Manifestación contra los abusos bancarios

¡Vamos! ¡Todos contra la banca!

La protesta denunció, entre otros, una solución a los casos pendientes de fraudes al ahorro. Esperemos que esta sea la primera de muchas protestas contra los abusos de las entidades bancarias.

0
0 votos
19-04-2009
Publicidad
Si hay algo que la crisis ha puesto de manifiesto es el grado de usura y dominio que han llegado a adquirir las entidades bancarias sobre nuestras vidas. Convocados por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), el pasado sábado frente al Banco de España se convocó una manifestación con el lema "En defensa del ahorro de todos" y contra los abusos bancarios.
 Sábado 18 de abril, manifestación convocada frente a la sede del Banco de España por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) para denunciar la falta de actuación firme por parte del Banco de España y el supervisor bursátil CNMV para paralizar las prácticas abusivas.
Sábado 18 de abril, manifestación convocada frente a la sede del Banco de España por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) para denunciar la falta de actuación firme por parte del Banco de España y el supervisor bursátil CNMV para paralizar las prácticas abusivas.
Si hay algo que la crisis ha puesto de manifiesto es el grado de usura y dominio que han llegado a adquirir las entidades bancarias sobre nuestras vidas. Convocados por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), el pasado sábado frente al Banco de España se convocó una manifestación con el lema "En defensa del ahorro de todos" y contra los abusos bancarios.
El presidente de Adicae, Manuel Pardos, denunció que los ciudadanos son denigrados por las instituciones bancarias, criticó duramente las ayudas multimillonarias que reciben estas entidades, "que han arruinado España por su mala gestión y por su corrupción".

En un manifiesto, Adicae reclamó mayor control de los organismos supervisores, criticó la venta indiscriminada y engañosa de participaciones preferentes (deuda perpetua) o el aumento de las comisiones bancarias.

En cuanto al ahorro, Adicae, denuncia que la crisis, por las “bajas rentabilidades, altas comisiones y complejos productos que se comercializan con el único propósito para las entidades de captar dinero”.

Sobran motivos para protestar contra la banca que desde el inicio de la crisis, después de que el gobierno “socializara” sus pérdidas con los “planes de rescate” que pagamos todos los ciudadanos, encima:
 
A pesar de lo que ha recibido del gobierno de Zapatero, no le importa estrangular a pymes, autónomos y familias. Hasta febrero las entidades financieras recibieron en febrero 42.396 millones de euros, y concedieron en el mismo periodo tan sólo créditos nuevos por 5.301 millones. La octava parte de lo que captaron.
 
La banca sólo concede créditos en los que tiene la “máxima garantía”, pero ¿qué garantía ofrecieron ellas cuando se les han inyectado los miles de millones de euros?
 
Los intereses de los actuales créditos, hipotecarios y de todo tipo, están muy por encima del bajo precio del dinero del Banco Central Europeo y de la bajada, por ejemplo, del euribor. Aplica un diferencial de  + 2,5 puntos, el más alto desde hace 10 años.  La banca compra dinero y obtiene créditos a intereses bajísimos, pero los otorga a precio de oro multiplicando sus beneficios a través de la usura.
 
Con la crisis las comisiones que cobran las entidades bancarias por sus servicios más frecuentes (mantenimiento de cuenta, trasferencias, uso de la tarjeta de débito o crédito, por descubierto de cuenta, etc) han subido hasta un 66%.
 
Más de veinte entidades han modificado sus tarifas: Santander, Banesto, Caixa Catalunya, ING Direct, Banco Guizpuzcoano, CAM y Banco de Valencia, entre otras.
 
Las participaciones preferentes son para captar fondos y son una auténtica estafa. Son valores por los que se participa en el capital de una entidad -como las acciones ordinarias-, pero sin derecho de voto, ni una rentabilidad asegurada. La remuneración al partícipe, que suele ser muy alta al principio, depende de la obtención de beneficios. Por eso, en tiempos de crisis se corre el riesgo de no recibir nada. Son perpetuas (no se amortizan nunca) y sin obligación de pago de dividendos, por lo que computan como fondos propios.

Estos son algunos abusos, pero hay más, muchos más.

Todo esto ocurre gracias a la complicidad criminal del gobierno a través del Banco de España y el supervisor bursátil Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad