Alternativa.

Un cauce de unidad para los jubilados.

Procedentes de una generación que tiene muy claro que los avances y conquistas se dan en lucha, esta iniciativa da cauce a una batalla completamente necesaria.

0
0 votos
14-04-2009
Publicidad
 
Un cauce para el conjunto de prejubilados, jubilados y viudas navarras se materializa en una federación conjunta que tiene como fin reivindicar de forma conjunta las demandas económicas de este colectivo. Esta Federación ya cuenta con un número de socios de 4.500 y diez asociaciones, y la previsión es que estos números vayan en aumento.
 
Procedentes de una generación que tiene muy claro que los avances y conquistas se dan en lucha, esta iniciativa da cauce a una batalla completamente necesaria. La iniciativa de formar esta federación fue de la Asociación Navarra de Prejubilados y Pensionistas (ANAPP) y otras asociaciones, y el pasado 26 de marzo dio el cauce esperado con la celebración de una reunión entre las distintas organizaciones.
 
Las reivindicaciones de este colectivo son varias. Por un lado, la federación busca conseguir que los prejubilados obtengan el 100% de su base reguladora a los 65 años, “eliminando los coeficientes reductores a los que están sometidos”, aclara Pachi Santos, presidente de ANAPP. A su vez, el colectivo de viudas pone al Gobierno en evidencia ya que el centro de su reclamación es exigir que pasen de cobrar el 52 % de la pensión de su marido al 70%, que es lo que el señor Rodríguez Zapatero prometió en el programa electoral de su anterior legislatura, de esta forma ponen en el centro de su exigencia que los políticos cumplan con sus promesas electorales, una reivindicación justa que une y saca a la luz un blanco en el que hay que incidir para que los políticos rindan cuentas. El coste de las residencias para mayores es otra de sus reivindicaciones, exigiendo que el coste sea equitativo con la pensión que se cobra.
 
Tras toda una vida de trabajo, nuestros mayores, jubilados y viudas se encuentran en la mayoría de los casos desprotegidos y sin recursos para poder tener una vida digna y unos cuidados eficientes. Este sector de nuestra sociedad, es quién se dejó el pellejo en la conquista de los derechos que actualmente tenemos, los que trabajaron duro para que las cosas avanzaran y la situación de escasez y empobrecimiento en la que se encuentran muchos de ellos debe ser una cuestión en la que ahondar no solo en estas reivindicaciones, también en que todo el conjunto de la sociedad, exija que ninguna viuda, ningún jubilado, ninguno de nuestros mayores cobre menos de 1.000 euros al mes.
 
No es aceptable que una vez sacado el pringue, se deje en condiciones precarias a quien tantas cosas debemos y que tanto nos han enseñado y siguen enseñándonos. ¿Qué sería de nuestra sociedad sin los abuelos y abuelas? La realidad es que en la mayoría de los casos, y más en esta crisis, son los abuelos y abuelas los que permiten que las generaciones actuales podamos en muchos casos tener descendencia, el ritmo de vida actual, y las exigencias del trabajo, hacen que los abuelos tomen un papel fundamental en el cuidado de los hijos mientras los padres están en el trabajo, de manera que eso de que ya no producen es un decir. Han sido motor de los avances de una época relucha y son un motor en la actualidad gracias al cual muchas familias pueden salir adelante.
 
Es una cuestión de justeza y necesidad que nuestros mayores tengan unas condiciones de vida dignas, seguro que esta nueva federación dará mucho de lo que hablar, así lo esperamos mostrando desde este medio todo el apoyo a un sector que necesita alternativas urgentes, y que seguro darán mucha guerra para conseguirlo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad