Elecciones en Sudáfrica

Se espera victoria del histórico partido de Mandela

Lejos de jugar en contra al partido, la personalidad de Jacob Zuma, el "Showman zulú", es un factor de atracción. En los últimos dí­as, un diario local lo bautizó como el "Presidente animador".

0
0 votos
20-04-2009
Publicidad
La asistencia de Mandela al cierre de campaña dará al CNA un significativo empujón antes de las elecciones, que según analistas llevarí­an al partido gobernante a perder su mayorí­a de dos tercios en el Parlamento, en medio de crí­ticas por su desempeño en la lucha contra la pobreza, el crimen y el sida. La asistencia de Mandela al cierre de campaña dará al CNA un significativo empujón antes de las elecciones, que según analistas llevarí­an al partido gobernante a perder su mayorí­a de dos tercios en el Parlamento, en medio de crí­ticas por su desempeño en la lucha contra la pobreza, el crimen y el sida.

Nelson Mandela asistió el domingo al mitin de cierre de campaña del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), dando al partido un impulso a puertas de las elecciones que el paí­s celebrará el 22 de abril.

Es muy posible que el CNA gane los comicios, pero enfrenta su mayor desafí­o desde su llegada al poder tras el término de la segregación racial en 1994.

El ex presidente Mandela, de 90 años, fue llevado hasta un atestado estadio deportivo y recibió los aplausos de decenas de miles de seguidores del CNA, reunidos para un mitin encabezado por el lí­der de la facción, Jacob Zuma.

El también premio Nobel de la Paz llamó a los militantes a recordar que nuestra principal tarea es erradicar la pobreza y asegurar una vida mejor para todos. Por su parte, el lí­der del CNA y favorito para ocupar la presidencia del paí­s, Jacob Zuma, llamó a la unidad y dijo que el paí­s pertenece a todos, negros y blancos, y reiteró que el caso de corrupción en el que estuvo implicado fue parte de una campaña polí­tica para desprestigiarlo. Pese a la ventaja en las encuestas, que dan 60 por ciento de los votos al CNA, algunos analistas advierten que el partido gobernante puede perder su mayorí­a de dos tercios en el Parlamento por su desempeño en la lucha contra la pobreza, el crimen y el sida.

Lejos de jugar en contra al partido, la personalidad de Jacob Zuma, el "Showman zulú", es un factor de atracción. En los últimos dí­as, un diario local lo bautizó como el "Presidente animador".

El mismo Zuma expresó mejor que nadie su forma de ser relajada y desenfadada en los últimos tramos de lo que fue un largo camino hacia la presidencia. "¿Cómo podrí­a estar estresado? No existe una palabra en zulú para estrés", explicó.

Zuma luchó contra el apartheid, estuvo 10 años preso junto a Mandela y a pesar de que no tuvo educación formal, pocos dudan de su inteligencia. Aunque es un populista que se precia de tener el apoyo de los pobres, no hay que olvidar que en Sudáfrica hay división de poderes, libertad de prensa y la oposición, aunque minoritaria, se deja oí­r. Zuma es un lí­der pintoresco, pero pocos creen que pueda cambiar drásticamente el rumbo. Y si se sabe rodear, incluso podrí­a sorprender con un buen gobierno

La asistencia de Mandela al cierre de campaña dará al CNA un significativo empujón antes de las elecciones, que según analistas llevarí­an al partido gobernante a perder su mayorí­a de dos tercios en el Parlamento, en medio de crí­ticas por su desempeño en la lucha contra la pobreza, el crimen y el sida.

El nuevo partido Congreso del Pueblo (COPE), formado por disidentes del CNA, y una revitalizada oposición de la Alianza Democrática esperan beneficiarse con el descontento público, generado además por escándalos de corrupción surgidos al interior de la facción gobernante.

El CNA indicó que su último mitin de campaña serí­a uno de los mayores eventos polí­ticos vistos en el paí­s. El cierre de campaña se realiza en dos estadios deportivos de Johannesburgo, que cuentan con una capacidad combinada para 100.000 personas.

Los fiscales estatales han dado al CNA un impulso dejando de lado los cargos en contra de Zuma, a quien es muy posible que el nuevo Parlamento elija como presidente. Zuma ha señalado que el caso de corrupción en el que se le implicó fue parte de una campaña polí­tica para socavarlo.

Más de 23 millones de personas, incluidas 16 mil en la diáspora sudafricana, se han registrado para votar en lo que será la elección más importante desde el fin del apartheid en 1994, según la Comisión Electoral Independiente (CEI).

Más de 43% de los 48,5 millones de habitantes de la mayor economí­a del continente vive bajo el nivel de pobreza y el desempleo roza el 40%, a pesar de que el territorio sudafricano es rico en minerales y metales preciosos.

En los barrios marginales y las zonas rurales, las escuelas y los hospitales públicos carecen de medios y de personal calificado, y el sida hace estragos, con 5,5 millones de seropositivos, más de el 11 % de la población.

Otro problema es la criminalidad. Con unos 50 homicidios por dí­a, la policí­a y los tribunales sudafricanos están desbordados.

Si bien el paí­s no sufrió el impacto inicial de la crisis financiera global, las estadí­sticas oficiales mostraron que la economí­a se encogió en un 1,8% en octubre, noviembre y diciembre de 2008.

Aunque Sudáfrica evitó técnicamente una recesión porque el año pasado creció un 3,8%, (en comparación con un 5% en 2007), no prevén una recuperación rápida.

para este año se espera que desaparezcan hasta medio millón de puestos de trabajo, en un paí­s donde el desempleo alcanza en la actualidad un 25%, aunque algunos expertos dicen que el porcentaje real es del 35%.

La caí­da de los precios de las materias primas ha afectado enormemente a la industria minera, en particular a la del platino.

El paí­s es uno de los lí­deres a nivel mundial en la producción de este metal que se utiliza para fabricar convertidores catalí­ticos para los automóviles, otra de las industrias más afectadas por la crisis. Lonmin, la tercera empresa de platino en el mundo acaba de anunciar un recorte de 5.500 empleos y a principios de mes, la compañí­a Anglo American dijo que recortarí­a unos 10.000 puestos de trabajo luego de que sus ganancias netas cayesen en un 29%.

El gobierno reconoce que será necesario seguir cortando el fluido eléctrico periódicamente al menos hasta julio (tienen un serio problema energético). Para hacernos una idea del problema energético que vive Sudáfrica basta decir que sus minas se vieron obligadas a parar mes pasado durante varios dí­as y la industria también se vio seriamente afectada por los cortes en el suministro.

La elevación de los precios de los alimentos y de la energí­a ha dejado a los sudafricanos en una situación difí­cil y la subida de tipos no ha conseguido por el momento frenar la inflación.

El debilitamiento de la economí­a global, junto con los miedos a la recesión de Estados Unidos, han debilitado la economí­a. La crisis del crédito internacional ha hundido el entusiasmo de los inversores por invertir en economí­as emergentes como la sudafricana, y las incertidumbres que vive el paí­s sobre el suministro eléctrico no han ayudado a paliar la situación.

Los inversores extranjeros están vendiendo sus acciones en Sudáfrica y el rand, la moneda sudafricana, se ha depreciado un 20 % respecto al dólar. Esto último nos ayuda a hacernos una idea de cómo está la situación; si el rand se ha depreciado tanto respecto al dólar, pese a que el dólar también está en caí­da libre.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad