Zapatero permite a la banca flexibilizar las emisiones hipotecarias

Otro cable a la banca

¿Pero por qué no utiliza todos esos recursos públicos para hacerlos llegar directamente a los hipotecados, sin pasar por una banca que acapara para sí­ todo el capital?

0
0 votos
25-04-2009
Publicidad
El gobierno de Zapatero ha decidido, por la ví­a urgente del real decreto, flexibilizar las condiciones que impone a las entidades financieras para que puedan realizar emisiones de tí­tulos de deuda hipotecaria, un lucrativo negocio que estuvo en la base de la expansión de la burbuja subprime en EEUU. Como no, el gobierno ha justificado este nuevo regalo a la banca "por nuestro bien", alegando que así­ los bancos podrán aumentar la concesión de hipotecas. ¿Pero por qué no utiliza todos esos recursos para hacerlos llegar directamente a los hipotecados, sin pasar por una banca que acapara para sí­ todo el capital? El gobierno de Zapatero ha decidido, por la ví­a urgente del real decreto, flexibilizar las condiciones que impone a las entidades financieras para que puedan realizar emisiones de tí­tulos de deuda hipotecaria, un lucrativo negocio que estuvo en la base de la expansión de la burbuja subprime en EEUU. Como no, el gobierno ha justificado este nuevo regalo a la banca "por nuestro bien", alegando que así­ los bancos podrán aumentar la concesión de hipotecas. ¿Pero por qué no utiliza todos esos recursos para hacerlos llegar directamente a los hipotecados, sin pasar por una banca que acapara para sí­ todo el capital?
El Gobierno ha decidido flexibilizar las condiciones que impone a las entidades financieras para realizar emisiones de títulos de deuda hipotecaria. Así se recoge en el real decreto que aprobó hoy el Consejo de Ministros.
Según la nueva normativa, las entidades dispondrán de libertad para establecer las cláusulas financieras de las emisiones que realicen, al tiempo que verán mejorada la gestión del riesgo de las mismas.
Asimismo, se eliminan trabas administrativas a estas operaciones. Y el Gobierno incrementa además del 5 al 50 por ciento el porcentaje de títulos hipotecarios propios que las entidades pueden mantener en sus emisiones, en el caso de que las hayan distribuido entre el público en general.
También se permite a los bancos pedir avales o seguros de crédito como una garantía adicional para elevar del 80 al 95 por ciento la relación entre la cuantía de la hipoteca y el valor de tasación de la propiedad.
El gobierno de Zapatero explica que la mayor eficiencia de estos mecanismos de refinanciación de la banca se traducirá en una rebaja de las hipotecas para las familias.
Pero estamos demasiado escarmentados. Cada nueva inyección de dinero a la banca, pagado con el dinero público, es decir con el bolsillo de todos, ha sido justificada bajo el argumento de que así se concederían más créditos o hipotecas. Y siempre, la banca se ha negado a hacerlo, utilizando ese dinero para cubrir sus agujeros y pagar sus deudas, negándoselo a familias y pymes.
Ya es hora de exigir que no se conceda un solo euros más a la banca. Y que ese montante se canalice, a través del ICO u otros organismos públicos, directamente a familias y pymes, sin tener que pasar por la onerosa ventanilla de los bancos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad