Televisión

¿Dónde está la pelotita?

Queda por saber si ese 3% irá destinado a un reciclaje de beneficios como ocurre con el 5% de inversión en producción cinematográfica

0
0 votos
23-04-2009
Publicidad
A parte del 5% que actualmente se le exige a las cadenas comerciales de inversión en la producción de pelí­culas y telefilmes españoles y europeos, el Gobierno quiere añadir un 3% en concepto de tasa para financiar la televisión pública. Esta decisión acompaña el anuncio del presidente José Luis Rodrí­guez Zapatero de la "reducción drástica" de la publicidad en TVE. Parece que el modelo que busca implantar el Gobierno trata de emular en algunos aspectos a la fórmula que ha puesto en marcha en el paí­s vecino Nicolás Sarkozy. "Nada por aquí­, nada por allá… ¿dónde está la pelotita?" A parte del 5% que actualmente se le exige a las cadenas comerciales de inversión en la producción de pelí­culas y telefilmes españoles y europeos, el Gobierno quiere añadir un 3% en concepto de tasa para financiar la televisión pública. Esta decisión acompaña el anuncio del presidente José Luis Rodrí­guez Zapatero de la "reducción drástica" de la publicidad en TVE. Parece que el modelo que busca implantar el Gobierno trata de emular en algunos aspectos a la fórmula que ha puesto en marcha en el paí­s vecino Nicolás Sarkozy. "Nada por aquí­, nada por allá… ¿dónde está la pelotita?"
Además, también se plantea gravar sobre el 0,9% de los ingresos una cuota a los operadores de telecomunicaciones, que suministran servicios audiovisuales como televisión por Internet o a través de telefonía móvil. Sin embargo el Gobierno ha descartado los 150€ de canon que en Francia se paga al año por tenencia de televisores. Por último el Estado destinará una parte de los 400 millones de euros que se obtienen por el cobro de derechos de utilización del espacio radioeléctrico.

De esta manera parecen contestadas las críticas lanzadas inmediatamente después de las declaraciones de Zapatero - ¿De dónde va a salir el dinero si se reduce la publicidad? – Y que explicaban para el De Verdad digital Enric Bastardes de la Federación de Sindicatos de Periodistas y Carlos Salgado, delegado sindical de CGT – RTVE.

EL objetivo del Gobierno: suprimir totalmente la publicidad de televisión española para el mes de julio, si todo va bien. La vicepresidenta Fernández de la Vega ha concluido que la alternativa del Gobierno evita cargar las tintas sobre los ciudadanos y sobre los presupuestos del Estado.

Para quien todavía no le haya convencido las explicaciones dadas:

Partiendo de los datos proporcionados por el Gobierno y por las propias cadenas, el pastel publicitario que se supone que va a “ceder” TVE a las cadenas privadas asciende a 477 millones de euros. Por otra parte Tele 5, que vio reducidos sus ingresos en el 2008 un 13% cerró el año con 211 millones de euros de saldo positivo; Antena 3, que perdió más de un 50%, con 91 millones de euros

Aplicando lo dicho, Tele 5 tendrá que aportar 6 millones de euros a TVE y Antena 3 2,7 millones. Aún haciendo una partición proporcional, mecánica y aproximada, podemos decir que Tele 5 obtendrá 166 millones, Antena 3 79, La Cuatro 40 y La Sexta 20, del pastel del que ha de desprenderse TVE. En el saldo final todas ganan: Tele 5, aun pagando los porcentajes exigidos por el Gobierno para financiar la televisión pública cerraría el ejercicio con 160 millones más respecto al 2008 en ingresos publicitarios, que es el total de lo que facturó la sexta en  el 2007 habiendo triplicado sus resultados.

Pero esto son solo números, porque en su relación política La Cuatro y La Sexta son los más interesados por la vinculación, incluso directa de cuadros directivos con el Gobierno; véase tándem José Miguel Contreras, Miguel Barroso, Jaume Roures y Tatxo Benet.

Queda por saber si ese 3% irá destinado a un reciclaje de beneficios como ocurre con el 5% de inversión en producción cinematográfica a través de productoras propiedad de las mismas cadenas. “¡Ahí está la pelotita!... caray, me han robado la cartera”
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad