Contra el desempleo.

Un hombre convoca a Cádiz.

Al hartazgo de las traiciones sindicales se suma la necesidad de lucha contra la crisis.

0
0 votos
23-04-2009
Publicidad
Viernes 24 de Abril a las 10:00 h MANIFESTACIÓN CONTRA LA CRISIS, C/San Jose (Cádiz). Convocan: Juan José Avilés y su famiia. Viernes 24 de Abril a las 10:00 h MANIFESTACIÓN CONTRA LA CRISIS, C/San Jose (Cádiz). Convocan: Juan José Avilés y su famiia.
     Juan José Avilés convoca a todos los gaditanos a manifestarse contra la crisis y por el empleo mañana viernes.
Así de claro, ningún sindicato, ningún partido ni asociación, un ciudadano y su familia han llamado a sus paisanos a la rebeldía.
     Juan José Avilés es un trabajador gaditano al que un día llamaron a casa; el motivo de la llamada fue que debido a la crisis había bajado la carga de trabajo y ya no hacía falta que volviera a su puesto al día siguiente. Así sin más, ni ERE, ni aviso con antelación, ni finalización de contrato. Sencillamente al día siguiente no había más trabajo para el.
Juan José Avilés tiene tres hijos. Cuando se quedó sin empleo tuvo que elegir entre alimentar a los pequeños o pagar el alquiler de la casa. Y evidentemente decidió darle de comer a los niños. Esto le costó el desahucio y ahora tampoco tiene casa.
     El trabajo lo perdió hace ahora ocho meses y desde entonces no ha conseguido nada.
Su alternativa ha sido acamparse en las puertas del Ayuntamiento de Cádiz y hacer un llamamiento a los que tengan una situación similar a el y se le unan a su propuesta.
Su única reivindicación es un trabajo estable y para conseguirlo ha convocado mañana viernes 24 de Abril a las 10:00 h una manifestación en la calle San José de esta localidad.
     Se empiezan a conocer ya por decenas los casos de personas que, frente al desempleo o los desahucios y por falta de alternativas obreras organizadas y consecuentes, deciden luchar de forma individual y con una intensidad radicalizada.
Hace dos semanas fue un granadito el que retrasó el embargo de su propia casa mediante una huelga de hambre. El caso es similar al de Juan José Avilés, un hombre de mediana edad con cuatro hijas que se queda sin trabajo y no puede pagar la hipoteca.
Con una huelga de hambre y la presión social que ha desatado por su zona, ha conseguido que la subasta del inmueble se retrase un mes y veinte días.
Unos días después fueron dos ex-trabajadores ilicitanos los que llegaban a Madrid tras recorrer 450 km a pie para acampar frente a la Moncloa. La acampada estaba ya empezada por otros dos parados y continuará hasta que el presidente Zapatero les reciba y les explique por qué exactamente no hay trabajo y donde están las ayudas sociales para los desempleados.
     Ahora es Juan José Avilés, pero el ha dado un paso más allá y ha convocado a sus conciudadanos.
Frente al secuestro que impera en las dos mayores centrales sindicales de España, se vuelve a la lucha desde el principio. Uno a uno; y es que la desconfianza creada por las distintas traiciones en el movimiento sindical es muy grande y la necesidad de lucha también.
  
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad