Literatura

Bolaño, personaje y lector de Cercas

En "Soldados de Salamina", Cercas convirtió a Bolaño en personaje de novela. Luego, el chileno, le devolvió la jugada, con una crí­tica memorable

2
3 votos
20-04-2009
Publicidad
Ahora que Javier Cercas ha vuelto a ocupar el espacio central del panorama literario español con su nueva "novela", "Anatomí­a de un instante", centrada en los sucesos del 23-F, y de la que muy pronto daremos cuenta, quizá sea el mejor momento para recuperar una curiosa anécdota literaria. En una de sus novelas anteriores, "Soldados de Salamina", Javier Cercas incluyó a un personaje que se llamaba Bolaño, era escritor, era chileno y viví­a en Blanes. Roberto Bolaño, que a la sazón era escritor, chileno y viví­a en Blanes, correspondió al "gesto" de Cercas con una crí­tica memorable de su novela, que encontramos entre los interesantí­simos textos de su libro "Entre paréntesis", toda una guí­a de la cocina literaria del gran Bolaño. Ahora que Javier Cercas ha vuelto a ocupar el espacio central del panorama literario español con su nueva "novela", "Anatomí­a de un instante", centrada en los sucesos del 23-F, y de la que muy pronto daremos cuenta, quizá sea el mejor momento para recuperar una curiosa anécdota literaria. En una de sus novelas anteriores, "Soldados de Salamina", Javier Cercas incluyó a un personaje que se llamaba Bolaño, era escritor, era chileno y viví­a en Blanes. Roberto Bolaño, que a la sazón era escritor, chileno y viví­a en Blanes, correspondió al "gesto" de Cercas con una crí­tica memorable de su novela, que encontramos entre los interesantí­simos textos de su libro "Entre paréntesis", toda una guí­a de la cocina literaria del gran Bolaño.
El texto de Bolaño se titula "La última novela de Javier Cercas" y comienza con un juego muy propio del estilo del chileno: "Se llama "Soldados de Salamina" (Tusquets, 2001) y el narrador es un tal Javier Cercas que evidentemente no es el Javier Cercas que yo conozco y con el que suelo tener largas conversaciones sobre los temas más peregrinos del mundo. El que yo conozco está casado, tiene un hijo, su padre aún vive. Por el contrario, el narrador de "Soldados de Salamina" se presenta a sí mismo, desde las primeras líneas de la novela, de esta forma: "Tres cosas acababan de ocurrirme por entonces: la primera es que mi padre había muerto; la segunda es que mi mujer me había abandonado; la tercera es que yo había abandonado mi carrera de escritor". Las tres aseveraciones son falsas, o mejor dicho, en este cruce de posibilidades que para mayor comodidad llamamos realidad, son falsas, aunque probablemente en otra disposición de la realidad, o de la pesadilla, son verdaderas. Este Cercas hipotético prepara un reportaje sobre el escritor Sánchez Mazas, personaje perfectamente real y que fue uno de los fundadores del fascismo español.

Todo lo que se cuenta sobre Sánchez Mazas en la novela se ciñe irrestrictamente (aunque con Cercas nada es irrestricto) a la realidad histórica: la juventud de Sánchez Mazas, sus libros, sus amigos, su actividad política, sus desgtracias. Luego llega la Guerra Civil y el escritor fascista es encarcelado en la zona republicana. El detonante de la novela sucede al final de la guerra y hoy tal vez pueda parecernos una anécdota singular (o no), pero en aquellos tiempos era una práctica usual y feroz: Sánchez Mazas y un grupo de prisioneros nacionales son llevados a una pequeña localidad catalana y fusilados. Todos mueren, menos Sánchez Mazas, que escapa y es perseguido sin mucho entusiasmo. En un momento determinado, uno de los soldados que lo persiguen lo encuentra, oculto tras unos matorrales. El jefe de la partida pregunta si allí hay algo. El soldado republicano observa a Sánchez Mazas, lo mira a los ojos, y dice que no hay nadie. Luego se da la vuelta y se marcha.

La segunda parte de la novela cuenta la historia de Sánchez Mazas (que para mi gusto no hizo nada bueno sino engendrar a Sánchez Ferlosio, uno de los mejores prosistas españoles del siglo XX) y el interminable desencanto intelectual que nunca se tradujo en desencanto vital de muchos falangistas españoles.

La tercera parte se centra en el desconocido soldado republicano que le salvó la vida a Sánchez Mazas, y aquí aparece un personaje nuevo, un tal Bolaño, que es escritor y chileno y vive en Blanes, pero que no soy yo, de la misma manera que el Cercas narrador no es Cercas, aunque ambos son posibles e incluso probables.  A través de este Bolaño el lector accede a la historia de Miralles, que pasó como soldado en retirada por el lugar en el que asesinaron a los falangistas e intentaron asesinar a Sánchez Mazas, y que luego cruzó la frontera a Francia y estuvo una temporada en un campo de concentración en los alrededores de Argelès y que se alistó, para salir del campo, en la Legión Extranjera francesa y que tras la derrota de Francia en 1940 siguió al general Lecrerc en la marcha prodigiosa desde el Magreb hacia el Chad, y que participó en varias batallas contra los italianos y el Africa Korps y que luego, encuadrado en la 2ª División Blindada francesa, peleó en la batalla de Normandía y entró en París y luego combatió en la zona de Estrasburgo hasta que una mina, ya en territorio alemán, lo apartó definitivamente de la guerra. La búsqueda de este Miralles, a quien Bolaño frecuentó durante tres veranos en un cámping cercano a Barcelona, se convierte en la clave de la novela. Por supuesto, Cercas no sabe (ni su amigo tampoco) si Miralles está vivo o no. Sólo sabe que vivía en Dijon, que había adquirido la nacionalidad francesa y que en aquel momento debía de tener más de ochenta años o estar muerto. La tercera parte de la novela es la búsqueda de Miralles, a quien Cercas sólo le quiere hacer una pregunta, en el supuesto de que él sea el soldado que no quiso matar a Sánchez Mazas: ¿por qué?

Con esta novela, saludada con entusiasmo por la crítica y cuya traducción al francés y al italiano se concretó incluso días antes de que apareciera en las librerías españolas, Javier Cercas se coloca en el reducido grupo de cabeza de la narrativa española. Su novela juega con el hibridaje, con el "relato real" (que el mismo Cercas ha inventado), con la novela histórica, con la narrativa hiperobjetiva, sin importarle traicionar cada vez que le conviene estos mismos presupuestos genéricos para deslizarse sin ningún rubor hacia la poesía, hacia la épica, hacia donde sea, pero siempre hacia delante".
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

Paquino (invitado) 19-04-2017 18:47

La novela de Cercas es una mierda. Tú Bolaño sí eres grande. Nunca debiste escribir este artículo salvando la cara de un fascista. por cierto el fascista es Cercas.