El corralito del este empieza ha afectar a Austria

Krugman ve a Austria como próximo candidato a la bancarrota

Lo cierto es que la banca austrí­aca es la más expuesta en los paí­ses de Europa del Este, con un volumen de créditos pendientes de unos 300.000 millones de dólares, lo que equivale al 70% del Producto Interior Bruto (PIB) del paí­s alpino.

0
0 votos
19-04-2009
Publicidad
El propio Krugman se ha mostrado sorprendido de que sus palabras hayan causado una tormenta de crí­ticas e indignación en Austria. "Parece que he llegado al nivel de poder causar indignación por decir lo obvio", escribió en su blog. El propio Krugman se ha mostrado sorprendido de que sus palabras hayan causado una tormenta de crí­ticas e indignación en Austria. "Parece que he llegado al nivel de poder causar indignación por decir lo obvio", escribió en su blog.
La afirmación del último Premio Nobel de Economí­a, Paul Krugman, de queAustria es un candidato a la bancarrota por su fuerte presencia en Europa del Este ha causado indignación entre los máximos responsables de la república alpina.

"Absurdo, imprudente y envidioso". Esas son algunas de respuestas de ministros, economistas y empresarios a las declaraciones hechas por el economista estadounidense en el marco de una conferencia ofrecida el pasado lunes sobre la crisis económica mundial.

Krugman señaló ante un grupo de periodistas en la Universidad de Princeton (EEUU) que "a Islandia e Irlanda les va muy mal. Austria podrí­a unirse a esa liga como tercer paí­s".

Lo cierto es que la banca austrí­aca es la más expuesta en los paí­ses de Europa del Este, con un volumen de créditos pendientes de unos 300.000 millones de dólares, lo que equivale al 70% del Producto Interior Bruto (PIB) del paí­s alpino.

No obstante, los responsables en Viena aseguran que todo está bajo control, alegando que Europa del Este no es un "bloque único" y que las riegos asumidos por la banca son "manejables".

El ministro de Finanzas, el democristiano Josef Proll, se mostró indignado por las declaraciones de Krugman y dijo que se deben a "la envidia que sienten algunos por los grandes éxitos de las empresas austrí­acas en el Este de Europa".

El jefe de la patronal austrí­aca, Christoph Leitl, agregó que "está harto" de que difamen a la economí­a austrí­aca por su fuerte presencia en esa región, mientras que el jefe del Banco Central de Austria, Ewald Nowotny, destacó que la "solvencia del paí­s no está en peligro".

A pesar de los posibles riegos asumidos en Europa del Este, las agencia internacionales de calificación de riesgo acaban de confirmar el prestigioso estatus de AAA para la deuda austrí­aca.

El economista Berhard Felderer, jefe del estatal Instituto de Estudios Superiores (IHS), aseguró que el análisis de Krugman se basa "en el usual error" de asumir que el Este de Europa es un bloque compacto.
Según este experto, ciertos paí­ses, como Polonia, la República Checa y
Eslovaquia no se pueden comparar con Ucrania y Rumaní­a, los dos paí­ses más afectados por la crisis hasta ahora.

Además, Felderer recordó que la Unión Europea se ha comprometido a ayudar y rescatar a todos los paí­ses miembros de la UE en caso de necesidad, lo que da ciertas garantí­as a los bancos austrí­acos.

El propio Krugman se ha mostrado sorprendido de que sus palabras hayan causado una tormenta de crí­ticas e indignación en Austria.
"Parece que he llegado al nivel de poder causar indignación por decir lo obvio", escribió en su blog.

"¿Está Austria perdida? Claro que no. Pero podrí­a necesitar un rescate bancario que comprometerí­a seriamente los recursos del Estado", agregó el economista.

Ante la polémica causada, el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, salió en defensa de la república alpina.

"La situación de Austria es bastante buena", dijo Strauss-Kahn el jueves en declaraciones a la emisora austrí­aca ORF. "No me preocupo mucho por Austria estos dí­as", agregó.

Pero en la orgullosa Austria, principal beneficiado económico de la ampliación de la UE a los paí­ses ex comunistas, no todos parecen estar ya tan seguros de que las cosas vayan tan bien.

El diario liberal "Der Standard" escribe hoy que los ataques de Viena contra Krugman se deben a dos posibles causas: o el economista ha difamado al paí­s de tal forma que requiere una respuesta firme o ha dicho una verdad que por razones de Estado no debe ser publicada.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad