La TV vasca inoculadora del veneno etnicista

EiTB, vasca pero "franquista"

Funciona como instrumento polí­tico de la camarilla nacionalista excluyente de Ibarretxe, Arzallus y compañí­a. Lleva a cabo el adoctrinamiento al estilo "franquista" y niega la realidad constitucional.

0
0 votos
25-04-2009
Publicidad
En el acuerdo polí­tico firmado por PSE y el PP se ha incluido un apartado sobre la radiotelevisión pública vasca con el objetivo de terminar con la inadmisible situación de la EiTB. La existencia de un medio de comunicación mantenido por el presupuesto público, el dinero de todos, que funciona como instrumento polí­tico de la camarilla nacionalista excluyente de Ibarretxe, Arzallus y compañí­a. Lleva a cabo el adoctrinamiento al estilo "franquista"; acoge en sus programas, cuantas veces sea conveniente, a los portavoces de ETA y de su entorno organizativo; e impone la negación de la realidad constitucional española para "hacer realidad" la existencia de Euskal Herria. En el acuerdo polí­tico firmado por PSE y el PP se ha incluido un apartado sobre la radiotelevisión pública vasca con el objetivo de terminar con la inadmisible situación de la EiTB. La existencia de un medio de comunicación mantenido por el presupuesto público, el dinero de todos, que funciona como instrumento polí­tico de la camarilla nacionalista excluyente de Ibarretxe, Arzallus y compañí­a. Lleva a cabo el adoctrinamiento al estilo "franquista"; acoge en sus programas, cuantas veces sea conveniente, a los portavoces de ETA y de su entorno organizativo; e impone la negación de la realidad constitucional española para "hacer realidad" la existencia de Euskal Herria.
            Antonio Basagoiti, presidente del PP vasco, ha sido criticado por el Consejo de Administración de EITB con el demagógico argumento de que “trata de deslegitimar los medios de comunicación públicos, vinculándolos con la organización terrorista ETA”. Sin embargo, las palabras de Basagoiti habían sido simplemente que “se le ha dado bola a ETA y a Batasuna y hay que acabar con ello”. De hecho, no ha ido más allá y no ha denunciado la función inoculadora, venenosa, sobre las conciencias de la población vasca (y navarra) al servicio del régimen etnicista de terror, miedo y silencio.
            Aunque los datos de la propia EiTB dicen que desde que el Tribunal Supremo notificó el 28 de marzo de 2003 la ilegalización del brazo político de ETA, Herri Batasuna–Euskal Herritarrok–Batasuna han continuando apareciendo en la radio-televisión pública vasca con entera “normalidad”, llegando a ser entrevistados hasta trece dirigentes proetarras, a aparecer diariamente en informativos y en programas de “debate político” por los distintos medios de EiTB en incontables ocasiones, siendo 80 sólo las entrevistas, una vez al mes como mínimo; la última, este mismo miércoles. Pero, además de los dirigentes proetarras, también han sido entrevistados, representantes del entorno político-social de ETA. Todo lo cual parece algo más que “dar bola”. Es, descarnadamente, dar “legalidad” y legitimidad a los representantes políticos de ETA.
            Pero la EiTB ha sido utilizada para mucho más. Ha transmitido sistemáticamente la negación nacionalista excluyente de la Ley de Partidos. Ha desarrollado un lenguaje putrefacto donde los terroristas de ETA son "presos políticos", el terrorismo es "violencia política" y la desarticulación de los comandos etarras como “operaciones policiales contra el independentismo vasco”; donde una dirigente proetarra, ex parlamentaria de HB, acude a programas infantiles, junto con los payasos de risa helada. Y, sobretodo, ha negado una realidad, España, y ha impuesto “otra”, Euskal Herria.
            Euskal Herria, que ocuparía los territorios de la comunidad vasca, Navarra y buena parte del departamento francés de Pirineos Atlánticos. Imposición etnicista a través de programas como “Del país de los vascos” y “Rincones de Euskal Herria” aprovechándose de pueblos, paisajes, personajes históricos y tradiciones locales para demostrar la existencia de Euskal Herria. Lo mismo con programas dedicados al cine, artes plásticas, teatro, música o literatura, y en los que no hay diferencia territorial al hablar de espectáculos o actos ya sean en Salvatierra (Álava), Tafalla (Navarra) o San Juan de Luz (Francia). En los informativos, se tratan como si fuera un solo país lo que ocurre tanto en Navarra como en el territorio vascofrancés como si pertenecieran a la comunidad vasca y todo ello separado de las internacionales y las pocas sobre el resto de España, hasta el extremo que la previsión meteorológica se da con un mapa de Euskal Herria, sin divisiones geográficas o políticas. Por supuesto, lo mismo sucede con los deportes, las fiestas patronales. Ya conocemos la idea de la propaganda nazi sobre decir muchas veces una mentira acabará convirtiéndola en una verdad.
            En coherencia con este objetivo de propaganda sobre Euskal Herria, la dirección de EiTB ha desplegado cuantiosos esfuerzos para la conquista televisiva de Navarra. Entre otros, colocar un repetidor de señal en la sacristía del santuario de San Miguel de Aralar para lanzar la señal de la televisión pública vasca hasta Pamplona; y a través de la red de ikastolas, financiar la instalación de repetidores que lleven la señal hasta la mayor parte de Navarra. Así mismo, tiene una destacada delegación en Navarra y emite programación propia para la comunidad foral. También ha intentado la entrada en el departamento francés de Pirineos Atlánticos. Pero el Estado francés lo tiene muy claro. Sólo hay un idioma, el francés. Sólo hay un país, Francia. Lo demás son juegos de salón.
            Obviamente, para llevar adelante esta constante actividad de inoculamiento venenoso, la camarilla nacionalista excluyente tiene que controlar férreamente la dirección de la EiTB. El puesto de director es siempre un servidor fiel que después tiene su recompensa. Así, los cuatro directores que ha tenido, posteriormente han ocupado importantes puestos tanto en el PNV como en la administración pública. José María Gorordo y Josu Ortuondo fueron alcaldes de Bilbao; Iñaki Zarraoa, de la localidad vizcaína de Guecho. El último, Andoni Ortúzar, es el presidente de la Ejecutiva del PNV de Vizcaya. Es una tarea saludable, imprescindible y urgente acabar con el sistema de adoctrinamiento “franquista” del régimen nacionalista obligatorio.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad