Barómetro del Instituto Elcano

Inmigración, crisis y opiniones contradictorias

Los resultados de la encuesta pone de manifiesto las contradicción entre un mercado laboral cada vez más decadente donde los inmigrantes buscan un espacio y la opinión de los españoles por favorecer la contratación de nacionales.

0
0 votos
30-04-2009
Publicidad
Dos de cada tres españoles creen que las empresas deberí­an tener en cuenta, a la hora de contratar, que los potenciales trabajadores tengan nacionalidad española, al igual que el 70% cree se deberí­an consumir preferentemente productos nacionales Aunque, paradójicamente seis de cada diez consideran que el criterio más importante es la capacidad para desempeñar el puesto. Al mismo tiempo, la inmensa mayorí­a de los españoles cree que la inmigración es positiva para la economí­a. Dos de cada tres españoles creen que las empresas deberí­an tener en cuenta, a la hora de contratar, que los potenciales trabajadores tengan nacionalidad española, al igual que el 70% cree se deberí­an consumir preferentemente productos nacionales Aunque, paradójicamente seis de cada diez consideran que el criterio más importante es la capacidad para desempeñar el puesto. Al mismo tiempo, la inmensa mayorí­a de los españoles cree que la inmigración es positiva para la economí­a.
Así de contradictorias entre sí son las opiniones de los españoles recogidas en el reciente Barómetro del Instituto Elcano.
Pese a que seis de cada 10 creen que el criterio más importante para contratar es la capacidad, un 68% de los encuestados afirman que las empresas deberían tener en cuenta que los trabajadores sean españoles.

El paro pasa factura entre la opinión pública en el avance de valoraciones que no se podrían calificar de “racistas” o “xenófobas”, pero que sí son un peligroso caldo de cultivo para las mismas.

Valoraciones que provienen de una doble vía: en su base material está la desesperación de los trabajadores ante el avance de las crisis y la absoluta “ineficacia” del gobierno para frenarla.

Por otra, los climas de opinión que vinculan de una u otra manera, la crisis con la inmigración. Como suele predicar, por ejemplo, el ministro de trabajo Celestino Corbacho.

Nuestra consigna es “española y extranjera una misma clase obrera” la solución a la crisis para por la unidad de los trabajadores independientemente de su país de origen.

Los inmigrantes son los primeros que padecen las consecuencias de la crisis, cualquier idea por dividirnos a españoles de los inmigrantes (a los fijos de los temporales, a las mujeres de los hombres, a los jóvenes trabajadores de los más mayores,  a los parados de los que aún conservan su trabajo…) sólo sirve a quienes han provocado la crisis y ahora pretenden hacérnosla pagar a los trabajadores.

Hay que considerar también cómo a pesar de esta doble andanada -de dificultades y climas de opinión- el 57% de los españoles considera que, pese a la crisis financiera y económica internacional, la inmigración es positiva para la economía.

En lo que si no existe ninguna contradicción es respeto al origen y salida de la crisis. ¿Qué se podría hacer para solucionar la crisis?  El 88% está a favor de reformar el sistema financiero internacional, limitar los sueldos de los ejecutivos de los bancos (88%) y eliminar los paraísos fiscales (80%). Es en esta valoración en la que tenemos que estar unidos el conjunto de los trabajadores.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad