La CEOE propone abiertamente el despido libre y gratuito

Entre el fuego y la sartén

La gran patronal propone un nuevo tipo de contrato "indefinido no fijo", con una duración de dos años y una indemnización por despido de ocho dí­as.

0
0 votos
23-04-2009
Publicidad
Esta e s la propuesta que la CEOE ha enviado a los partidos en el Congreso para que la incluyan en el proyecto de Ley de Medidas Urgentes para el Fomento y la Protección del Empleo, bajo el pretexto de que así­ se "fomentarí­a la contratación". Según la propuesta de la patronal, los nuevos contratos serí­an "indefinidos no fijos" durante los dos primeros años, tiempo durante el cual el empresario los podrá extinguir sin más requisito que avisar con 7 dí­as de antelación y pagar 8 dí­as de salario.
 (EFE)
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economí­a y Hacienda, Elena Salgado, y el presidente de la CEOE, Gerardo Dí­az Ferrán, durante la reunión que han mantenido en la sede del Ministerio.
(EFE) La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economí­a y Hacienda, Elena Salgado, y el presidente de la CEOE, Gerardo Dí­az Ferrán, durante la reunión que han mantenido en la sede del Ministerio.
Esta e s la propuesta que la CEOE ha enviado a los partidos en el Congreso para que la incluyan en el proyecto de Ley de Medidas Urgentes para el Fomento y la Protección del Empleo, bajo el pretexto de que así­ se "fomentarí­a la contratación". Según la propuesta de la patronal, los nuevos contratos serí­an "indefinidos no fijos" durante los dos primeros años, tiempo durante el cual el empresario los podrá extinguir sin más requisito que avisar con 7 dí­as de antelación y pagar 8 dí­as de salario.
A los dos años el empresario podría optar por extinguir el contrato, sin más, o convertirlo en “indefinido fijo”, que también podría extinguirse con un preaviso de un mes y una indemnización de 20 días por año, con un tope de doce mensualidades. La CEOE, al menos, como está haciendo el gobernador del Banco de España con las pensiones, se ha quitado la careta y pide descaradamente el despido libre y gratuito sin más.
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se ha apresurado a negar que el gobierno vaya a tomar medidas que “favorezcan el abaratamiento del despido”. Y recuerda que las medidas del gobierno van en el sentido de “flexibilizar la contratación”. Como ya propuso hace unas semanas, Corbacho quiere estimular la contratación a tiempo parcial, es decir, contratos de cuatro horas, evidentemente con la mitad del sueldo. ¿Acaso pretende el ministro que repartiendo la miseria se resuelve el problema? ¿Dónde va una familia que necesita un sueldo para la hipoteca y otro para comer con sueldo y medio?
También los sindicatos han puesto el grito en el cielo por la propuesta de la gran patronal porque, según los secretarios de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, y de CCOO, Ramón Górriz, estos contratos “sólo traerían más precariedad”. ¿Pero no es más precariedad también ofrecer como salida la contratación parcial, el reparto de “lo que hay”, como ellos mismos dicen?
 
A los trabajadores se les está colocando a elegir entre el fuego (el contrato “indefinido no fijo” de la CEOE, donde te contratan y te mandan a casa sin nada) y la sartén (el contrato a tiempo parcial de Corbacho, donde no te despiden pero te pagan la mitad).
Cuando el problema es otro, es qué medidas s e toman para incentivar la economía nacional creando riqueza y empleo e impulsando una redistribución más justa de la riqueza que se crea, poniendo más rentas en manos de la inmensa mayoría de la población trabajadora.
Los sindicatos aplauden el chantaje de Volkswagen por llevar el Audi Q3 a SEAT a cambio de la rebaja del sueldo de los trabajadores, al fin y al cabo eso es lo que en el fondo la CEOE quiere legalizar con sus propuestas: abaratar la fuerza de trabajo para multiplicar la plusvalía del capital.
Ni fuego ni sartén. Es preciso una movilización general para cambiar el rumbo de las cosas.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad