"No es lógico que la financiación catalana per cápita esté por debajo de la media española"

Chaves promete a Montilla más dinero para que no quede "por debajo de la media", reaviva el debate de la financiación autonómica y pone en marcha la solidaridad a la inversa, de las regiones más pobres con las más ricas.

0
0 votos
22-04-2009
Publicidad
La primera reunión de Chaves con el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha confirmado las peores previsiones, entrando a aceptar el terreno de juego y las exigencias defendidas por el tripartito: más dinero para Cataluña, negociado al margen del resto de autonomí­as; bilateralidad en las relaciones con el Estado; y que el nuevo modelo de financiación se cierre cuanto antes. De la reunión Montilla ha salido con la promesas de elevar el dinero a repartir entre las comunidades autónomas, de 8.000 a 12.000 millones de euros, para que Cataluña pueda recibir más. Todo en la lí­nea de intentar cuadrar el "sudoku" de la financiación autonómica creado por Zapatero para cumplir sus compromisos con sus aliados nacionalistas. La primera reunión de Chaves con el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha confirmado las peores previsiones, entrando a aceptar el terreno de juego y las exigencias defendidas por el tripartito: más dinero para Cataluña, negociado al margen del resto de autonomí­as; bilateralidad en las relaciones con el Estado; y que el nuevo modelo de financiación se cierre cuanto antes. De la reunión Montilla ha salido con la promesas de elevar el dinero a repartir entre las comunidades autónomas, de 8.000 a 12.000 millones de euros, para que Cataluña pueda recibir más. Todo en la lí­nea de intentar cuadrar el "sudoku" de la financiación autonómica creado por Zapatero para cumplir sus compromisos con sus aliados nacionalistas.
Lo dijimos, “si son ciruelos cómo van a dar manzanas”, cuando Zapateo nombró a Manuel Chaves, el ex presidente de la Junta de Andalucía que aprobó un Estatuto para “blindar” el río Guadalquivir, como vicepresidente de Política Territorial.
Han prevalecido los intereses de las castas políticas y la burguesía local, y los intereses del propio PSOE, chantajeado por las exigencias de Montilla, “uno de los suyos” en Cataluña. Para nada han tenido en cuenta la solidaridad entre las diferentes comunidades: ¿por qué no negocian la financiación autonómica en el Consejo de Política Fiscal y Financiera donde están representadas todas las autonomías?
Para nada han tenido en cuenta que con sus concesiones a unas burguesías regionales lo único que han hecho es poner en marcha la envenenada espiral de las reclamaciones de otras comunidades. Así el presidente valenciano, Francisco Camps, ya anuncia que reclamará 1.000 millones de euros más cada año para su Comunidad.
Pero sobre todo, para nada han tenido en cuenta la situación de crisis extrema, negociando al margen de los intereses generales un reparto de dinero que, o no se va a poder cumplir o va a tener que ser a costa de aumentar el déficit e hipotecar aún más a todos los ciudadanos. Y no partiendo de que en las condiciones actuales, incluso como piden algunos sectores del PSOE (el propio Felipe González), hay que relegar cualquier cambio de modelo de financiación o reivindicación autonómica a poner todos los recursos del país y del Estado a trabajar en la misma dirección: salir de la crisis dando solución a la inmensa mayoría de los ciudadanos vivan donde vivan. Salir de la crisis es el máximo interés de vascos, catalanes, castellanos, valencianos… o andaluces.
 
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad