Cumbre de las Américas

Crónica de una cumbre anunciada

Evo pidió que se levante el bloqueo a Cuba y que la isla participe de la próxima Cumbre de las Américas, algo que en mayor o menor medida repetirí­an los doce mandatarios de América del Sur.

0
0 votos
19-04-2009
Publicidad
Obama escuchó a los doce presidentes con atención, tomó notas y luego hizo un comentario sobre lo que habí­an dicho. Los diplomáticos Latinoamericanos no recordaban un antecedente de un presidente norteamericano tomándose ese trabajo.
  Chávez, lo sorprendió de nuevo, esta vez con el obsequio. “Con afecto”, leyó el norteamericano en la primera página el libro autografiado. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, que habla inglés, le explicó que era un libro de un prestigioso escritor uruguayo que revisaba la historia del continente. “Ah, yo pensé que era de él”, respondió Obama, en referencia a Chávez. El norteamericano tendrá que buscarse un traductor porque el ejemplar que le regalaron está escrito en español. (EFE)
Chávez, lo sorprendió de nuevo, esta vez con el obsequio. “Con afecto”, leyó el norteamericano en la primera página el libro autografiado. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, que habla inglés, le explicó que era un libro de un prestigioso escritor uruguayo que revisaba la historia del continente. “Ah, yo pensé que era de él”, respondió Obama, en referencia a Chávez. El norteamericano tendrá que buscarse un traductor porque el ejemplar que le regalaron está escrito en español. (EFE)
Obama escuchó a los doce presidentes con atención, tomó notas y luego hizo un comentario sobre lo que habí­an dicho. Los diplomáticos Latinoamericanos no recordaban un antecedente de un presidente norteamericano tomándose ese trabajo.
El presidente venezolano, Hugo Chávez, no sólo se dijo convencido de que las golpeadas relaciones bilaterales entre Caracas y Washington mejorarán, sino que anunció que ya designó como su nuevo embajador en Estados Unidos a Roy Chaderton, diplomático de larga carrera, abogado de 67 años y actual representante de esta nación ante la Organización de Estados Americanos (OEA). Chaderton ya ha sido canciller y embajador en Colombia, Francia y México.
Esto ocurrió después de que, en la mañana, Chávez regaló a Obama el libroLas venas abiertas de América Latina, que detalla la historia de dominación y saqueo de las grandes potencias en la región, del escritor uruguayo Eduardo Galeano.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, que habla inglés, le explicó que era un libro de un prestigioso escritor uruguayo que revisaba la historia del continente. "Ah, yo pensé que era de él", respondió Obama, en referencia a Chávez. El norteamericano tendrá que buscarse un traductor porque el ejemplar que le regalaron está escrito en español.

Chávez dijo esperar el visto bueno de Washington a la designación para conducir una nueva era de relanzamiento polí­tico y económico entre los dos paí­ses, después de que el cargo ha estado vacante desde septiembre, cuando ordenó retirar la delegación diplomática estadounidense, a la que acusó de intromisión en temas de la polí­tica venezolana.

El primero en hablar fue Evo Morales y, según comentarí­an luego integrantes de la comitiva que participaron del encuentro, resultó el expositor más duro. El presidente boliviano relató el último intento de golpe institucional que sufrió, en septiembre pasado, del cual formó parte activa el embajador norteamericano en La Paz, Philip Golberg. Evo resolvió entonces expulsarlo. Según comentó, la embajada de Estados Unidos no dejó de actuar de la misma manera, lo que lo llevó a echar al segundo de la representación diplomática. Morales comentó que veí­a hablar mucho de cambio pero que él no veí­a cambios en la polí­tica de Estados Unidos hacia Bolivia. Y, concretamente, le pidió a Obama que respondiera si condenaba el intento de magnicidio que Evo asegura haber desbaratado dí­as atrás, cuando la policí­a boliviana abatió a tres extranjeros en la provincia de Santa Cruz.

Obama escuchó a los doce presidentes con atención, tomó notas y luego hizo un comentario sobre lo que habí­an dicho. Los diplomáticos Latinoamericanos no recordaban un antecedente de un presidente norteamericano tomándose ese trabajo.

El norteamericano dio la sensación de no saber muy bien de qué le hablaban. Pero a Morales le respondió algo que repetirí­a en varias oportunidades en esa reunión y luego en la cumbre en general. Que hací­a apenas tres meses que habí­a asumido y que todaví­a su gestión no habí­a llegado a controlar todos los resortes de la administración. Tampoco que las cosas se podrí­an modificar de un dí­a para el otro, pero aseguró que en su gestión eso que contaba Evo Morales no volverí­a a suceder.

Evo pidió que se levante el bloqueo a Cuba y que la isla participe de la próxima Cumbre de las Américas, algo que en mayor o menor medida repetirí­an los doce mandatarios de América del Sur. Hasta el colombiano Álvaro Uribe -a quien se podrí­a considerar más a la derecha de todos los presidentes sudamericanos reclamó el fin del embargo.


Obama ratificó lo dicho el viernes en su discurso inaugural, que cambiarí­a la polí­tica que tuvo su paí­s hacia Cuba. Con todo, de nuevo esquivó una definición puntual sobre el bloqueo. Pero en las comitivas sudamericanas habí­an evaluado positivamente las declaraciones de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que consideró un error las medidas que su paí­s habí­a puesto en práctica respecto a la isla. "Eso sólo justificó la cumbre", definió Cristina Kirchner a propósito de la promesa de Obama sobre Cuba.

Lula le recomendó al norteamericano que enviara a Hillary -estaba sentada detrás del presidente- o a algún otro funcionario para que visitara pronto Venezuela y Bolivia, como forma de distender rápidamente las relaciones con los dos paí­ses sudamericanos con los que la Casa Blanca habí­a tenido más problemas últimamente. El brasileño también planteó una moción que la presidenta argentina retomó luego con entusiasmo: la inconveniencia de que funcionarios norteamericanos opinaran con liviandad sobre asuntos de los restantes paí­ses del continente. "Eso no contribuye a mejorar el clima en la relación en las Américas", subrayó Lula. Luego de los episodios con los fiscales del caso Antonini Wilson y, más recientemente, con el jefe de la CIA, Leon Panetta.

Lula, pidió además que se abra un diálogo directo entre La Habana y Washington, y sostuvo que un restablecimiento de las relaciones será la señal importante que marcará el futuro de los ví­nculos entre Estados Unidos y América Latina.
Pero Chávez fue más allá al apuntar que iba a proponer "la travesura" de que la próxima Cumbre de las Américas se efectuara en La Habana, en medio de risas y aplausos de sus homólogos.
"Qué bueno que Obama tome nota y responda algunos de los interrogantes que tenemos nosotros", comenzó diciendo Chávez, encantado en esta cumbre con el presidente norteamericano. "Los Estados Unidos deben romper con esa concepción de vernos como el patio trasero.

El presidente boliviano, Evo Morales, dijo que halló elementos positivos en el discurso de Obama, aunque advirtió que aún no se nota el cambio con su paí­s. Apuntó: si Obama cumple su palabra, va bien, pero refutó su petición de olvidar el pasado, porque no podemos olvidar nuestra historia, que se debe corregir y acabar con el intervencionismo.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad