Turquí­a: nuevos detenidos por preparar un golpe de Estado

La hidra de Ergenekon

Desde la llegada al poder de los islamistas moderados, que han tomado un rumbo de ganar autonomí­a con respecto a Washington, el ruido de sables ha sido constante

0
0 votos
14-04-2009
Publicidad
El gobierno turco del islamista moderado Recep Tayyip Erdogan ha asestado otro golpe más a la red Ergenekon, que como si de una hidra se tratara, parece sacar nuevas cabezas cada vez que desarticulan a una parte de la trama. Como en anteriores ocasiones, los detenidos pertenecen a las altas esferas del mundo académico, mediático, policial o militar. La oposición acusa al gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de llevar adelante una caza de brujas, pero la existencia de lo que se conoce como la trama del "Estado Profundo" ya no es ningún secreto en el paí­s otomano. Hasta la fecha, han sido detenidas más de 200 personas, y el "sumario Ergenekon" suma más de 3000 folios.
 El presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en la reciente visista del norteamericano a Turquia. EFE
El presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en la reciente visista del norteamericano a Turquia. EFE
El gobierno turco del islamista moderado Recep Tayyip Erdogan ha asestado otro golpe más a la red Ergenekon, que como si de una hidra se tratara, parece sacar nuevas cabezas cada vez que desarticulan a una parte de la trama. Como en anteriores ocasiones, los detenidos pertenecen a las altas esferas del mundo académico, mediático, policial o militar. La oposición acusa al gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de llevar adelante una caza de brujas, pero la existencia de lo que se conoce como la trama del "Estado Profundo" ya no es ningún secreto en el paí­s otomano. Hasta la fecha, han sido detenidas más de 200 personas, y el "sumario Ergenekon" suma más de 3000 folios.
En este caso, uno de los 18 detenidos es Tijen Mergen, ejecutivo de Dogan Gazetecilik, unidad del mayor grupo mediático de Turquía, Dogan Yayin Holding. Este gigante de la comuncación, el más grande del país -edita el periódico Hurriyet de mayor tirada- mantiene una batalla legal contra el gobierno, y fue multado con 500 millones de dólares por irregularidades fiscales. También se encuentra entre los detenidos diversas altas personalidades académicas, como Mehmet Haberal, director de la Universidad Baskent en Ankara, y otros tres ex directores universitarios de la ciudad de Samsun, en el Mar Negro; de Malatya, al este del país, y de Bursa, al oeste de Estambul.
 
La policía también requisó las oficinas de dos grupos que participaron en manifestaciones contra el Gobierno del Partido AKP en 2007, entre ellos la Asociación Pensamiento Ataturk, un grupo ultranacionalista y secular. La fiscalía acusa a estos grupos de conspirar contra el gobierno, para crear un clima de inestabilidad que obligara al ejército –en cuyo seno existen poderosos sectores anti-islamistas con arraigados vínculos con Washington- a intervenir y deponer al primer ministro Erdogan y al presidente de la república Abdullah Gül, también de la AKP.
 
Desde la llegada al poder de los islamistas moderados, que han tomado un rumbo de ganar autonomía con respecto a Washington y de buscar un proyecto propio para Turquía, el ruido de sables ha sido constante, y ha revelado en el país otomano la existencia de un “Estado Mayor Secreto” incrustado en los principales aparatos del Estado turco, dispuesto a reconducir el rumbo del país por toda clase de medios.
 
Y aunque la llegada a la Casa Blanca de Obama y su nueva línea internacional –que ofrece a Ankara la posibilidad de contemplar sus intereses y concederle cierta autonomía, siempre que se encuadre en el diseño de Washington- rebaja presión para Erdogan, la trama Ergenekon tiene vida propia y sigue actuando, desde las oscuras entrañas del Estado profundo, para reconducir el rumbo de Turquía.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Conspiranoias permitidas, conspiranoias prohibidas
David Bezoar