Bruselas exige el pago del IVA a los servicios sociales

El doble rasero de Hacienda

Para los banqueros, reducción de impuestos. Para las polí­ticas sociales, incremento de la carga fiscal.

0
0 votos
11-04-2009
Publicidad
La política fiscal es una de las principales herramientas de que dispone un gobierno. Subiendo o bajando los impuestos a unos o a otros, se puede impulsar el crecimiento y avanzar hacia una mayor igualdad o, por el contrario, lastrar el desarrollo y abrir todavía más la brecha social.
Acabamos de vivir dos ejemplos paradigmáticos.
Hace dos meses, el gobierno disminuyó desde el 43% al 18% los impuestos que los propietarios de acciones debían pagar por los dividendos de las mismas. Emilio Botín, que recibe anualmente 48 millones de euros por este concepto, se ahorró 12 millones de euros, que Hacienda dejó de recaudar.
Ahora, una resolución de Bruselas prohíbe eximir del pago del IVA a los servicios sociales y a las actividades culturales, que van a ver así incrementadas notablemente las cantidades que deben pagar a hacienda.
Para los banqueros, reducción de impuestos. Para las políticas sociales, incremento de la carga fiscal.
Según la Agencia  Tributaria, el fraude fiscal alcanza el 10% del   PIB y se concentra en los grupos más pudientes de  la población. La expresión popular de que "los  ricos no pagan impuestos" se corresponde a la  realidad. Además de este fraude, hay gran  cantidad de desgravaciones fiscales que  benefician primordialmente a las rentas  superiores y que equivalen a subsidios públicos  puesto que las personas que no gozan de tales  privilegios fiscales ven aumentar sus impuestos  para cubrir el vacío fiscal creado por aquellas desgravaciones.
 
Es imprescindible un drástico giro en la política fiscal, donde paguen más quienes más beneficios han acumulado durante estos años. Y paguen menos quienes, como los trabajadores o las pymes, no disponen de rentas o sólo tienen modestas ganancias.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad