La herencia de Pedro Solbes

El vigilante de la ortodoxia

Solbes, deja un paí­s en recesión, casi 4 millones de parados, camino de los 5, y una polí­tica ante la crisis que, con ZP, ha entregado los recursos públicos a los planes de rescate de la banca.

0
0 votos
11-04-2009
Publicidad
Ministro durante 10 años con González y Zapatero, cinco y cinco, a Pedro Solbes se le ha considerado prácticamente en todos los medios, tanto de la izquierda como de la derecha, poco menos que como el representante del "perfecto" ministro de economí­a, "tranquilo, ortodoxo y eficaz". En una cosa sí­ podemos estar de acuerdo: Solbes lleva cuarenta años de servicio, como funcionario, como alto cargo, ministro de Agricultura primero y luego de Economí­a con González, comisario europeo durante ocho años y otra vez ministro de Economí­a con Zapatero. ¿Pero al servicio de quién?
 (EFE)
Pedro Solbes, traspasa la cartera a la nueva ministra de Economí­a, Elena Salgado.
(EFE) Pedro Solbes, traspasa la cartera a la nueva ministra de Economí­a, Elena Salgado.
Ministro durante 10 años con González y Zapatero, cinco y cinco, a Pedro Solbes se le ha considerado prácticamente en todos los medios, tanto de la izquierda como de la derecha, poco menos que como el representante del "perfecto" ministro de economí­a, "tranquilo, ortodoxo y eficaz". En una cosa sí­ podemos estar de acuerdo: Solbes lleva cuarenta años de servicio, como funcionario, como alto cargo, ministro de Agricultura primero y luego de Economí­a con González, comisario europeo durante ocho años y otra vez ministro de Economí­a con Zapatero. ¿Pero al servicio de quién?
Pedro Solbes ha ocupado el ministerio de Economía en dos momentos claves. Con Felipe González (después de una oscura etapa como ministro de Agricultura) sentó las bases del plan de estabilización para cumplir los requisitos de Maastrich que exigían las potencias europeas para la entrada de España en la zona euro, que luego continuaría Aznar. Un plan de estabilización que supuso el despegue de la oligarquía y el inicio del modelo económico que acaba de hundirse. Solbes, como ministro de González, primero en Agricultura y ya en Economía, pilotó el modelo que le permitía a la oligarquía reservarse el sector financiero y bancario, junto con la construcción, la energía y las telecomunicaciones; mientras se entregaban los sectores estratégicos de la industria y los mercados a las grandes multinacionales alemanas y francesas, sobre todo, y se imponían los límites al desarrollo agrícola y ganadero mediante el sistema de cuotas a la producción.
Al mismo tiempo que llevaba a cabo un durísimo plan de ajuste social y laboral, para imponer las draconianas condiciones exigidas por las grandes potencias en el plan de Maastrich, culminando la reconversión iniciada por Solchaga (que dejó más de 650 afectados en la industria y otros 800.000 en el campo), iniciando la precarización del mercado de trabajo (generalización de los contratos temporales, abaratamiento del despido…) y de las pensiones (se aumentó el periodo e cotización de 8 a 15 años). González y Solbes perdieron las elecciones dejando a España en 1996 con una tasa de paro del 23%, los tipos de interés en el 11%, el sistema de pensiones en una suspensión de pagos de hecho (el nuevo gobierno de Aznar tuvo que recurrir a un préstamo para poderlas pagar) con un agujero en la SS de 600.000 millones de euros, un déficit del 6,6% del PIB y una deuda del 64%.
 
Como ministro de Economía de Zapatero ha culminado la obra que empezó (y continuó Aznar). El modelo económico ha llegado a su cenit (primera legislatura) y a su hundimiento (segunda). La oligarquía bancaria ha triplicado sus beneficios. Y cuando ha llegado la crisis han diseñado (Zapatero y él, él y Zapatero) una salida acorde con los intereses de esa oligarquía. Por un lado, poniendo los recursos del país al servicio de sus planes de rescate, les han entregado ya más de 313.000 millones de euros, multiplicando el déficit del Estado y aumentando el endeudamiento del país. Por otro, dejando en caída libre el mercado laboral, para que el paro, la rebaja salarial y los recortes sociales permitan recuperar la tasa de ganancia del capital. Solbes deja otra vez el ministerio de Economía como en 1996, pero con una vuelta de tuerca más: casi 4 millones de parados, un déficit camino del 6% y una deuda pública del 100% del PIB.
 
Solbes, 40 años al “servicio”… de su “majestad” la Banca.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad