Alan Bersin, nuevo responsable de la polí­tica fronteriza con México.

El zar del Rí­o Grande

La importancia que cobra el control antinarcóticos de la frontera con México no debe ocultar el reverso más tenebroso de los rangers: la actividad antimigratoria

0
0 votos
16-04-2009
Publicidad
Ha sido presentado como el próximo azote de los narcotraficantes en la frontera por donde pasa más droga que ninguna otra en el mundo, pero los espaldas mojadas que se juegan la vida en el Rí­o Grande o en los desiertos por llegar al sueño prometido tienen un nuevo enemigo: Alan Bersin. La secretaria de Seguridad Interior de EEUU, Janet Napolitano, nombró a Bersin como nuevo `zar´ de la frontera, el máximo responsable de la polí­tica fronteriza con México. Ha sido presentado como el próximo azote de los narcotraficantes en la frontera por donde pasa más droga que ninguna otra en el mundo, pero los espaldas mojadas que se juegan la vida en el Rí­o Grande o en los desiertos por llegar al sueño prometido tienen un nuevo enemigo: Alan Bersin. La secretaria de Seguridad Interior de EEUU, Janet Napolitano, nombró a Bersin como nuevo `zar´ de la frontera, el máximo responsable de la polí­tica fronteriza con México.
El recién nombrado `border czar´ del Río Grande es un gestor experimentado. Estudió en Harvard con Bill Clinton, y con su gobierno ocupó el cargo de procurador federal para la frontera con México entre 1995 y 1998, por lo que conoce a fondo su nuevo puesto. Pero también ha participado en gobiernos republicanos, como en el del Estado de California, donde fue secretario de Educación de de Arnold Schwarzenegger.
 
La secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, ha hecho especial hincapié en las tareas relacionadas con la lucha contra el narcotráfico, ya que el nombramiento coincide con la visita del presidente norteamericano a México, donde Barack Obama se entrevistará con su homólogo Felipe Calderón. Fuentes diplomáticas han afirmado que uno de los puntos principales que tratarán será la puesta en marcha del Plan Mérida. Esta versión colombiana del Plan Colombia, busca –bajo la excusa del combate al narcotráfico- reforzar la intervención y la vinculación de los aparatos de Estado mexicanos, en especial del ejército y la policía, con la superpotencia.
 
En unos momentos en los que numerosos informes de Seguridad de las agencias de inteligencia norteamericanas señalan el riesgo de que México degenere en un estado fallido como una de las máximas amenazas a la seguridad de EEUU, y donde la actividad de los cárteles de la droga crece en territorio estadounidense, el puesto que ocupará Bersin tiene especial importancia. La Casa Blanca ha anunciado que va a sancionar a tres carteles de la droga mexicanos, permitiendo al Departamento del Tesoro incautarse y bloquear activos financieros del cartel de Sinaloa, Los Zetas y La Familia Michoacana.
 
Pero la importancia que cobra el control antinarcóticos de la frontera con México no debe ocultar el reverso más tenebroso de los rangers: la actividad antimigratoria. Bersin es famoso por haber instaurado los famosos “cortes de puerto”, que en algunas de las garitas más importantes a lo largo de la frontera ejecutaban juicios express a indocumentados reincidentes, que trataban de cruzar una y otra vez.
 
Queda por saber si Bersin, encabezando a la administración Obama, se desmarcará de la ultrarrepresiva política migratoria de Bush, y desarticulará a grupos como los Minutemen, protegidos por las autoridades de los estados de la frontera. Estas cuadrillas de “patriotas” de extrema derecha han perseguido a cientos de `espaldas mojadas´, asesinando a varios de ellos. El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, bajo cuyo mando ha trabajado Bersin, elogió al proyecto Minutemen, afirmando que hacían un “trabajo fabuloso”. O si pondrá punto final a las actividades de busca y captura de la temida `migra´, cuyas redadas asolan las barriadas hispanas de las ciudades cercanas a México.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad