Ibarretxe gasta 417 millones del presupuesto

Apurando el despilfarro y el clientelismo

Encaminado a seguir con el despilfarro tradicional del gobierno autonómico vasco y a alimentar, mantener y consolidar el régimen clientelar levantado durante todos estos años. Es el dinero, estúpidos.

5
1 votos
23-04-2009
Publicidad
Ibarretxe decidió el gasto de 417,5 millones de euros en el penúltimo consejo de gobierno, estando ya en funciones, que comprometen, de forma importante, tal partida del presupuesto autonómico. Gasto dedicado a licitaciones de contratos y compras, así­ como a convocatorias de subvenciones y ayudas, y que heredará el nuevo Ejecutivo del PSE-EE. En los seis últimos consejos del Gobierno celebrados desde las elecciones del 1-M se han tomado decisiones encaminadas, por un lado, a continuar con el despilfarro tradicional del gobierno autonómico vasco, y, por otro lado, a alimentar, mantener y consolidar el régimen clientelar levantado durante todos estos años. Porque debemos ser conscientes, como se ha expresado gráficamente en otros artí­culos del De Verdad Digital, "¡es el dinero, estúpidos!" Ibarretxe decidió el gasto de 417,5 millones de euros en el penúltimo consejo de gobierno, estando ya en funciones, que comprometen, de forma importante, tal partida del presupuesto autonómico. Gasto dedicado a licitaciones de contratos y compras, así­ como a convocatorias de subvenciones y ayudas, y que heredará el nuevo Ejecutivo del PSE-EE. En los seis últimos consejos del Gobierno celebrados desde las elecciones del 1-M se han tomado decisiones encaminadas, por un lado, a continuar con el despilfarro tradicional del gobierno autonómico vasco, y, por otro lado, a alimentar, mantener y consolidar el régimen clientelar levantado durante todos estos años. Porque debemos ser conscientes, como se ha expresado gráficamente en otros artí­culos del De Verdad Digital, "¡es el dinero, estúpidos!"
Decisiones de gasto del gobierno de Ibarretxe sobre la provisión de personal para el Instituto Vasco de Finanzas, los acelerados concursos de traslado de altos funcionarios y la compra de vehículos sin blindar son ejemplos de despilfarro y clientelismo. Y las ayudas convocadas por el Gabinete autonómico vasco van dirigidas a entidades relacionadas con el cine, la música, la danza, el teatro, las galerías de arte, la edición en euskera, los derechos lingüísticos en el ámbito del consumo, las infraestructuras juveniles y las competiciones deportivas de carácter internacional. Toda una significativa muestra de la intensa actividad desplegada por el régimen excluyente para extender sus garras en todos los ámbitos sociales y culturales para imponer su dominio.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad