una carrera de riesgo.

Obama trató personalmente de tranquilizar a la CIA durante una visita de trabajo a Langley el lunes. Dijo todas las cosas correctas sobre el papel clandestino de la agencia. Pero tenía el aspecto de un acto de campaña, con los empleados aullando y gritando y el presidente leyendo en el teleprompter con un fondo de estrellas que conmemoraba a los guerreros caídos de la CIA. En el día de ayer, Obama difirió al fiscal general la persecución a "quienes formularon las decisiones judiciales," con independencia de lo que eso signifique.

Obama parece pensar que puede tener las dos cosas; la autorización de una revelación sin precedentes de los métodos operativos de la CIA y, al mismo tiempo, el empuje de un servicio clandestino cuyos mejores días, les dijo el lunes están "por venir". La vida no funciona de esa manera, incluso para los políticos carismáticos. La divulgación de las notas sobre la tortura puede haber sido necesario, como parte de una campaña para cambiar la imagen de América en el mundo. Pero nadie puede pretender que las revelaciones no sean costosas para la moral y la eficacia de la CIA.

Póngase en piel de la gente que pidió interrogar a los prisioneros de Al Qaeda en 2002. Un ex funcionario me dijo que disminuyó el trabajo, no porque pensaba que el programa estuviera mal, sino porque sabía que se lo haría saltar. "Todos sabíamos que finalmente cambiaría el viento político ", recordó. Otros funcionarios que no hicieron este cínico pero correcto cálculo, ahora están "rotos y desconcertados", dice el antiguo funcionario.

Como botón de muestra de lo que viene, hay que recordar los efectos del aireamiento de los últimos escándalos de la CIA. En 1995, el entonces Director John Deutch ordenó una "limpieza" de la agencia después de las revelaciones de los pasados vínculos con los escuadrones de la muerte guatemaltecos. Los funcionarios dijeron que no deberían abandonar las fuentes que realmente ha proporcionado valiosa información de inteligencia. Pero en la práctica el mensaje, recuerda un ex jefe de división, fue: "No atender asuntos que podrían plantear riesgos políticos". La misma señal se está enviando ahora, advierte.

Un veterano de la lucha contraterrorista dice que los agentes sobre el terreno ya andan con más cuidado en el uso de los dictámenes legales que autorizan la acción encubierta. Un ejemplo es el llamado "riesgo de captura", interrogatorio que tiene lugar en la primera hora tras detener a un sospechoso de terrorismo. Esto solía ser la clave de abrir la oportunidad, en la que el sujeto es interrogado agresivamente y los contactos de su móvil y su "agenda de bolsillo" se explotan con rapidez.

Ahora, los funcionarios sobre el terreno son más prudentes. Quieren la orientación de la sede. Necesitan asesoramiento jurídico. Me dicen que en el caso de un sospechoso de al-Qaeda en Irak detenido hace varias semanas, la CIA ni siquiera intentó interrogarla. La agencia lo entregó a los militares de EEUU.

Funcionarios del Organismo también se preocupan por el efecto sobre los servicios de inteligencia extranjeros que comparten secretos con los Estados Unidos, en un proceso educadamente conocido como "enlace". Un ex funcionario que se mantiene en estrecho contacto con los principales aliados árabes como Egipto y Jordania advierte: "Hay una preocupación creciente de que el riesgo es demasiado alto para hacer con Estados Unidos las cosas que se han hecho en el pasado."

Si Obama piensa lo que dice sobre la protección del personal de la CIA y los límites de sus operaciones, debe abandonar la idea de que puede agradar a todos en esta cuestión. Debe recomendar límites a cualquier investigación del Congreso y resistirse a las demandas de un fiscal especial. En vez de eso, podría presionar con que la Casa Blanca prefiera otra alternativa; una comisión que pueda revisar pruebas secretas a puerta cerrada, y luego informar a la nación.

Para América será mejor, en el largo plazo, la decisión de Obama de exponer las pasadas prácticas de la tortura y prohibir su uso futuro. Pero mientras tanto, el país está luchando en una guerra, y tiene que tener cuidado de que la luz del sol de la exposición no ciegue a sus guerreros en la sombra.
THE WASHINGTON POST. 22-4-2009
 
 
 
 
 
Egipto. Daily News
EL ASCENSO DEL CONSENSO DE BEIJING


Las primeras apariciones del Presidente Barack Obama fuera de América del Norte -en Londres, Estrasburgo, Praga y Estambul- galvanizó la atención del mundo. Pero lo singular del viaje es que ha puesto sobre el tapete un hecho sorprendente: el "Consenso de Washington" acerca de cómo la economía global debería funcionar es ya una cosa del pasado. La cuestión ahora es lo que es probable que lo sustituya.

Aunque se dice a menudo que a China le falta "poder blando", muchas de sus ideas sobre la economía y la gobernación están en auge. De hecho, en la búsqueda de la estabilidad económica nacional, la administración de Obama se está moviendo claramente hacia el tipo de intervención gubernamental que China ha estado promoviendo en los últimos dos decenios.

En este modelo, el gobierno, sin dejar de beneficiarse del mercado internacional, conserva el poder y la “jefatura de mando” sobre la economía a través de un control estricto del sector financiero, las políticas restrictivas sobre las compras del sector público, la orientación para la investigación y el desarrollo en el sector de la energía, y los frenos selectivos de las importaciones de bienes y servicios. Todos estos factores no son sólo una parte de del paquete de rescate económico de China, sino también del plan de estímulo de Obama.

China se complace claramente en ver que los Estados Unidos coloca ahora también el frío cálculo de sus intereses internos a la vanguardia de su política exterior. "Para lograr una vida mejor para las personas normales, uno debería preocuparse más por la sustancia que por las formas", dijo Obama en una entrevista justo antes de su discurso inaugural. Más que obsesionado antes de las elecciones, ahora EEUU busca construir alianzas pragmáticas para apuntalar sus necesidades económicas. Esto requiere, en primer lugar, tratar con más intimidad a China y los Estados autocráticos del Golfo -los principales prestamistas del Tesoro de los EEUU- y trabajar con Irán y Rusia para limitar los costes de las guerras en Afganistán e Irak.

A medida que los EEUU retroceden en su estándares liberales, se están acercando a lo que puede llamarse el "Consenso de Beijing", que hace del desarrollo económico de un país su objetivo fundamental y prescribe que los Estados deberían dirigir el crecimiento de una manera que se adapte a la estabilidad nacional. Lo que importa en este mundo no es la naturaleza del sistema político de cualquier país, sino la medida en que mejora el bienestar de su pueblo. En el plano diplomático, esto implica que los intereses nacionales, no las normas universales, deben presidir la cooperación.

Este realismo diplomático y económico es bastante más que una revocación de la flexible prepotencia neo-conservadora de los años de George W. Bush. Es un intento por parte de una potencia decreciente de utilizar su limitada capacidad de una forma más económica.

Por ejemplo, en tiempos de crisis no es ninguna vergüenza para un gobierno ser mercantilista, pero al actuar de esta manera, los EEUU pierden su superioridad moral como campeones del libre comercio.

El nuevo pragmatismo de América es también la consecuencia de un proceso de "socialización inversa". En las últimas dos décadas, EEUU y sus aliados europeos creyeron que podían inculcar al resto del mundo sus principios políticos y económicos. Países como China se vieron atrapados en una red de organizaciones multilaterales y subyugados a condicionar sus estrategias de compromiso. Hoy en día, Occidente no tiene la capacidad financiera para hacer cumplir estas condiciones. Además, la mayoría de los países en desarrollo se unen ya activamente a los organismos multilaterales como parte de sus estrategias de desarrollo.

A medida que avanzamos de un orden internacional unipolar a uno con varias potencias regionales, el realismo permite competir por la influencia, mientras mantiene los costes lo más bajos posibles. El resultado será un nuevo consenso entre las potencias, amasado por su fijación con el crecimiento económico nacional y el objetivo de disuadir a otros de los riesgos de inestabilidad que provoca su intervención.

En lugar de confiar a América la ardua tarea de salvaguardar la estabilidad internacional por sí sola, el BRIC (Brasil, Rusia, India y China) asumirá un papel más destacado en la vigilancia de sus propios patios traseros. Rusia puede tener su Cáucaso, y si los generales de Myanmar se vuelven locos, se convertiría un problema a resolver por China y la India.

El cambio de política de América, inevitablemente, erosiona el eje occidental liberal. EEUU tiene la flexibilidad, capacidad y liderazgo para adaptarse a las nuevas normas en el ejercicio de la diplomacia, pero Europa simplemente no. Su importancia estratégica, incluso en la asociación transatlántica, está destinada a debilitarse aún más.

El realismo de EEUU dará más maniobrabilidad en el corto plazo, pero tendrá que sacrificar parte de su poder blando para lograr este objetivo. Que América sea capaz de fortalecer su influencia global en el futuro dependerá no tanto de su estima moral, sino de la medida en que tenga éxito en la reestructuración de su economía y en forjar nuevas alianzas. Lo mismo se aplicará para las demás potencias.

Pero este ascenso del Consenso de Pekín no ofrece ninguna garantía de estabilidad. Un consenso de potencias es sólo tan fuerte como lo es su eslabón más débil, y requiere una gran cantidad de autodisciplina y moderación. Queda por ver cómo la opinión pública norteamericana responderá a ese giro. Si uno de los jugadores principales cae de nuevo en la agitación económica, el nacionalismo reducirá el margen para la negociación pragmática. La superposición de esferas de influencia y los conflictos congelados podrían causar de nuevo un gran conflicto. Y si China sale de la crisis como el gran ganador y continúa la emergencia de su poder, el pensamiento de suma cero [en que para que uno gane, el otro ha de perder en la misma proporción] en breve sustituirá la cooperación provechosa para ambas partes.
DAILY NEWS EGYPT. 24-4-2009
 
 
 
 
 
 
 
Francia. Les Echos
LA NUEVA MIRADA DE BERLÍN SOBRE LOS FONDOS SOBERANOS
 
O tempora ! O mores ! El gobierno alemán, desde siempre muy reticente a la idea de ver a los capitales extranjeros entrar en el capital de sus joyas de la economía nacional, parece haber revisado a fondo su juicio. Hasta el punto que la visita de Karl-Theodor zu Guttenberg, al Golfo, del 9 al 11 de mayo, parece un llamamiento a pie de obra directa del ministro de economía, en dirección a los fondos soberanos de la región. Una incitación a seguir el ejemplo del fondo Aabar de Abu Dhabi, que acaba de tomar una participación del 9,1% del capital del constructor automovilístico Daimler, por cerca de 2.000 millones de euros.
 
La amplitud de la crisis –de la que se espera un retroceso del 6% del pIb este año–, las dificultades de un número creciente de empresas –Schaeffer, Arcandor, Opel, que emplean a decenas de miles de alemanes– la proximidad de las elecciones –el 27 de septiembre– han hecho reflexionar visiblemente a Berlín. Y el cambio de actitud se ha operado muy rápidamente. No es necesario remontarse demasiado lejos en el tiempo para descubrir ejemplos de proteccionismo larvado. El verano de 2008, justo antes del desencadenamiento de la crisis, ofreció muchos.
 
Entonces, la aseguradora Allianz se había decidido a deshacerse, por fin, de su división bancaria, el Dresdner Bank. El Commerzbank estaba interesado, pero un inversor chino, el China Development Bank estaba igualmente en la fila, dispuesto a pagar en metálico. La oferta china nunca fue estudiada seriamente. El gobierno quería crear un segundo campeón nacional, tras el Deutsche Bank. El « Coba » tomó, pues, el control del Dresdner, pero se debatió después en tales dificultades que el Estado debió tomar el 25% del nuevo capital conjunto (...)
 
Nueve meses más tarde –una eternidad– los términos de la ecuación han cambiado radicalmente. Todo inversor es ahora bien recibido cuando 700.000 alemanes están en el paro parcial y la Agencia para el empleo contabiliza 1,7 millones de prenotificaciones suplementarias.
 
El gobierno alemán puede esperar atraer una gran parte de las inversiones de los fondos soberanos. Estos últimos, que invertido mucho, y perdido, en las finanzas norteamericanas y británica sobre todo, buscan diversificar sus haberes. Y se vuelven hacia la zona euro y hacia la industria. dnde Alemania puede enorgullecerse de un cierto número de marcas mundiales de primer orden. Y de una reputación sólida. El presidente de Aabar ha declarado también : “Cuando se habla de alemania en el Golfo, se habla de buenas empresas, de buenas tecnologías, de buena gestión”. En lo que concierne a los capitales del Golfo, el gobierno Merkel puede apoyarse en el acuerdo estratégico firmado en 2004 por Gerard Schröder con los Emiratos Árabes Unidos.
 
El DAX ha perdido un 30% desde agosto de 2008, ofreciendo numerosas posibilidades de inversión a buen precio. El interés de los fondos podría dirigirse también a los 50 valores del MDAX, el índice de los pesos medios de la bolsa de Francfort. Pero se tratará ciertamente de inversiones de un nuevo tipo. Los fondos soberanos podrían no contentarse con aportar los fondos y verlos prosperar, sino acceder a la gestión financiera de los proyectos industriales. Asimismo, el acuerdo en Abu Dhabi y Daimler prevé iniciativas comunes para el desarrollo de vehículos eléctricos, de nuevos materiales compuestos y de proyectos « sociales », tales como la creación de un centro de formación en Abu Dhabi, para los jóvenes ansioso de hacer carrera en la industria automovilística. ¿Y si determinados inversores exigen tomar una mayor parte en las grandes decisiones estratégicas? Es seguramente con respecto a tales exigencias que la reciente apertura  de Alemania encontrará pronto sus límites.
LES ECHOS. 24-4-2009
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad