La guerra en Sri Lanka

Un genocidio incesante

El ejército de Sri Lanka lanzó hace varios meses una ofensiva contra los Tigres para la Liberación del Eelam Tamil (LTTE), ahora cercados en una pequeña franja en el nordeste de la isla.

0
0 votos
24-04-2009
Publicidad
El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, ha anunciado que enviará una misión humanitaria a Sri Lanka, donde los combates entre el Ejército y los rebeldes tamiles han dejado atrapados a miles de civiles en 13 kilómetros cuadrados. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, ha anunciado que enviará una misión humanitaria a Sri Lanka, donde los combates entre el Ejército y los rebeldes tamiles han dejado atrapados a miles de civiles en 13 kilómetros cuadrados.
Los combates entre los rebeldes tamiles y el ejército gubernamental causaron "estos últimos dí­as centenares de muertos y de heridos" entre los civiles, en la zona de conflicto, lamentó el jueves el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

"Hubo centenares de muertos y de heridos estos últimos dí­as", explicó í  la AFP un portavoz del CICR en Ginebra, Simon Scharno, preocupado por la "situación catastrófica" de los "miles de personas todaví­a bloqueados en la zona de conflicto" en el noreste de Sri Lanka.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la única agencia humanitaria que tiene acceso a la zona, pudo evacuar el miércoles por barco a unos 400 civiles, "la mayorí­a enfermos graves", precisó el portavoz.

"Los combates se producen demasiado cerca de los civiles, que resultan demasiado a menudo muertos o heridos", agregó.

El ejército de Sri Lanka lanzó hace varios meses una ofensiva contra los Tigres para la Liberación del Eelam Tamil (LTTE), ahora cercados en una pequeña franja en el nordeste de la isla.

Alrededor de 103.000 personas han protagonizado un éxodo en los últimos dí­as, después de que el Ejército derrumbase una barrera de tierra erigida por los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil para impedir que escapasen. La ONU pretende proteger a los que siguen atrapados en Vanni, al noreste del paí­s, y el Consejo de Seguridad ha pedido a los guerrilleros tamiles que depongan las armas. "No hay tiempo que perder", ha declarado Ban Ki-moon en una conferencia de prensa en Bruselas.

El Gobierno de Sri Lanka, que ve cercana la victoria, ha rechazado una tregua. Ki-moon ha dicho que la situación, que se deteriora rápidamente, le ha llevado a enviar inmediatamente un equipo humanitario a la zona de guerra, que se ha convertido en el último reducto de la batalla contra los tamiles a pesar de que el Ejército la habí­a declarado zona de no combates.

Por su parte, los Tigres Tamiles para la Liberación del Eelam Tamil (TLET)dijeron a través del portal pro-insurgente TamilNet. Com que unidades navales srilankesas impidieron que un buque de la CRI se aproximara este jueves a Mullivaaykkaal para trasladar a heridos, según un corresponsal en Vanni de ese servicio informativo.

TamilNet.Com dice que los naví­os militares incluso cañonearon la costa, lo cual evitó la transportación de unos 700 pacientes.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad