Corbacho es contrario a ampliar la cobertura por desempleo

El ministro del Paro

Reconoce que un millón de parados no tiene cobertura por desempleo, pero se niega a "aumentar las prestaciones por desempleo" y los encomienda poco menos que a la caridad de la Comunidades Autónomas.

0
0 votos
22-04-2009
Publicidad
Lo que no se atreverí­a a decir en la calle, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, lo ha dicho en un debate organizado por El Mundo y la empresa de trabajo temporal Adecco. Al millón de parados sin cobertura, según la doctrina Corbacho, "no se les puede dar la espalda" pero sí­ negarles una prestación por desempleo. En todo caso, que sean las comunidades autónomas las que se impliquen en darles ayudas "coyunturales", una especie de prestación asistencial (¿350 euros?) que frene, al menos, la indignación y el malestar creciente. Lo que no se atreverí­a a decir en la calle, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, lo ha dicho en un debate organizado por El Mundo y la empresa de trabajo temporal Adecco. Al millón de parados sin cobertura, según la doctrina Corbacho, "no se les puede dar la espalda" pero sí­ negarles una prestación por desempleo. En todo caso, que sean las comunidades autónomas las que se impliquen en darles ayudas "coyunturales", una especie de prestación asistencial (¿350 euros?) que frene, al menos, la indignación y el malestar creciente.
El ministro, como ya decía Solbes, nos viene a decir que el Estado central no tiene más recursos para hacer frente a la situación de los parados que se quedan sin prestaciones. Sobre todo si los que hay se los entregan a la banca. ¿Pero no hay recursos o no están dispuestos a tomar las medidas necesarias para tenerlos?
Sólo aplicando una reducción del 10% a los gastos del Estado (dejando fuera de este reducción a los ministerios de Vivienda, Sanidad, Ciencia, Trabajo y Seguridad Social) podrían ahorrarse unos 15.000 millones de euros, suficientes para conceder un subsidio de desempleo de 800 euros, durante 15 meses, a 1,2 millones de parados sin cobertura.
¿Qué ocurriría si aplicando una escala salarial de 1 a 10 (nadie cobrando menos de 1.000 euros mensuales, pero tampoco nadie más del tope máximo de los 10.000) se hiciera una redistribución interna de los salarios?  Pues que, además de garantizar que todos los trabajadores cobrarían por encima de los 1.000 euros, se generaría un ahorro de más de 3.000 millones de euros anuales, suficientes para incorporar a más de 200.000 parados sin prestaciones al mercado de trabajo con salarios de entre 1.000 y 1.400 euros mensuales.
¿No hay de dónde sacar recursos señor Corbacho? ¿O lo que no hay es vergüenza y decisión para hacer otra política que no sea la de Botín?
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad