El asunto nuclear Iraní­

Negociar sin condiciones

EEUU anunció la semana pasada que tomará parte en las conversaciones propuestas con Irán junto con las otras cinco potencias: Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, con la intención de encontrar una solución polí­tica al programa

0
0 votos
16-04-2009
Publicidad
El presidente iraní­ dijo el miércoles que está dispuesto a olvidar el pasado y a entablar una nueva relación con Estados Unidos, además de afirmar que prepara una nueva serie de propuestas destinadas a superar el estancamiento con occidente causado por el programa nuclear de su paí­s. El presidente iraní­ dijo el miércoles que está dispuesto a olvidar el pasado y a entablar una nueva relación con Estados Unidos, además de afirmar que prepara una nueva serie de propuestas destinadas a superar el estancamiento con occidente causado por el programa nuclear de su paí­s.
La Casa Blanca negó un informe del periódico New York Times que señala que Estados Unidos podrí­a retirar condiciones clave para el diálogo con Irán.

El New York Times citó a funcionarios no identificados diciendo que la administración Obama y sus aliados europeos están preparando propuestas que cambiarán la estrategia hacia Irán retirando una prolongada insistencia de EEUU para que Teherán cierre rápidamente sus instalaciones nucleares durante las primeras fases de negociaciones sobre su programa atómico.

"Todos coincidimos en que esto simplemente no va a funcionar, la experiencia nos dice que los iraní­es no lo van a comprar", comentó un alto funcionario europeo, participante en la sesión de estrategia de la administración Obama. "Por eso vamos a empezar con algunas acciones interinas, para generar algo de confianza".

En respuesta, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo en una conferencia de prensa: "esta no serí­a la primera vez que me paro en este podium, habiendo leí­do algo en el periódico que detecto que no es preciso".

EEUU anunció la semana pasada que tomará parte en las conversaciones propuestas con Irán junto con las otras cinco potencias: Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, con la intención de encontrar una solución polí­tica al programa nuclear de Irán.

"Si Irán acepta, esperamos que esta sea la ocasión de comprometer seriamente a Irán sobre la forma de resolver el atolladero de años recientes y trabajar de manera cooperativa para resolver preocupaciones internacionales sobresalientes acerca de su programa nuclear", declaró el vocero adjunto del Departamento de Estado de EEUU, Robert Wood.

El presidente iraní­ dijo el miércoles que está dispuesto a olvidar el pasado y a entablar una nueva relación con Estados Unidos, además de afirmar que prepara una nueva serie de propuestas destinadas a superar el estancamiento con occidente causado por el programa nuclear de su paí­s.

Las declaraciones de Mahmud Ahmadineyad a millares de personas en la ciudad sudoriental de Kerman tuvieron un tono conciliatorio poco frecuente en sus discursos.

"La nación iraní­ es una nación generosa. Puede olvidar el pasado y empezar una nueva era, pero cualquier paí­s que hable sobre la base del egoí­smo recibirá la misma respuesta que la nación iraní­ dio al señor Bush", agregó.

Aunque el gobierno estadounidense se negó a discutir públicamente sus posibles nuevas estrategias para discutir la cuestión nuclear con Teherán, un alto funcionario dijo que podrí­an incluir permitir que Irán continúe enriqueciendo uranio al nivel actual durante algún tiempo.

Esa concesión fue convenida hace dos años por Estados Unidos y otras cinco potencias (Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania), pero todaví­a quieren a cambio un compromiso iraní­ de no aumentar el enriquecimiento de uranio mientras convienen negociaciones formales para un acuerdo nuclear permanente.

La secretaria de Estado de EEUU Hillary Clinton se reunió este miércoles con el jefe de polí­tica exterior y seguridad de la Unión Europea (UE) Javier Solana y ambos intercambiaron opiniones sobre un plan para manejar el asunto del sospechoso programa nuclear de Irán.

La reunión entre Clinton y Solana tuvo lugar horas después de que el presidente iraní­ Mahmoud Ahmadinejad declaró que su paí­s ofrecerí­a al mundo un nuevo paquete de propuestas acerca de los asuntos nucleares.

"Este documento será la garantí­a de la paz y la justicia en el mundo, de respeto a los derechos de las naciones, y de participación de todos los gobiernos y naciones para resolver los problemas del mundo", señaló sin dar detalles.

Estados Unidos anunció la semana pasada que participará en las conversaciones propuestas con Irán junto con otras cinco potencias: Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, con el fin de encontrar una solución polí­tica al programa nuclear de Irán.

Además de su reunión con Clinton, Solana también se reunió con Dennis Ross, enviado especial de EEUU sobre la polí­tica de Irán.

Ross visitará el Golfo y algunos vecinos de Irán en la región a finales de este mes para discutir la nueva ideologí­a de EEUU acerca de Irán, informó la prensa local citando a funcionarios no identificados.

La Casa Blanca, aún tendiendo la mano a Irán, ha manifestado reiteradamente que no tolerará que Teherán se haga con una bomba nuclear, no sólo por lo que significarí­a que una potencia regional independiente de Washington -y que señala a EEUU y a Israel como blanco permanente- se haga con un arma de ese poder, sino sobretodo porque podrí­a desencadenar una cadena de carreras nucleares en Oriente Próximo de imprevisibles consecuencias para la superpotencia.

Pero la necesidad de Cooptar a Irán para la nueva estrategí­a Afpak o "enfoque regional" necesita de Irán para ayudar en la estabilización de Afganistán. Tanto Rusia como las potencias occidentales están ahora tratando de convencer a Teherán de que se sume a sus respectivas iniciativas en la región.

Estados Unidos invitó a Irán, lo que demostró que Obama reconoce que no es posible estabilizar a Afganistán, ni a la región sin el concurso de aquel. Ese fue un paso, imposible hace algunos meses, hacia el deshielo de las relaciones con Teherán, rotas desde el ascenso de la revolución islámica en 1979.

Aunque no fuera muy relevante, la conversación que sostuvieron en La Haya el viceministro de Exteriores iraní­ y Richard Holbrooke, representante especial de Obama para Afganistán y Pakistán, rompió un tabú. La reconstrucción de Afganistán es uno de los pocos puntos de encuentro entre Irán y "El Gran Satán", como suelen llamar a Estados Unidos en Teherán. "Irán se ha convertido en un gran jugador regional en gran parte por la destrucción de Irak. Estados Unidos destruyó el balance regional de poder en favor de Teherán y ahora tiene que vivir con este nuevo fenómeno.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad