Teherán domina ya el ciclo completo del combustible nuclear

Irán ya centrifuga uranio

La Casa Blanca ha manifestado que no tolerará que Teherán se haga con una bomba nuclear, sobretodo porque podrí­a desencadenar una carrera nuclear en Oriente Próximo de imprevisibles consecuencias

0
0 votos
10-04-2009
Publicidad
El régimen de los ayatolás anunció ayer a los cuatro vientos que ha dado un salto cualitativo en su dominio de la tecnologí­a nuclear, justo un dí­a después de que la Casa Blanca mostrara un sensible cambio de tono respecto al programa nuclear iraní­. EEUU anunció que se unirí­a al grupo de cinco potencias que negocian con Teherán, y que acepta que Irán pueda desarrollar un programa atómico pací­fico, siempre y cuando se comprometa a verificar que ha descartado su uso militar.
  El presidente iraní­, Mahmud Ahmadineyad rodeado de cientí­ficos iraní­es, saluda durante la inauguración el primer aparato en el que se concentran las pastillas de combustible nuclear y que pondrán en funcionamiento el reactor nuclear que se construye en Arak. EFE
El presidente iraní­, Mahmud Ahmadineyad rodeado de cientí­ficos iraní­es, saluda durante la inauguración el primer aparato en el que se concentran las pastillas de combustible nuclear y que pondrán en funcionamiento el reactor nuclear que se construye en Arak. EFE
El régimen de los ayatolás anunció ayer a los cuatro vientos que ha dado un salto cualitativo en su dominio de la tecnologí­a nuclear, justo un dí­a después de que la Casa Blanca mostrara un sensible cambio de tono respecto al programa nuclear iraní­. EEUU anunció que se unirí­a al grupo de cinco potencias que negocian con Teherán, y que acepta que Irán pueda desarrollar un programa atómico pací­fico, siempre y cuando se comprometa a verificar que ha descartado su uso militar.
Mahmud Ahmadinejad anunció ayer que la República Islámica domina ya el ciclo completo de fabricación de combustible nuclear. El presidente iraní inauguró ayer una planta en Ispahán, en el centro del territorio, que puede producir uranio enriquecido, el combustible de las plantas nucleares, pero que sirve también para poder fabricar armas atómicas. "Felicito de corazón a la nación iraní por el gran éxito de completar el ciclo de gestión del combustible", proclamó Ahmadinejad asegurando que su país domina ya la tecnología para fabricar centrifugadoras avanzadas, ingenios imprescindibles en el proceso de obtención de uranio enriquecido. Las centrifugadoras de nueva generación vendrán a sumarse a las 7.000 que Teherán dice tener en funcionamiento en Natanz. Las autoridades iraníes han anunciado que en cinco años multiplicarán por siete las máquinas, llegando a las 50.000.

El mandatario iraní respondió también al ofrecimiento de Obama a iniciar una ronda negociadora –en la que ahora EEUU participará directamente-. Ahmadineyad aceptó la invitación, pero sólo si las conversaciones se basan, dijo “en la justicia y el respeto". EEUU y los países occidentales acusan a Teherán de estar desarrollando un arma atómica, algo que el régimen de los ayatolás niega tajantemente, alegando su derecho a poder disfrutar de la energía nuclear de forma pacífica.

La Casa Blanca, aún tendiendo la mano a Irán, ha manifestado reiteradamente que no tolerará que Teherán se haga con una bomba nuclear, no sólo por lo que significaría que una potencia regional independiente de Washington –y que señala a EEUU y a Israel como blanco permanente- se haga con un arma de ese poder, sino sobretodo porque podría desencadenar una cadena de carreras nucleares en Oriente Próximo de imprevisibles consecuencias para la superpotencia.

Aún así, el cambio de tono de la administración Obama respecto a Irán es absolutamente radical respecto al enfrentamiento cerrado del gobierno Bush. Y además en los últimos días se ha matizado más, ofreciendo por primera vez a Irán la posibilidad de continuar sin interferencias un programa atómico de uso netamente civil si a cambio es capaz de restaurar la confianza de las potencias occidentales. Esto es: si Teherán permite las inspecciones del Organismo Internacional de la Energía Atómica, cuya dirección está ahora en disputa.

Washington ha unificado al llamado grupo de 5+1 –que reúne a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: EEUU, Rusia, Reino Unido, Francia y China, más Alemania- en esta posición, por lo que se muestra en un comunicado conjunto de los seis países: "Reconocemos una vez más el derecho de Irán a un programa nuclear civil, pero con él llega la responsabilidad de restaurar la confianza en la naturaleza exclusivamente pacífica de sus actividades nucleares". El 5+1 ha encargado a Javier Solana, jefe de la diplomacia europea, que realice los contactos para una próxima reunión conjunta con las autoridades iraníes.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad