Human Rights Watch denuncia las continuas violaciones y asesinatos en el Congo.

En el Congo todos contra el pueblo.

Human Rights Watch (HRW) acusa a los grupos rebeldes y a las tropas del Gobierno y sus aliados de al menos 90 mujeres y niñas violadas y 180 civiles asesinados en el este del Congo desde enero pasado

0
0 votos
11-04-2009
Publicidad
Las Fuerzas Democraticas para laliberación de Ruanda (FDLR) están matando y violando deliberadamente a civiles congoleses como un castigo aparente por las operaciones militares que se están llevando a cabo en su contra. Tanto los combatientes que cometen estos terribles actos, como los comandantes rebeldes que los permiten, son responsables por crí­menes de guerra". Informa Anneke Van Woudenberg, investigadora principal de África en Human Rights Watch. Las Fuerzas Democraticas para laliberación de Ruanda (FDLR) están matando y violando deliberadamente a civiles congoleses como un castigo aparente por las operaciones militares que se están llevando a cabo en su contra. Tanto los combatientes que cometen estos terribles actos, como los comandantes rebeldes que los permiten, son responsables por crí­menes de guerra". Informa Anneke Van Woudenberg, investigadora principal de África en Human Rights Watch.
El ejército congolés dice que se está preparando para la siguiente etapa de operaciones contra las FDLR, en esta ocasión expandiendo las operaciones a Kivu del Sur. El ejército ha agregado a más de 10,000 soldados adicionales de ex grupos rebeldes congoleses, incluyendo del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), la Coalición de la Resistencia Patriótica Congolesa (PARECO), y otros grupos de milicia locales. Las brigadas mezcladas rápidamente de los antiguos enemigos se han enviado a las líneas del frente, sin sueldos, provisiones, y ningún entrenamiento, aumentando la probabilidad de futuras violaciones de derechos humanos.
 
Los graves abusos cometidos contra los civiles por parte de los soldados del gobierno ya han sido informados pero el rápido proceso de integración no ha incluido ningún mecanismo formal de inspección para impedir que aquellos con historiales graves de pasadas violaciones de derechos humanos sean promovidos e integrados al ejército congoleño. Como es el caso de Bosco Ntaganda, requerido bajo una orden de detención de la Corte Penal Internacional (CPI) por el crimen de guerra de enlistar a niños soldados y usarlos en combates, fue promovido a la posición de general en el ejército congolés en enero de 2009. Ntaganda ha sido acusado de dirigir a las tropas que masacraron a 150 civiles en Kiwanja en la provincia Kivu del Norte en noviembre de 2008.
 
El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas discutio el 9 de abril el último informe del Secretario General de la ONU sobre las fuerzas de paz en el Congo. Human Rights Watch solicitó al Consejo de Seguridad de la ONU presionar al gobierno congolés para destituir a los violadores de derechos humanos de las fuerzas armadas y poner fin a las violaciones de derechos, incluyendo ataques contra mujeres y niñas.
 
La Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC), en sus operaciones militares en contra de las FDLR, señala que proteger a los civiles es una alta prioridad, pero no está claro como se podrá proteger a los civiles de futuros ataques por parte de las FDLR o los soldados del ejército congolés.
 
"La protección de los civiles sólo puede ser tomada en serio si violadores de derechos humanos ya conocidos son depuestos de sus cargos en el ejercito congolés", "El Consejo de Seguridad debe buscar una respuesta inmediata del gobierno congolés sobre cuándo llevará a cabo tales arrestos y sobre qué hará para prevenir más violaciones y asesinatos por parte de sus tropas antes de proporcionar cualquier apoyo a las operaciones militares". Manifestó en su informe Van Woudenberg.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad