Sectores en lucha

Entrevista a Francisco Bello, secretario xeral de Xóvenes Agricultores

La ganaderí­a española no llega a producir ni a la cuota láctea fijada en Bruselas

0
0 votos
19-04-2009
Publicidad
Francisco Bello empieza presentándonos su organización: "Xóvenes Agricultores es una organización regional que agrupa a más de 15.000 afiliados de distintos sectores, tanto de la ganaderí­a de leche como de carne, como la viticultura, la horticultura, dado que en Galicia tenemos todo tipo de producciones. LLevamos 25 años trabajando como organización profesional agraria sin ánimo de lucro, y a nivel nacional estamos integrados en la ASAJA, que representa a la mayorí­a de los agricultures de toda España. En las últimas elecciones aquí­ en Galicia obtuvimos el 49% de los votos, los que nos siguieron obtuvieron el 25% y el 13%, por tanto somos la organización mayoritaria." Francisco Bello empieza presentándonos su organización: "Xóvenes Agricultores es una organización regional que agrupa a más de 15.000 afiliados de distintos sectores, tanto de la ganaderí­a de leche como de carne, como la viticultura, la horticultura, dado que en Galicia tenemos todo tipo de producciones. LLevamos 25 años trabajando como organización profesional agraria sin ánimo de lucro, y a nivel nacional estamos integrados en la ASAJA, que representa a la mayorí­a de los agricultures de toda España. En las últimas elecciones aquí­ en Galicia obtuvimos el 49% de los votos, los que nos siguieron obtuvieron el 25% y el 13%, por tanto somos la organización mayoritaria."
DVd. ¿Cómo valoráis la manifestación en Madrid del viernes? Se dice que ha sido la más numerosa desde 1996.
FB: A nivel de ganaderos de leche por supuesto es de las más numerosas que yo recuerdo, y llevo 25 años en esto. La crisis es tan profunda y la amenaza de no recoger la leche de nuestras explotaciones es tan real, y a muchos ya les está sucediendo, que ha movido a todo el mundo. Los que no han ido es porque estaban de guardia en las explotaciones. Desde Galicia son 24 horas entre ir y volver y hay que ordeñar cuatro veces. Por lo tanto, el 100% del sector estaba en Madrid aunque la asistencia fuera de entre 12 y 14 mil personas.
DVd. Según la policí­a municipal eráis sólo cinco mil...
FB: Nosotros fletamos 120 autobuses y estaban todos llenos. Es más, a la una y media de la madrugada del dí­a 16 estábamos buscando más autobuses porque estábamos desbordados. Por tanto yo os aseguro que sólo de Galicia habí­a seis mil ganaderos. Yo no sé como cuenta la policí­a la gente.
DVd. Se contabilizan 100.000 granjas desparecidas en España. Las 24.000 que quedan no estáis dispuestas a cerrar. ¿Cómo está afectando la crisis?
FB: Nosotros llevamos de crisis toda la vida. Yo recuerdo de siempre los problemas con los precios. La leche nunca ha sido negocio. Dedicarse a la leche es básicamente una vocación y, es más, tampoco hay otra alternativa en muchos pueblos, concretamente en Galicia. La crisis es profunda porque los costes de producción superan los costes de la renta del litro de leche. No puede ser peor, vendemos a pérdidas. Y nosotros no podemos negociar un ERE colectivo con nuestras vacas. No les podemos decir "mira, estos seis meses no produzcáis hasta ver qué pasa". Porque ellas comen y dan leche todos los dí­as. Además, si nosotros cerramos las explotaciones, cosa que los bancos probablemente no nos dejarí­an porque hay que pagarles los préstamos. Pero, en caso de tener que cerrar, no tendrí­amos ningún tipo de remuneración social, no tenemos derecho a paro ni nada parecido. Lo único que queremos es que nos dejen trabajar. Sabemos hacerlo, somos profesionales, somos punteros en calidad y salubridad. Y lo único que queremos es producir, como mí­nimo la producción nacional. Tenemos una cuota asignada de 6,3 millones de toneladas y producimos 5,8, mientras el consumo nacional es entorno a las 9 millones de toneladas. Se está importando. Y no puede ser que la leche que se está importando, que no llega al 30% de lo que se consume marque el precio del 70% producido aquí­. Es una auténtica aberración. Encima no tenemos ministro de agricultura. Es una vergüenza que sea gallega y que lleva más de cinco años en el cargo y no ha hecho nada por el sector.
DVd. Parece irracional que a España se le fije una cuota de producción por debajo de su consumo nacional mientras que la francesa supera su consumo...
FB: Claro, los franceses tienen cuatro veces la cuota de España. Tienen más de 24 millones de toneladas. Y, a pesar de esto, el peso de la ministra en Bruselas ha sido tan raquí­tico y nefasto que no ha conseguido más que aumentar la diferencia. Hemos conseguido un aumento de cuota para todos los estados miembros proporcional a la cuota que tení­a cada uno. Con lo cual, nosotros que eramos deficitarios seguimos siéndolo, y los que eran excedentarios son más excedentarios todaví­a. Utilizan esos excedentes para colocarlos en España a bajo precio. Ya desde el año 86, cuando se entró en la Comunidad Económica Europea y se negociaron unas cuotas sensiblemente inferiores al consumo nacional, el gobierno de Felipe González utilizó el sector lácteo como moneda de cambio para conseguir otro tipo de historias.
DVd. ¿Se deberí­an cuestionar esas cuotas?
FB: Las cuotas tienen fecha de caducidad. La UE ha dicho que las cuotas desaparecen el año 2015. Pero a nosotros ahora mismo no nos preocupa ni la cuota. No llegamos ni a cubrirla ya. Son tantos los costes y están tan aburridos ya los ganaderos que estamos 400.000 toneladas por debajo de la cuota. El problema no es la cuota, es el precio y que el producto sea retirado de las explotaciones antes de importar la leche de Francia.
DVd. ¿Qué hay de las denuncias contra el dumping?
FB: No sé el significado. Hemos denunciado esa situación también. Tanto el dumping como las importaciones no sabemos bien de qué paí­ses vienen. No tiene lógica que el ama de casa no pueda saber de dónde viene el litro de leche que compra en cualquier centro comercial. Eso debe corregirse para que el ama de casa pueda escoger teniendo toda la información.
DVd. Una de las medidas de la plataforma "De Verdad contra la crisis" que vamos a presentar en las europeas es fijar una escala salarial que lo mismo que fija un salario mí­nimo en 1.000 euros al mes, fija uno máximo en 10.000. Hay unas 40.000 personas en España cobrando más de ese tope, algunos llegando a los 19 millones de euros anuales, como el presidente del BBVA. ¿Qué te parece?
FB: Se me escapa un poco. Nosotros sabemos de la economí­a real, del dí­a a dí­a. Esos sueldos nos suenan a chino. Somos pequeños y medianos empresarios. El sueldo nos lo ponemos nosotros. Hay ganaderos que ahora no ganan nada, pero en su dí­a ganaron más que esos euros al mes. Por lo tanto, el que trabaja 24 horas al dí­a, 365 dí­as al año en una actividad productiva que no está suficientemente remunerada por el papel social que representa, hasta en el punto de que somos cuidadores del medioambiente, pues uno debe ganar lo que se merezca, aunque me parece bien que no se pueda ganar más de un determinado máximo tal como están las cosas.
DVd. Otra medida es una escala fiscal que cargue más a quien tenga más rentas individuales y beneficios sobre capital y descargue a quien menos beneficios tenga. El sistema fiscal en España, ¿es una losa para el ganadero?
FB: La mayorí­a estamos en el sistema de módulos. La administración hace una estimación de lo que has ganado según lo ingresado, y según esa estimación te marcan lo que tienes que tributar. Entendemos que eso tiene que bajar y que los módulos no deberí­an ser algo fijo. Los años no son todos iguales. Cuando el año va bien estamos de acuerdo en que sea un módulo razonable. Pero cuando va mal, como es el caso ahora, el módulo deberí­a bajar. La fiscalidad en este paí­s y en Europa en general considero que es fuerte con los débiles y débil con los fuertes.
DVd. ¿Quieres añadir algo más?
FB: Agradecer los apoyos que hemos tenido el sector lácteo de todo el mundo rural para esta manifestación, desde ayuntamientos o veterinarios hasta los medios de comunicación.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad