Música

Gaita Gaucha

…la pasión encontrada en cada grito de arranque al enlazar una frase con otra de las gaitas en sinfoní­a. Suben al escenario y parece que acaban de llegar de la oficina.

0
0 votos
13-04-2009
Publicidad
La gaita se ha convertido en Argentina en un sí­mbolo de la tierra que hace décadas los padres dejaron obligados por las condiciones de vida. La música celta, pero gallega en particular, prolifera en Buenos Aires ocupando ya un puesto preferente en las estanterí­as de las tiendas de discos. Grupos como Xeito Novo llevan 25 años promocionando y formando en la tradición en fundaciones asociadas a la formación musical. Los grupos crecen como setas aportando al mundo celta una sonoridad matizada de mucho gusto: Sete Netos también es un muy buen ejemplo. La gaita se ha convertido en Argentina en un sí­mbolo de la tierra que hace décadas los padres dejaron obligados por las condiciones de vida. La música celta, pero gallega en particular, prolifera en Buenos Aires ocupando ya un puesto preferente en las estanterí­as de las tiendas de discos. Grupos como Xeito Novo llevan 25 años promocionando y formando en la tradición en fundaciones asociadas a la formación musical. Los grupos crecen como setas aportando al mundo celta una sonoridad matizada de mucho gusto: Sete Netos también es un muy buen ejemplo.
Sete Netos nacieron en la comunidad gallega de Buenos aires, criados en la tradición y empujados a la investigación general de la música celta. Llevan 11 años haciendo música, pero 16 bregando en el Centro Galicia de Buenos Aires.

Hace siete años presentaron su primer disco ante 1.300 personas, uno de los conciertos celtas más numerosos celebrados en la capital argentina. El año pasado editaron su segundo trabajo “Fogaxe”, llevando el directo a una gira por Galicia en la primera experiencia de este tipo que se ponía en marcha. Son realmente siete nietos de inmigrantes; la estirpe sonora y cultural de la “morriña” encarnada: 

Gabriel Alberto Ponte (gaita, flautas, tin whistle, y percusión) Alberto López (gaita, flautas, tin whistle, ocarina, acordeón y teclados) Juan Martín Rodríguez (gaita, flautas, tin whistle) Juan Martín Pociello (gaita, flautas, teclados y percusión) Hernán Giménez Zapiola (guitarra, bajo, batería, bombo y jembe) Jorge Alberto Sisto (guitarra, bandurria, batería, tambor y derbaque) Hugo Edgardo Reverditto (Pandereta, vieiras, bodhran, bombo, jembé y percusión).

"La base es la música tradicional gallega, pero también incorporamos elementos de Irlanda, Escocia o Bretaña. Empezamos imitando a Milladoiro pero luego nos dimos cuenta de que debíamos de tener un estilo propio" Gabriel Ponte

Este verano volverán a repetir gira por Galicia. No son profesionales, ni viven de esto – aunque la mayoría son profesores de música en diferentes casas gallegas y escuelas -, lo que refuerza la pasión encontrada en cada grito de arranque al enlazar una frase con otra de las gaitas en sinfonía. Suben al escenario y parece que acaban de llegar de la oficina, y que en cualquier momento sacarán las fiambreras para hacer el almuerzo y comentar las cosas del día.

En 1959 “El gaitero de Texas” grabó un disco de 78 r.p.m. para el sello Disc Jockey. Este precursor de la música gallega en Argentina tiene dos obras folclóricas “Corazón de dos caras” y “Oh Susana”.
 
El 31 de mayo de 1964 se celebró en el Luna Park el primer Festival Folklórico Celta con 5 grupos gallegos, 2 escoceses, 1 irlandés, 1 portugués, La Banda Sinfónica de la Prefectura Marítima y el Coro Universitario de la Facultad de Filosofía y Letras.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad