Selección de prensa internacional

La guerra de las armas

Durante años, el Congreso y el Pentágono han sabido que las fuerzas armadas han estado comprando sistemas de armas de muy poca importancia para las guerras en las que el paí­s está luchando

0
0 votos
09-04-2009
Publicidad
Cuando empezamos a acercarnos de forma ya acelerada al fin de los 100 dí­as de gracia que la prensa norteamericana suele conceder a su nuevo presidente, las armas (nunca mejor dicho) comienzan a afilarse ante lo que sin duda va a ser una de las principales batallas de este inicio de su presidencia. La presentación de los nuevos presupuestos de Defensa, que implican una sustancial reforma en el destino de los gastos, se presenta como una de las primeras grandes batallas polí­ticas internas que va a enfrentar Obama.
 La guerra de las armas
Cuando empezamos a acercarnos de forma ya acelerada al fin de los 100 dí­as de gracia que la prensa norteamericana suele conceder a su nuevo presidente, las armas (nunca mejor dicho) comienzan a afilarse ante lo que sin duda va a ser una de las principales batallas de este inicio de su presidencia. La presentación de los nuevos presupuestos de Defensa, que implican una sustancial reforma en el destino de los gastos, se presenta como una de las primeras grandes batallas polí­ticas internas que va a enfrentar Obama.

Para el Washington Post, nada hay que objetar a lareforma del presupuesto militar presentado el lunes por Robert Gates. De auténtica matanza “en el rebaño de vacas sagradas de las armas” califica el diario capitalino los planes de Gates de recortar la financiación de programas como los aviones F-22 y C-17, el nuevo destructor invisible a los radares enemigos o diversos proyectos relacionados con la tecnología del escudo antimisiles. Y anuncia nada menos que una “batalla campal” en el legislativo, dado el alto número de senadores y congresistas vinculados directamente a los lobbies de presión del complejo militar-industrial
 
Para el New York Times, por el contrario, el programa de recortes de Gates se queda todavía demasiado corto. Hay una opinión prácticamente generalizada de que muchos de esos proyectos son un despilfarro innecesario que debería dedicarse a la potenciación de las tropas que realmente actúan en los escenarios de guerra, dotándolas de mayores efectivos, mejores equipamientos y una cobertura y una logística superior. La experiencia de Irak parece pesar mucho en esta nueva orientación de los gastos del Pentágono. La insalvable superioridad norteamericana en alta tecnología militar no ha servido de mucho cuando se trata de ocupar un país y doblegar la resistencia armada. Y en la situación actual del mundo en que ninguna gran potencia está en condiciones de desafiar teórica ni prácticamente la supremacía militar yanqui, esos son los previsibles desafíos a los que se va a enfrentar la superpotencia en el futuro inmediato.
 
El problema para Obama es que no le va a resultar nada fácil romper con una política de defensa que lleva privilegiando los intereses del complejo militar industrial desde hace más de 60 años.
 

 
EEUU. The Washington Post
GUERRAS DE ARMAS
 
La administración Obama ya estaba acusada de sobrecargar al Congreso con iniciativas ambiciosas y políticamente gravosas cuando el secretario de Defensa, Robert M. Gates, dio a conocer el lunes su reforma del presupuesto militar. El jefe del Pentágono se propone una verdadera masacre en el rebaño de vacas sagradas de las armas: el avión de combate F-22 y el C-17 de carga, el destructor invisible de la Marina de Guerra, el vehículo futurista  de combate del Ejército, varias piezas de la defensa antimisiles deseadas por la administración Bush; incluso la nueva flota de helicópteros presidenciales. Planeando una importante reforma burocrática que eliminaría miles de contratos de trabajo privados, incluyendo muchos en el área de Washington.

El resultado será casi seguro una batalla campal con los contratistas de defensa y sus lobistas en el Congreso, entre los que figuran tanto muchos demócratas como republicanos. El Sr. Gates, tomó la inusual medida de exponer sus reformas como propuestas del Presidente Obama, lo que puede desviar parte del fuego hacia la Casa Blanca (...) La mayor parte de lo que el Sr. Gates propone es razonable, desde hace mucho tiempo; y necesario para evitar unos gastos militares fuera de control.

Durante años, el Congreso y el Pentágono han sabido que las fuerzas armadas han estado desarrollando y comprando demasiados sistemas de armas de muy poca importancia para las guerras en las que el país está luchando o es probable que luche. Gracias a la habilidad de las empresas de defensa en la distribución de puestos de trabajo y las contribuciones de campaña a través de muchos distritos del Congreso, el problema ha sido ignorado. Aún cuando el Pentágono ha tratado de dejar de comprar armamento -tales como el avión de carga C-17-, ha sido anulado por los políticos beneficiarios de los programas de recompensa, el C-17 mantiene proveedores en 40 estados.

El Sr. Gates, que asumió el cargo a finales de 2006, también eludió el problema al principio. Luego lo convirtió en frustración por la dificultad para obtener los vehículos y armas que necesitan sus comandantes en Irak y Afganistán, tales como aviones teledirigidos Predator y los vehículos resistentes a las minas. Su solicitud de presupuesto cambiaría las prioridades para las transferencias de estos recursos, junto con la necesaria ampliación del Ejército y los Marines, mientras se finaliza o cancela la producción de armas que han demostrado ser inviables o innecesarias.

La sabiduría de muchas de las propuestas es casi evidente. El avión de combate de alta tecnología F-22 tiene un coste de 150 millones de dólares cada uno y nunca se han utilizado en Irak o Afganistán, pero la Fuerza Aérea posee 187 en mano o encargados, el Joint Strike Fighter que el Sr. Gates favorece es más barato (...) el Sr. Gates, con razón, se propone concentrar los recursos en misiles de defensa operativos y en la mejora de los sistemas existentes.

El Congreso eliminará inevitablemente algunos de los recortes, los trabajadores en las principales líneas de producción del C-17  en California, probablemente tienen poco que temer. Pero los demócratas que dicen que apoyan la expansiva reforma sanitaria  del presidente y los programas de educación -y los republicanos que dicen que quieren controlar el gasto- puede demostrar cierta responsabilidad respaldando el grueso de estas reformas. "Mi esperanza está en que... los miembros del Congreso, por encima de intereses particulares, consideren lo que es mejor en interés de la nación como un todo", ha dicho el Sr. Gates. Quien no debería hacerse demasiadas ilusiones.
THE WASHINGTON POST. 8-4-2009
 
 
 
 
EEUU. The New York Times
EL PRESUPUESTO DEL SEÑOR GATES
 
El secretario de Defensa Robert Gates ha hecho un esfuerzo creíble para traer un nuevo enfoque y disciplina a los gastos militares después de los incontrolados, rudimentarios años de la administración Bush. Ha tomado decisiones más estrictas que su predecesor, Donald Rumsfeld, y desplazado miles de millones de dólares de sistemas complejos de poco uso en lugares como Irak y Afganistán a las armas necesarias en este momento para las tropas que luchan en las actuales guerras.

El único problema es que no va lo suficientemente lejos.

Mucho se está alardeando de sus planes para recortar el avión de combate F-22 de la Fuerza Aérea cuando, en realidad, quiere comprar cuatro aviones más, para un total de 187. Debe detener la producción en 183. En su rueda de prensa del lunes, el Sr. Gates prometió poner fin a los programas que superan significativamente su presupuesto o limitar el uso de fondos provinentes de impuestos para comprar "más capacidades de las que el país necesita".

Si ha habido alguna vez un arma que cumpla estos criterios, es el F-22. Fue diseñado para el combate contra la ex Unión Soviética y no se ha utilizado en las guerras que este país está realmente combatiendo. El nuevo F-35 Joint Strike Fighter de alto rendimiento de la Fuerza Aérea, que comienza su producción en 2012 y que el Sr. Gates apoya sabiamente, utiliza tecnología invisible para eludir el radar enemigo como el F-22. Debería ser suficiente (...)

Debería haber recortes más profundos de los 1.400 millones de dólares en los programas de defensa contra misiles no probados e ir adelante con las reducciones previstas en el tamaño de la Armada y de los servicios en activo de la Fuerza Aérea. Debería, sin embargo, ser felicitado por la reducción del Futuro Sistema de Combate del Ejército.

Recortar los programas de armas despilfarradores es esencial, pero cuánto mejor sería si nunca se construyeran en absoluto. El sistema de adquisiciones del Pentágono ejecutado alocadamente ha hecho que el 70% de las armas superaran el presupuesto del año pasado por un total de 296 mil millones de dólares. Este es dinero real para gastar en otros programas vitales. El Sr. Gates ha dicho que la reforma de las adquisiciones es una prioridad, y debe serlo.

Las necesidades militares deben ser reconstruidas para recuperarse de las tensiones de Irak y Afganistán, y deben reestructurarse para hacer frente a los actuales desafíos del mundo real. El Sr. Gates, dio una señal inicial útil hacia ese objetivo con más fondos para actividades de inteligencia y equipos de vigilancia (...), fuerzas especiales, expertos para formar a unidades militares extranjeros y para el gasto en la lucha de los buques que operan en aguas costeras para apoyar lucha sobre el terreno. Sin embargo, la mitad del presupuesto se destina a los tradicionales programas de armas para grandes batallas.

Incluso con los muy necesarios planes para acelerar la expansión del Ejército y el cuerpo de Marines, el Sr. Gates parece que se ha mantenido dentro de las cifras del presupuesto anunciado el mes pasado: después de ajustados por la inflación, los gastos básicos del Pentágono se elevarán a 534 mil millones de dólares desde los 513.000 millones, con 130 mil millones más para pagar por Irak y Afganistán.

Después de dos años en los que se centró en las cuestiones de guerra y dejó la mayoría de su presupuesto en el entonces subsecretario, Gordon England, el Sr. Gates se ha hecho cargo del proceso. Respetamos su intención declarada de tomar decisiones basadas en lo que es bueno para el país en lugar de en estrechos intereses políticos. Pocos documentos son más políticos que los presupuestos, sin embargo. Ahora le corresponderá a él y al Presidente Obama hacer frente a los grupos de presión de la industria y sus aliados en el Congreso tratando de proteger la gallina de los huevos de oro y, a continuación, empujar para hacer aún más en el próximo presupuesto.
THE NEW YORK TIMES. 7-4-2009
 
 
 
 China. Diario del Pueblo
CHINA INICIA PRUEBA DE LIQUIDACIÓN EN YUANES DEL COMERCIO EXTERIOR EN 5 CIUDADES
 
El Consejo de Estado (gabinete) de China anunció el miércoles la puesta en marcha de un programa experimental que permitirá la liquidación en yuanes (moneda china) del comercio transfronterizo en las ciudades de Shanghai, Guangzhou, Shenzhen, Zhuhai y Dongguan.

A excepción de Shanghai, todas las localidades se encuentran en la meridional provincia de Guangdong.

Los asistentes a una reunión ejecutiva llevada a cabo hoy por el Consejo de Estado, presidida por el primer ministro, Wen Jiabao, acordaron que realizar negocios internacionales en yuanes es importante para promover los lazos económicos y comerciales entre China y las regiones y los países vecinos.

Hasta el momento no se ha revelado cuándo y cómo se empezará a aplicar el programa.

El gabinete instó a los departamentos relacionados a elaborar las respectivas reglas lo más pronto posible.

La fijación del yuan estuvo de acuerdo con la demanda del mercado, declaró Cao Honghui, un investigador del Instituto de Finanzas de la Academia China de Ciencias Sociales (CASS, siglas en inglés), pero la creciente aceptación global del yuan podría ser decidida por factores como el desarrollo económico del país y las mejoras en el sistema financiero.

China ha estado resolviendo los intercambios de divisas con los socios comerciales para rebasar al dólar norteamericano en los pagos comerciales. Estos intercambios de divisas podrían garantizar el progreso del yuan como moneda de intercambio, aseguró el economista de CASS, Zhang Bin.
 
Desde mediados de diciembre, China ha firmado contratos de intercambio de divisas por un valor de 650.000 millones de yuanes ( casi 95.600 millones de dólares) con seis bancos centrales de Hong Kong, la República de Corea, Malasia, Bielorrusia, Indonesia y Argentina. Los tratos de intercambio permiten a otros bancos centrales exteriores prestar yuanes a los importadores locales que desean adquirir productos chinos.
DIARIO DEL PUEBLO. 9-4-2009
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad