No sólo en Mondragón, también en Ondarra y Renterí­a

Acabar con los muros de ETA

Es democráticamente vital ejercer una denuncia constante para que en todos los pueblos donde haya "muros de la vergüenza" se aplique la ley. Acabar con el régimen del terror, del miedo y del silencio.

5
1 votos
10-04-2009
Publicidad
Por fí­n se ha retirado en Mondragón el muro que hací­a apologí­a de los terroristas. Con una siniestra parafernalia de fotografí­as de terroristas y textos de alabanza, estos "muros de la vergüenza" llevan tiempo desplegados en varios pueblos del Paí­s Vasco. Como ha declarado la concejala del PP en Mondragón, Iciar Laramain, cada "muro de la vergüenza" que se quite será un "logro de la democracia y la libertad". Y, con toda justeza y claridad, Iciar Lamarain pide que se actúe en otras localidades, como Ondarra y Renterí­a, donde continúan existiendo tales muros. Existencia que el PNV ha permitido durante años en una aparente "dejadez" que nos es más que consentimiento y, objetivamente, complicidad. Es democráticamente vital ejercer una denuncia constante para que en todos los pueblos donde haya "muros de la vergüenza" se aplique la ley. Por fí­n se ha retirado en Mondragón el muro que hací­a apologí­a de los terroristas. Con una siniestra parafernalia de fotografí­as de terroristas y textos de alabanza, estos "muros de la vergüenza" llevan tiempo desplegados en varios pueblos del Paí­s Vasco. Como ha declarado la concejala del PP en Mondragón, Iciar Laramain, cada "muro de la vergüenza" que se quite será un "logro de la democracia y la libertad". Y, con toda justeza y claridad, Iciar Lamarain pide que se actúe en otras localidades, como Ondarra y Renterí­a, donde continúan existiendo tales muros. Existencia que el PNV ha permitido durante años en una aparente "dejadez" que nos es más que consentimiento y, objetivamente, complicidad. Es democráticamente vital ejercer una denuncia constante para que en todos los pueblos donde haya "muros de la vergüenza" se aplique la ley.
Aunque la Fiscalía ha empezado a actuar en Mondragón, dado que, suponemos, es un lugar simbólico por el asesinato de Isaías Carrasco, es extremadamente necesario que la Fiscalía siga actuando en esas otras localidades para que desaparezcan los muros de la infamia que han sido y son apología del terrorismo. El País Vasco necesita un cambio de política. Necesita una política decidida a derrotar a ETA. Para ello hay que terminar con todos los recursos económicos y todas las manifestaciones sociales que el régimen del terror, del miedo y del silencio ha utilizado para mantenerse durante treinta años.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad