Abdelaziz, cumple la palabra dada al pueblo mauritano y convoca elecciones.

Abdelaziz se presentara como candidato.

Un garante para las elecciones en Mauritania que Abdelaziz dimita antes del 17 de abril como presidente de la Junta Militar de Mauritania, en el poder tras el golpe de estado en agosto de 2008.

0
0 votos
13-04-2009
Publicidad
"No dimito por dimitir, sino que se entiende que es para presentarme como candidato", el anunció de su dimisión antes del 17 de abril, se interpreta como una preparación para postular su candidatura .Ya que se presentará como candidato a las elecciones presidenciales del próximo 6 de junio. Las leyes internacionales prohí­ben a los jefes de Juntas Militares golpistas, en este caso el general Mohamed Uld Abdelaziz, presentarse a las elecciones, para las elecciones en Mauritania el último dí­a para postular candidaturas será el próximo 22 de abril. "No dimito por dimitir, sino que se entiende que es para presentarme como candidato", el anunció de su dimisión antes del 17 de abril, se interpreta como una preparación para postular su candidatura .Ya que se presentará como candidato a las elecciones presidenciales del próximo 6 de junio. Las leyes internacionales prohí­ben a los jefes de Juntas Militares golpistas, en este caso el general Mohamed Uld Abdelaziz, presentarse a las elecciones, para las elecciones en Mauritania el último dí­a para postular candidaturas será el próximo 22 de abril.
Tras su dimisión el sucesor al frente de la Junta Militar será su actual número dos conocido como Uld Ghazuani limitada las funciones de la junta a las de seguridad. Asumiendo la “interinidad” de jefe de Estado hasta las elecciones el presidente del Senado,  Mamadu M’baré.
 
La primera candidatura oficial para las elecciones presidenciales es la de la Alianza por la Justicia y la Democracia/Movimiento por la Renovación (AJD/MR), encabezada por Sarr Ibrahima Moctar. La AJD/MR obtuvo el 8 por ciento de los votos en la primera vuelta de las presidenciales que se celebraron en marzo de 2007, apoyado principalmente por la comunidad de mauritanos de raza negra.
 
El Frente Nacional de Defensa de la Democracia (FNDD), principal bloque opositor al golpe de Estado, y como el imperialismo yanqui es leal al depuesto presidente Sidi Mohamed Uld Cheij Abdalahi, desde un principio anuncio la intención de boicotear las próximas elecciones. EEUU ha mantenido su apoyo al régimen mauritano derrocado y declaro que seguirá reconociendo al régimen derrocado como el gobierno legítimo de Mauritania.
 
El presidente de la Asamblea Nacional (Cámara Baja) mauritana, Mesaud Uld Buljeir, amenazó con impedir el desarrollo de las presidenciales y de tratar de paralizar esas elecciones, "sean cuales sean las consecuencias" que ello conlleve.
 
El partido de la oposición parlamentaria, la Reagrupación de Fuerza Democráticas (RFD)  con su líder Ahmed Uld Dadah en un principio también se unió al boicot de las elecciones. Después de los rumores de las dimisiones de figuras relevantes del partido, disconformes con la decisión de su líder de boicotear las elecciones presidenciales. Dadah traduce esta disconformidad interna con la existencia de "una célula encargada de desmembrar la RFD” y consideró que la agenda electoral de la Junta "agravará el aislamiento internacional de Mauritania y amenazará la estabilidad y la seguridad en el país".
 
Los países que han manifestado su apoyo a esta Junta Militar son pocos pero muy significativos. Entre estos países se encuentran China, que argumento que estrecharía los lazos con el nuevo gobierno para ampliar y mejorar las relaciones. Irán hizo público través de su ministro de Asuntos Exteriores, Manucher Mottaki, su intención de incrementar las relaciones bilaterales con Mauritania en materia de sanidad, energía, comercio, petróleo e inversiones, y consideró además "una decisión sabia" la celebración de elecciones. Marruecos calificó de «patriotas comprometidos con la unidad nacional» y «víctimas de la ingratitud» a los sublevados e indicó que el Presidente depuesto «pagaría por su ceguera». Senegal, justificó el golpe, criticó al presidente depuesto y se opuso a las sanciones internacionales.
 
El informe mundial sobre el Desarrollo Humano, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 2007, Mauritania se sitúa en el puesto 137 de los 177 países analizados por el estudio. Como sabemos el factor común de la pobreza de estos países se encuentra en su relación con el imperialismo, ya que tanto enemigos o amigos, sometimiento o bloqueo, la miseria de los pueblos es el pago imperialista.
 
El imperialismo yanqui tenía sus intereses y su aliado en el anterior gobierno, por lo que siempre ha mantenido su apoyo y reconocimiento al régimen derrocado como el gobierno legítimo de Mauritania.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad