Desarticulada una célula terrorista que planificaba el asesinato de Evo Morales

Matar a Evo y dividir Bolivia

"Estos grupos buscaban por ví­a violenta tomar el poder y, si no conseguí­an tomar el poder, dividir alguna región" Evo Morales. Son terroristas contratados por croatas nazis apoyados por la CIA.

0
0 votos
21-04-2009
Publicidad
La policí­a boliviana acaba de desarticular una célula terrorista cuyo objetivo eran promover un golpe de estado a través del magnicidio o en, cualquier caso, conseguir dividir alguna región de l resto del paí­s. Somos testigos del "enésimo" intento violento de la oligarquí­a separatista cruceña, con el inestimable apoyo de Washington, por acabar con el gobierno de Morales.
 El presidente boliviano. TeleSUR
El presidente boliviano. TeleSUR
La policí­a boliviana acaba de desarticular una célula terrorista cuyo objetivo eran promover un golpe de estado a través del magnicidio o en, cualquier caso, conseguir dividir alguna región de l resto del paí­s. Somos testigos del "enésimo" intento violento de la oligarquí­a separatista cruceña, con el inestimable apoyo de Washington, por acabar con el gobierno de Morales.
Conformada por varios extranjeros, entre ellos un croata, un rumano y un irlandés, la célula terrorista fue desarticulada en Santa Cruz. La región donde se concentra el poder de la oligarquía separatista del país.

Aunque la policía prefiere ser cauta en sus informaciones, debido principalmente a que al parecer hay más elementos terroristas y es necesario llegar hasta los instigadores del plan, algunos datos son particularmente significativos.

Los mercenarios estarían relacionados con los recientes atentados bomba en esta ciudad. La semana anterior hubo un atentado contra el Cardenal Julio Terrazas, máxima autoridad de la Iglesia Católica del país y hace tres semanas el viceministro de Autonomías fue víctima de un hecho similar.

Estamos ante el desmantelamiento de una célula terrorista muy activa que buscaba crear un clima de desestabilización en el país proclive a un golpe de Estado.
 
¿Quién está detrás de la conformación de este grupo terrorista?

El vicepresidente Álvaro García Linera, quien también era objetivo de los terroristas, anunció este domingo que la banda podría estar respaldada por algún sector empresarial conservador, organizaciones “cívicas” y personalidades políticas del país.

Al parecer la policía tiene el registro de varias reuniones de sus miembros, aunque aún no los ha hecho públicos.

La relación directa entre el expulsado (por conspiración) embajador norteamericano y la oligarquía separatista nos da una pista de la manera en que esta plan ha sido orquestando.
 
¿Qué relación tiene esta oligarquía con mercenarios croatas y de Europa del Este?

La oligarquía separatista cruceña está conformada por un pequeño núcleo de familias ligadas al poder terrateniente, la industria láctea, cervecera, petrolera y los medios de comunicación.

Por asombroso que parezca, estas familias llegaron al país tras la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno boliviano aceptó, a solicitud de la CIA, dar refugio a miembros perseguidos de la Ustacha, la organización fascista croata. Desde entonces sus relaciones con la CIA y la DEA siempre han sido intensas.

Los autonomistas cruceños son los descendientes de estos destacados genocidas nazis y quienes capitanean los proyectos separatistas y autonomistas desde el inicio del gobierno de Evo Morales.

Muchos de los llamados “comités cívicos cruceños”, que se presentan en los medios de comunicación como organizaciones de masas, son grupos con ideología nazi y racista. Auténticos matones a sueldo que imponen el “proyecto autonómico” donde haga falta.

No es la primera vez desde que Evo Morales llegó al poder, que se intenta acabar con su gobierno a través del terrorismo. En el 2006, con tan sólo dos meses en el gobierno, las autoridades del país detuvieron a un norteamericano acusado de dos atentados con bomba que dejaron dos muertos y ocho heridos en dos hoteles de La Paz.

En aquel momento Evo Morales declaró “¿Estados Unidos nos manda a norteamericanos a hacer terrorismo en Bolivia?”.

No estamos ante nada nuevo, son “viejas recetas” de guerra sucia y desestabilización usadas tradicionalmente por Washington en el continente.

Hay que seguir de cerca los próximos acontecimientos.

Esta gente está dispuesta a cualquier cosa por recuperar sus privilegios y el poder en Bolivia.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad