Deportes

Piloto vs Máquina

La inferioridad del papel del piloto es tal que Ross Brawn tiene total confianza en repetir los resultados de las anteriores citas

0
0 votos
16-04-2009
Publicidad
La Corte de Apelación de la Federación Internacional de Automovilismo a dictaminado que las maquinas de los equipos de Ross Brawn están dentro de la legalidad. La incorporación de un nuevo difusor con el objetivo de acelerar el flujo de aire que circula por debajo del coche generó la polémica y el litigio; Ferrari, Red Bull y Renault, los demandantes. Button y Barrichello ocupan las primeras plazas del campeonato a bordo de estos innovadores ingenios. En la F-1, definitivamente, el que no corre, vuela. La Corte de Apelación de la Federación Internacional de Automovilismo a dictaminado que las maquinas de los equipos de Ross Brawn están dentro de la legalidad. La incorporación de un nuevo difusor con el objetivo de acelerar el flujo de aire que circula por debajo del coche generó la polémica y el litigio; Ferrari, Red Bull y Renault, los demandantes. Button y Barrichello ocupan las primeras plazas del campeonato a bordo de estos innovadores ingenios. En la F-1, definitivamente, el que no corre, vuela.
La distancia que se abre entre unos coches y otros se hizo evidente. En Malasia – aunque también en Australia – la superioridad alcanzada pese a la apabullante lluvia provocó inquietud y sospecha. La ventaja se calcula en cinco décimas de segundo por vuelta. Hasta el punto de que en Australia cinco de los seis primeros llevaban el nuevo difusor; el quinto en discordia, Fernando Alonso.

Ahora todos están obligados a acelerar los cambios en las máquinas en esta dirección. El enfado no está provocado – eso dicen – por el ingenio de los equipos de Brawn, sino porque la FIA inicialmente declaró ilegales este tipo de difusores. La diferencia está en un canal central de “doble piso” que aumenta la velocidad del coche creando un efecto succión y acelerando el flujo del aire por debajo.

La decisión de la Corte obliga a la mayoría de escuderías a hacer una rápida inversión para reducir la fuerza aerodinámica y, especialmente, la velocidad en curva. A pesar de todo el esfuerzo ya estaba previsto, por si la demanda no prosperaba. De hecho sólo McLaren que ha empezado el campeonato de la peor manera posible, podría incorporar el nuevo difusor de manera inmediata, en Shanghai. Ferrari y Red Bull lo tienen mucho más difícil pues los cambios que están obligados a hacer son sustanciales ya que sus vehículos no están diseñados para admitir la pieza. Puede que Ferrari ya pueda plantearse un “apaño” – para instalar el difusor necesitan levantar un poco el diferencial - que le permita ganar dos décimas por vuelta; Red Bull debe cambiar toda la suspensión trasera.

Pese al optimismo de Renault, Fernando Alonso, sereno pero realista como siempre, pone de manifiesto la determinación de la inversión y la tecnología sobre la conducción de forma aplastante: “Es complicado cambiar el coche antes de llegar a Europa”. La inferioridad del papel del piloto es tal que Ross Brawn tiene total confianza en repetir los resultados de las anteriores citas, con Jenson Button y Rubens Barrichello.

La F-1 sigue resolviendo como motor de vanguardia, la investigación y el desarrollo en el sector automovilístico; con toda la industria y el negocio que arrastra.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad