Informática

El secreto de Steve Jobs

La salud del empresario que fundó Apple y estudios Pixar sigue sin divulgarse

0
0 votos
15-04-2009
Publicidad
Miembro de la misma generación que Bill Gates. Partí­cipe de la década en la que el mercado de la informática se abrió. Su instinto para los negocios le ha llevado a triunfar. Pero su independencia de la lógica de las multinacionales le convierte en un personaje controvertido. Su discurso para una ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford en 2005 es mí­tico en la red: Miembro de la misma generación que Bill Gates. Partí­cipe de la década en la que el mercado de la informática se abrió. Su instinto para los negocios le ha llevado a triunfar. Pero su independencia de la lógica de las multinacionales le convierte en un personaje controvertido. Su discurso para una ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford en 2005 es mí­tico en la red:
“Yo nunca me gradué, la verdad sea dicha. (...) Mi madre biológica sólo cedió a firmar la adopción cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad. Diecisiete años más tarde elegí -descuidadamente- una universidad tan cara como Stanford. Después de seis meses no le veía sentido. No tenía ni idea de qué hacer con mi vida. Y estaba gastando todos los ahorros de mis padres, de clase trabajadora, en mi matrícula. Decidí dejarlo. En su momento me dio miedo pero en retrospectiva es una de las mejores decisiones que he tomado.”
 
“Después de dejarlo ya no fui más a las clases que no me interesaban. Comencé a meterme en las que me parecían interesantes. No era idílico. Dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos. Devolvía botellas de Coca Cola por los cinco céntimos del envase para conseguir dinero para comer. Y caminaba más de diez kilómetros los domingos por la noche para comer bien una vez a la semana en el templo de los Hare Krishna.” (...)
 
“Stephen Wozniak y yo creamos el primer Apple en el garaje de mis padres cuando yo tenía veinte años. Trabajamos mucho y en diez años Apple creció, de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2000 millones de dólares. Con 4000 empleados. Mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí. Durante el primer año las cosas fueron bien. Después nuestro punto de vista se diferenció hasta separarnos. Cuando eso pasó yo tenía treinta, nuestra Junta Directiva se puso de su parte. ¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado? Fue devastador.”
 
“Entonces no lo vi así, pero que me echaran de Apple fue lo mejor que me pudo ocurrir. Cambié el peso del éxito por la ligereza de volver a ser principiante. Entré en uno de los períodos más creativos. Creé una empresa llamada Next, otra llamada Pixar y me enamoré de mi esposa. Pixar creó el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story. Hoy es el estudio de animación con más éxito del mundo. En un giro de acontecimientos, Apple compró Next y yo regresé a Apple. La tecnología que desarrollamos en Next es el corazón del actual renacimiento de Apple”.
 
A veces la vida te da en la cabeza con un ladrillo. Hay que encontrar lo que uno ama. La única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideres un trabajo genial. Si no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os conforméis.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad