La Crisis en el Campo

Entrevista a Miguel López - S. Gral COAG

Si el tejido productivo está en manos de un modelo más social, deberí­an estar más penalizados aquellos que no están contribuyendo a que se mejore el bienestar social.

0
0 votos
02-05-2009
Publicidad
Miguel López es Secretario General de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos - COAG -
 Entrevista a Miguel López - S. Gral COAG
Miguel López es Secretario General de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos - COAG -
Más de 15.000 ganaderos  se han manifestado en Madrid para pedir medidas "extraordinarias" al Gobierno por la crisis del sector lácteo. ¿Cuál es la situación?

El problema se origina cuando hay precios tan bajos que rondan los 30 cts, que no cubren ni si quiera los costes de producción. Estamos hablando de un sector que es deficitario en cuanto a la producción respecto al consumo. No estamos cubriendo ni si quiera lo que tenemos de cuota que son 6 millones de toneladas; estamos 300.000 por debajo. Y el consumo está en 9 millones de toneladas.

La cuestión es la falta de rentabilidad. El sector está al borde del precipicio. No hay que olvidar lo que es una explotación ganadera de lácteos, con dos ordeños al día, a veces hasta tres; donde no hay fines de semana, ni festivos, no hay nada, sólo trabajo, trabajo y trabajo. Es un sector que ha hecho su tarea, que ha invertido y tecnificado la explotación, que ha metido la genética, que ha tenido que comprar derechos de producción o cuotas, y que está inmerso en un fuerte endeudamiento a mayores.

No hay que olvidar tampoco que hemos pasado en diez años de unas 120.000 explotaciones a unas 24.000. Esto es una barbaridad hablando de un producto tan básico como la leche.

¿Cuáles son sus principales denuncias?

Europa está colocando sus excedentes aquí, y está utilizando las grandes cadenas alimentarias como circuitos de colocación de esta leche en tetrabrik, que sobre todo son marcas blancas.

No hay control ni de la calidad, ni de las importaciones, ni del etiquetado en origen. Esto es una barbaridad. Posiblemente nosotros hacemos una de las mejores leches del mundo y no lo tenemos reconocido.

Se está poniendo al borde del precipicio a un sector económico que es vital en el medio rural, porque genera movimiento económico y empleo. Pero no hay alternativa productiva en el medio rural, y es una expresión de cómo está el medio agrario. Estamos camino del exterminio si no se actúa de forma rápida.

¿Cuáles son las causas de todo esto?

Esto es consecuencia de la política agraria comunitaria, y de las decisiones que se han ido tomando en Europa con la coparticipación del Gobierno en España, llámese gobierno del PSOE o del PP.

Ya se habla de la eliminación de cuotas en el 2015. Eso significa que puede entrar a producir quien quiera, pero yo creo que el sector no va a llegar al 2015.

Entonces ¿hace falta una política independiente respecto a la producción y a los mercados a los que nos dirigimos?

¡Qué salga la Ministra española! ¿Por qué en un momento dado se produce una subida ficticia de la leche en España sin atender al análisis de nada? El problema entre el consumidor y el productor lo tienen los intermediarios, las grandes cadenas comerciales. ¡Qué todo el mundo sabemos que les están aplicando unos márgenes absolutamente abusivos! Y además están utilizando las importaciones para destrozar los precios en origen a los productores.

Están regulando el mercado a como ellos quiere porque son los que controlan la distribución. Una economía planificada al 100% no es la solución, pero pretender que la solución nos la traiga el mercado… el mercado no regula, especula. Si el 70% o el 80% del consumo lo controlan cuatro cinco grupos se pueden poner de acuerdo fácilmente.

Sin embargo los productores estamos dispersos. Cuando se habla de concentración de la oferta ¿cómo lo hacemos con un productor de leche en el País Vasco y yo en Andalucía?

Hace falta un cambio normativo. Es como hacer un código de circulación sin contar con los semáforos, sobre todo en los cruces.

Entonces ¿lo que se pone de manifiesto es la enorme dependencia de España de las principales potencias económicas, en cuotas y mercados?

Eso es total. Hay un problema global, no solo económico, es fundamentalmente político. Y el problema es que la política no tiene capacidad hoy por hoy de controlar la economía. Mientras no haya instituciones que tengan la capacidad de defender el interés general nos están llevando a un callejón sin salida.

Ni una economía planificada cien por cien, ni lo que llaman “libre mercado” que es el dominio abusivo de unos pocos sobre la mayoría. Se aprovechan de las diferentes condiciones laborales en otros países para luego competir con los de aquí.

Si en España un salario vale como diez en Marruecos, como no le podemos pedir a nadie que trabaje como diez y hay que pagar los servicios sociales en base a impuestos, y en otro lado no se pagan… además les estamos haciendo un flaco favor a los derechos sociales de esta gente en otros países.

Y después, ¿es que España está llamada a mantener solo un sector de servicios y el resto abandonarlo? Europa está desmantelando el campo, pero de forma inteligente. Se están quedando con sectores estratégicos continentalmente: la leche, el azúcar, el algodón…

En el azúcar hemos tenido que abandonar el 50% y se va a concentrar en el centro de Europa. En la leche pasa lo mismo. Con los cítricos se están haciendo acuerdos de cooperación con terceros, ¿a cambio de qué? De que estos abran la puerta a la tecnología, a las producciones continentales transformadas. ¿Tenemos nosotros producciones continentales transformadas?, somos deficitarios en leche, en azúcar, en cereales. ¿Hay algo más básico que esto?

Europa nos está poniendo el pie en el cuello.

¿No cree que sería bueno gravar o desgravar a las grandes fortunas en función de la generación de puestos de trabajo y tejido productivo?

Evidentemente. Cada cual tiene que pagar por lo que tiene y por lo que no aporta. Si el tejido productivo está en manos de un modelo más social, deberían estar más penalizados aquellos que no están contribuyendo a que se mejore el bienestar social.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad