Música

De Saint Etienne a Los 8 Marleys

La universalidad del sonido y la religión de los rastafarai, con todas sus variantes, paganas y sagradas, no ha conocido frontera ninguna

0
0 votos
16-04-2009
Publicidad
En 1971 el 98% de la inmigración francesa era argelina. Se calcula que existen más de 5 millones de inmigrantes en Francia, 2 millones de los cuales poseen la nacionalidad francesa. La movilización masiva, las revueltas y disturbios que sacudieron Francia principalmente en noviembre del 2005, tení­an a los hijos como protagonistas; la segunda generación de inmigrantes, legales o no, que ya eran franceses. Solo el 5% de ellos tiene acceso a la universidad. Pero la explosión cultural que esto ha generado es insondable: Dub Incorporation, "a lo francés" En 1971 el 98% de la inmigración francesa era argelina. Se calcula que existen más de 5 millones de inmigrantes en Francia, 2 millones de los cuales poseen la nacionalidad francesa. La movilización masiva, las revueltas y disturbios que sacudieron Francia principalmente en noviembre del 2005, tení­an a los hijos como protagonistas; la segunda generación de inmigrantes, legales o no, que ya eran franceses. Solo el 5% de ellos tiene acceso a la universidad. Pero la explosión cultural que esto ha generado es insondable: Dub Incorporation, "a lo francés"
Dub Incorporation se formó como grupo en 1997, en la ciudad de Saint Etienne, perteneciente al departamento de Loira. Dicen que hacen reagge francés, sin saber muy bien qué es eso. Suele pasar cuando algo tiene una particularidad, obliga a definirla o perfilarla, expresando aquello que la provoca. “A lo francés” es una etiqueta bastante reciente con la que se califica a centenares de grupos de estilos variopintos que no encuentran su cuna original en territorio francés, pero que la sonoridad evoca un hilo común, una textura mestiza que envuelve con acento de la chanson.

Desde Babylon Circus, Daddy Mory, Lyricson, Neg Marrons, La Phaze, Le Peuple de l´Herbe, Raspigaous, Sinsemilia, Broussaï, Tryö, Improvisators Dub, Raggasonic, Zenzile, Rasta Bigoud, Pierpoljak… a los propios Dub Incorporation, forman una hetereogénea corriente de dub-ragga-dancehall-ska-reagge que han plagado la escena de la música francesa, imponiendo el mando en el movimiento reagge del continente. Con frecuentes viajes a Jamaica, como queriendo beber de la fuente original, estos grupos se entrelazan en un circuito propio aunque mestizado con los múltiples eventos y festivales que desde diferentes palos firman.

La universalidad del sonido y la religión de los rastafarai, con todas sus variantes, paganas y sagradas, no ha conocido frontera ninguna, aunque sí, como vemos, acentos. Los Vavamuffin surgen de tres generaciones de músicos reagge polacos. Sus oraciones ragga y diálogos de pasta encadenada y rima cantona ponen en duda su origen, si no fuera porque cantan en polaco.

Los británicos Jah Mason o Macka B, los estadounidenses Groundation, Chuck Fender o la musical descendencia del reaggeman Denroy Morgan, Morgan Heritage; los japoneses Dub, los también polacos Paprika Korps, Duberman, Taj Siej, Junior Stress, Tabu, Druga Strona Lustra o Dubska – curiosamente el reagge es especialmente prolijo en Polonia -; el italiano Alborosie, el alemán Gentleman o el afro-alemán Patrice, el serbio Hornsman Coyote, el costamarfilés Alpha Blondy…

En la fuente de la vida jamaicana: Junior Kelly, Max Romeo, Sizzla, Black Uhuru, Fantan Mojah, Anthony B, Chezidek, Ijahman Levi, Capleton, Lutan Fyah, Turbulence… y la descendencia de rama directa: Ziggy, Cedella, Julian, Damian y Stephen Marley – los otros tres, Rohan, Karen y Stephanie gestionan la marca -. Jah, no está presente… ¡es omnipresente!
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad