Cataluña. Crisis en SEAT

El Q3 ¡adjudicado!... ¿a cambio de qué?

Por fin la multinacional alemana ha despejado la adjudicación del Q3. Ha sido un auténtico... ¿alivio?

0
0 votos
22-04-2009
Publicidad
El contrato ha sido adjudicado a la planta de SEAT en Martorell, Barcelona, dando un respiro de alivio a todos. Sin embargo, no se puede dejar de preguntarse a cambio de qué. El contrato ha sido adjudicado a la planta de SEAT en Martorell, Barcelona, dando un respiro de alivio a todos. Sin embargo, no se puede dejar de preguntarse a cambio de qué.
El inicio de la producción está previsto para el año 2011, con una capacidad de producción anual de hasta 80.000 unidades. El total de las inversiones anunciadas se eleva a unos 300 millones de euros. Pero esa es la cantidad de ayudas públicas, entre las del estado y las de la Generalitat, que tiene previsto recibir por la adjudicación del vehículo a la planta de Martorell.

Pero eso se está obviando en las diferentes informaciones.  De hecho no se sabe bien cuáles han sido las concesiones finales a la multinacional, ni tampoco si la multinacional ha cedido.

¿Responsabilidad y exigencia?
  El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha considerado el anuncio de Volkswagen como una “excelente noticia” que debe animar al país y el área metropolitana y darle confianza ya que, cuando aúna esfuerzos desde la responsabilidad y la exigencia, es capaz después de posicionarse ante Europa "como un elemento competitivo".
Tras la reunión del pasado miércoles en Alemania, el consejero de Innovación de la Genralitat declaró ser más optimista y ver más cerca a la adjudicación del Audi Q3 a Martorell.
    Posteriormente la empresa recordó su exigencia en cuanto al aumento de ayudas y la congelación durante dos años de los salarios. A lo que UGT respondió que “primero que venga el Audi, antes de hablar de ningún sacrificio más”.
    En ningún momento el Ministerio de Industria hizo públicas las condiciones que se negociaron en Alemania con la cúpula de la multinacional.
   Ahora la concesión es agua de mayo y un alivio para todos. Pero hay que preguntarse a cambio de qué. ¿Qué nuevas ayudas se lleva la multinacional y a cambio de qué? ¿Qué nuevos sacrificios se van a pedir a los trabajadores?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad