Zaragoza. Corrupción en La Muela

El dolor de muela

Lo que se escondí­a detrás de la detención de la alcaldesa de La Muela es un auténtico rosario de prevaricaciones y corrupción.

0
0 votos
21-04-2009
Publicidad
El urbanismo ha dado de comer al poder local. Este modelo, en el que abundan las recalificaciones y la prevaricación, ¿es tan sólo una ví­a rápida de enriquecimiento de algunas manzanas podridas? ¿o estamos ante un modelo del que sólo ha trascendido lo más escandaloso? El urbanismo ha dado de comer al poder local. Este modelo, en el que abundan las recalificaciones y la prevaricación, ¿es tan sólo una ví­a rápida de enriquecimiento de algunas manzanas podridas? ¿o estamos ante un modelo del que sólo ha trascendido lo más escandaloso?
Primero fue Roca en Marbella. Ahora es Pinilla en La Muela. Nombre y población. Así es como se conocen, más allá del apelativo que utiliza la policía (operación Malaya, operación Los Molinos), los casos de corrupción más flagrantes.
Los detalles de La Muela son un auténtico manual. De ellos se pueden extraer guías para la detección y limpieza a fondo de los consistorios españoles.
   Un total de 185.769 aragoneses vivían por debajo del umbral de la pobreza el año pasado, unos 18.500 más que en 2007, cuando esa cifra alcanzó las 167.268, debido a la crisis, que agrava la situación de las familias más vulnerables, y a la falta de inversión pública en acción social.
    Un total de 24 vehículos de alta gama que el grupo familiar de la alcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla  exhibía y las 67 fincas registradas a su nombre en diferentes partes del municipio, fueron los que hicieron sospechar el cobro de comisiones y el uso de información privilegiada para la compra-venta urbanística.
    La flota
    Llamativo es el breve periodo de tiempo en el que fueron adquiridos los vehículos, como los tres BMW que el marido y dos hijos de la alcaldesa compraron en solo tres meses, o el Audi S8 propiedad de Carmelo Aured, primo de Pinilla, y que está valorado en 107.000 euros.
    Ni el presidente de la Sociedad Urbanística del ayuntamiento Aranade, Julián de Miguel, ni sus hijos tienen flota alguna a su nombre pero la empresa ha adquirido siete turismos de alta gama.
    Los terrenos
    En cuanto a  la compra y venta de terrenos, los  informes que maneja la policía objetivizan que la familia de la alcaldesa (lo que la policía llama el grupo familiar Pinilla) compraba suelo rústico a un precio muy bajo antes de que se aprobara el Plan General de Ordenación Urbana  y después multiplicaba su valor al ser recalificadas. La alcaldesa aparece como la titular de diez fincas y su marido, de ocho. La sociedad de este último, además, tiene 21 terrenos, mientras que Carmelo Aured, el primo,  y su mujer suman 13.
    De esta práctica se beneficiaron otros, como la Promotora Santa Rosa, propietaria de la mayor parte de los terrenos de Ciudad Zaragoza Golf, que cuenta con 35 inmuebles urbanos y 8 rústicos. En concreto, el Ayuntamiento de La Muela cedió fincas a la Sociedad Urbanística (gestionada por Aranade) que luego se vendieron a empresas privadas a un precio inferior al de mercado. Uno de los casos más notorios fue el de la cuarta fase del polígono Centrovía, en el que el Ayuntamiento puso a disposición de la Sociedad Urbanística 239 hectáreas de suelo, a un precio de 0,044 euros el metro cuadrado. En esa misma fecha (julio de 2003), la propia sociedad había comprado terreno en la misma zona y lo había pagado a 6 euros el metro cuadrado. Lo que significa que el Ayuntamiento lo vendió a un precio 136 veces inferior al de mercado, con el consiguiente perjuicio para las arcas municipales.
     La Policía cree que los beneficios de algunas de esas operaciones pudieron guardarse en cajas de seguridad como la que tenía la alcaldesa, con 400.000 euros, o Julián de Miguel, en la que se encontraron 500.000 euros y cuatro lingotes de oro (por un valor de 23.000 euros cada uno).
    La alcaldesa niega todo, niega haber cobrado nunca una comisión.
    Repetimos. Un total de 185.769 aragoneses vivían por debajo del umbral de la pobreza el año pasado, unos 18.500 más que en 2007, cuando esa cifra alcanzó las 167.268, debido a la crisis, que agrava la situación de las familias más vulnerables, y a la falta de inversión pública en acción social. Sin comentarios.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad