Los ganaderos toman Madrid

Ganaderí­a española: entre la cuota láctea y el dumping

La ganaderí­a española, una de las grandes paganas de la integración de España en la UE

0
0 votos
19-04-2009
Publicidad
El dumping. Práctica comercial que consiste en que una empresa fija un precio inferior para las mercancí­as exportadas que para las mismas mercancí­as vendidas en el paí­s. El dumping. Práctica comercial que consiste en que una empresa fija un precio inferior para las mercancí­as exportadas que para las mismas mercancí­as vendidas en el paí­s.
Primero fue la cuota láctea, la imposición de un máximo de producción lechera que, ya en los ochenta, no llegaba a cubrir las necesidades nacionales. Ahora es el dumping de leche proveniente de Francia y Alemania realizado por las grandes distribuidoras, dominantemente procedente de estos países..

El precio pagado son, según los sindicatos agrarios, unas 100.000 granjas que han tenido que cerrar porque España no estaba llamada a ser un país productor, sino receptor. España, la Florida europea. La traumática recolocación de nuestro país en esta Europa diseñada desde centros de poder al norte de los pirineos sigue debido al dumping que realiza la industria francesa en España.

Introduce su leche sobrante por debajo de los costes de producción. Los franceses consumen 18.000 millones toneladas y cuentan con una cuota europea de producción de 25 millones de toneladas. La industria lechera francesa aumentó en 2008 la "salvajada" de un 10 por ciento su producción.
La industria francesa exporta su producción sobrante a España, cuya cuota producitva es de 6.000 millones de toneladas, a 35 céntimos el litro. Los españoles consumen en torno a 9.000 millones de litros de leche al año, lo que explica la preferencia de la industria por la leche francesa.


Los ganaderos están entre la espada y la pared. Por un lado la industria láctea que trata de abaratar costes bajando el precio de compra de la leche. Por otro, las grandes superficies de distribución que compran a Francia y Alemania de forma ilegal leche a precios más bajos que los que se pagan a los ganaderos españoles. Eso por no hablar del aumento de costes de mantenimiento de las granjas (desde el gasoil hasta lo piensos). Y, por últmo, un gobierno que hace la vista gorda ante un problema que lleva camino de dejar esquilamda nuestra cabaña lechera.

15.000 ganaderos se manifestaron ayer por el centro de Madrid. La policía dice que fueron 5.000 pero sólo la representación gallega afirma que sumaban 6.000. Los gallegos coparon el protagonismo de la marcha por su número, por la creatividad de sus atuendos, sus medios, sus gaitas y sus cánticos contra Elena Espinosa, adivirtiendo que si esto no se arregla habrá “guerra, guerra, guerra”. “Por un presente y un futuro para el sector lácteo español” presidió una marcha que trata de salvaguardar las 24.000 granjas que todavía quedan en España, aspirando a que la  ministra “apueste por cubrir el déficit de leche para consumo que hay en España y que vigile las importaciones francesas y alemanas identificando claramente los productos”, además de ayudas para el sector.
La leche española en lucha
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad